#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

¡Que desmadre nos traemos! | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

TERCER INFORME Y LOS CAMBIOS INMINENTES, PRI

Casi siempre, cuando la vida es convulsa, se dificulta interpretar la realidad, el entorno ahora es confuso, poco claro y hasta abstracto. Antes de poder escribir y tocar las teclas en mi computadora y observar cómo el cursor grababa estas palabras en la pantalla, debo reconocer que ni mi pasión por la política, ni la lectura, hacían posible concentrarme en un tema específico y analizaba en mi interior cómo sería un México exitoso, serio en sus decisiones y justo con su pueblo.

Ahora, a tan solo una semana, aquellos que han comenzado a degustar de las mieles del poder que les confirió mayoritariamente la ciudadanía, pareciese que no han resistido a las “tentaciones del poder” y han tomado pretexto de reactivar nuevamente la vida republicana de llevar la transición más tersa de la historia; que es el quedar bien con todos a costa del desdén del voto, por eso la derecha entregando el poder a la izquierda es como pan con mantequilla… bueno lo que se dice izquierda, izquierda, quién sabe, tengo mis dudas.

 

PEÑA NIETO

Mil 900 millones de pesos ha gastado el gobierno federal en la promoción de sus informes. El IMSS, el más despilfarrador, esto sin contar moches a medios y periodistas de modo. ¿Para qué tanto gasto? Es de todos conocido los resultados fallidos de las políticas públicas y por ende el resultado electoral. Si bien hubo avances en materia de carreteras, con sus asegunes como el socavón de Morelos, y avances en el campo, lo demás está hecho un desastre, con un endeudamiento de más de 10 billones de pesos, contando la deuda de Pemex, CFE, Banca de Desarrollo, cuyo pago de intereses asciende a 566 mil millones, y con todo este dinero, aún así, el país se entrega en ruinas con 53 millones de pobres.

El que mal empieza, mal acaba; Peña comenzó muy mal, apenas había tomado posesión como presidente y ya había presentado las reformas estructurales, avaladas en lo oscurito por el PAN Y el PRD, dejando a un lado la opinión de expertos, académicos, cámaras y al ciudadano de a pie, todo entre cuates, quisieron cambiar al país, por eso el fracaso. No fueron como se presentaron o como se llevarían a cabo, simplemente lo hicieron como dice la canción:  al modo mío… y la democracia quedó en el olvido.

Peña fue omiso en cuanto a la corrupción, la impunidad, desoyó los gritos de justicia por los miles de asesinatos, familiares de desaparecidos, de todo lo que huela a violencia, lo ignoró, atendió más a su familia para lavar sus culpas como el caso “Casa Blanca”, escándalo de inmoralidad presidencial y tráfico de influencias, otorgando obra pública al por mayor a sus amigos españoles de la constructora OHL.

Dejando morir a Pemex y, apenas produciendo el 40% de la gasolina, aumentó en 100% sus precios para salvar nuestra petrolera. Este aumento es con respecto al sexenio de Calderón y todo esto para cumplir contratos con refinerías estadounidenses y continuar pagando la megadeuda.

De esta forma, el señor que hace 6 años se vio como una esperanza para “Mover a México”, nombrado el “hombre del momento”, el creador de las reformas más importantes e innovadoras, cuyas acciones permitirían abatir la pobreza, a este hombre llamado Enrique (que su significado en Alemán se interpreta como “jefe de la Patria”, “hombre de familia”, “amo de la casa”), hoy le lloran su mujer, la Gaviota, que se hizo más famosa por sus disculpas caso “Casa Blanca” que por sus años en el medio de la farándula; su hijas, que los escándalos permitieron ver el dispendio de la familia presidencial, entre todos, la primera familia de México y lo permisible del “jefe de familia”, denigraron la investidura presidencial.

 

LOS NIÑOS CON CÁNCER Y EL VERDE

Ochenta y dos senadores de Morena más toda la chiquillada, aprobaron la licencia del senador Velasco, antes gobernador y ahora otra vez gobernador interino, del empobrecido estado de Chiapas. Parece historia como el siglo XIX cuando todos cambiaban la ley a su antojo para perpetuarse en el poder, como Santa Anna, por ejemplo. En doble votación inédita, el senado otorgó permiso para ausentarse del cargo, según Velasco para cumplirle al pueblo de Chiapas “con dejar el cargo hasta el último día de su mandato” seguramente los chiapanecos lo adoran, lo aclaman… no es más que un repudiado en su tierra. ¿Será que regresó al cargo de gobernador para limpiar la casa?

Pero eso no es todo, para que el señor Velasco regresara, Morena se hizo de 5 legisladores más a su bancada, todos del Verde, para alcanzar la mayoría absoluta en la obesa Cámara de Diputados y tener el control total. Cinco diputaditos chapulines del Verde saltaron a Morena, “salió baratísimo” a palabras de su coordinador zopilote-tucán. A cambio de los votos de los senadores morenistas, por el permiso de Manuelito y el sacrificio a los legisladores verdes, Morena apoyaría con mayor presupuesto la causa más noble y humana, ayudar a los niños con cáncer, primera causa de muerte infantil, ¡vaya pretexto! Más ruin y cínico, apostando a la bondad del pueblo para que no exista duda de lo “humano” que son estos corruptos del Verde.

¿No se supone que 30 millones de votos dijeron, ¡no! más corrupción, no más política de cuates?, ¿cuánto poder tiene Manuel Velasco, como para doblegar a Morena, PAN; MC; PRI?

 

CAMBIOS POTOSINOS

Se llega el tercer informe de Carreras y con ello la rumorología se extiende en pasillos, cafés y hasta en los baños de palacio, quiénes se van, quiénes se quedan como funcionarios, que si Ugalde se va de Finanzas, que acomodos en las subsecretarias, en SCT no dan el ancho y así. El cambio de la secretaría adjunta o sea el PRI podría ser inminente, a menos eso se dice que conste, entonces ¿Oficialía mayor también cambiaría? Nada se mueve si el “jefe político” no da su venia, entonces habrá tres opciones para dirigir al PRI: uno, Elías, dos, Elías Pecina, Tres, Elías Pecina Rodríguez, muy activo aquí y allá, con los gargantones que quedan del CEN del PRI. Solo rumores, ¡eh!

 

Nos saludamos pronto.

 

También lea: Morena, amalgama que no funde | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Azuara será diputado y presidente del PAN al menos un mes más

Siguiente Nota

El doctor de Bielsa | Columna de Arturo Mena, “Nefrox”