#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Preguntas sobre Mya | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

El 30 de agosto Mya y su abuelita Macarena desaparecieron sin dejar rastro en las calles de Rioverde.

Tres días más tarde, el cadáver de Macarena fue hallado en El Zapote… y de Mya, nada.

Fue hasta el 5 de septiembre cuando medios de Rioverde lo revelaron:

Mya fue localizada en la carretera 70… por un ciudadano.

Sin embargo; un video filtrado por la Policía Federal a un medio de comunicación, propiedad de Enrique Galindo Ceballos, causó controversia:

Tres oficiales de policía se grabaron llegando al lugar del hallazgo, recogiendo a la niña y subiéndola a una patrulla.

Patética y falsa resultó la actuación de los policías, que es de dar pena ajena. Una obra de teatro con Sammy y Miguel Luis hubiera sido mejor ejecutada.

Inmediatamente, los usuarios de redes sociales cuestionaron la veracidad del hecho y señalaron la versión previa y que también ya queda en duda.

La niña, afortunadamente, no sufrió de daño alguno y al momento del muy forzado “encuentro” que mostró la autoridad, no estaba sucia, ni ella ni su cobija, tampoco estaba deshidratada o con señas de abandono que hubieran sido naturales en una menor de su edad dejada en un terreno baldío lleno de basura.

¿Cuánto tiempo en realidad llevaba Mya en ese lugar antes de que la policía, con un oído más afinado que el de un perro Boston Terrier, escuchara su llanto mientras circulaban a 80 kilómetros por hora sobre la carretera?

La pregunta: ¿Entonces quién la encontró?

Todas las teorías tienen huecos y hacen surgir preguntas:

Si la encontró un ciudadano y la entregó a la PF; ¿por qué no fue presentado e interrogado? ¿Quién es este héroe anónimo?

¿Es posible que los policías escucharan el llanto de la niña, a esa distancia, a esa velocidad, sobre la carretera?

¿Por qué nos quieren ver la cara?

¿Quién avisó a los policías que la niña estaba ahí?

¿Siempre estuvo ahí?

¿Quién la llevó a ese sitio?

¿Qué hay detrás de este aparente montaje?

¿Las autoridades están encubriendo al captor y sospechoso de homicidio de la abuela de Mya?

¿Alguien pactó la entrega de Mya?, y lo más importante: ¿A cambio de qué?

¿Quién está pactando por encima de la ley en SLP?

 

De comprobarse la puesta en escena, la PF tendrá que responder ante la Comisión de Derechos Humanos por violar las garantías de la menor y exponerla como lo hizo. Lo mismo que todos aquellos que se prestaron para dar vida al montaje, obstruyendo la justicia, mintiendo a los potosinos, escondiendo la verdad y aprovechando la empatía de los ciudadanos por una menor que sufrió a su corta edad una experiencia por demás dramática.

Si con el caso de Mya la autoridad intentó ejecutar la estrategia de la “Caja China” para distraernos, hay que preguntarnos qué es de lo que están desviando nuestra atención.

¿Quién les va a volver a creer?

BEMOLES.

IMPOSICIONES PALACIEGAS

Ayer le faltaron al respeto a la investidura y a la inteligencia del gobernador, Juan Manuel Carreras, que aunque está estudiando nuevos perfiles para hacer cambios y enroques en su gabinete, no debería permitir que sus colaboradores le quieran, casi, casi, imponer nombres para determinadas oficinas. Así ocurrió este jueves, cuando de plano le “pidieron” la oficina de la Comisión Estatal el Agua para que se la entregara a Francisco Muñiz Pereyra, titular del Interapas durante la administración de Victoria Labastida. El ex funcionario local y federal tiene muchas cuentas pendientes que aclarar en SLP (cabe recordar que hasta con una camioneta de lujo tuvo que pagar las sanciones que le impuso la Cegaip por opaco). Con esas recomendaciones, ¿para qué quiere enemigos el gobernador? Lo bueno es que el mandatario se negó rotundamente a la imposición absurda que intentó su Secretario General de Gobierno, Alejandro Leal Tovias. #YaNiLa…

También lea: La Coqueta Auditoría | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Mayo 2018: el mes más violento durante el gobierno de Carreras

Siguiente Nota

Grave, si autoridades hicieron montaje con el hallazgo de Mya: activista