#4 TiemposRompiendo paradigmas

Pre-2008 y pos-2008 | Columna de Ignacio Vela

Rompiendo paradigmas


Actualmente el paradigma financiero que soporta la situación de la economía presente está impactando de poca credibilidad y bombardeada con una cantidad importante de desinformación, en este caso hablamos puramente en temas financieros. Existe una distorsión muy marcada entre las variables financieras y parámetros de política monetaria; en definitiva han dejado de funcionar como solían. Lo que ocurre pos-2008 deja sin sentido toda la historia anterior.

Esto es el resultado de los gigantes dormidos y actualmente hacen su presencia de manera importante como un actor financiero. Los hoy muy nombrados bancos centrales, que, hasta 2008, solo aparecían de manera muy esporádica en el pasado. Ahora se han convertido en los protagonistas de esta novela llamada “no hay crisis”. En realidad no sabemos cuándo ocurrirá la próxima crisis bursátil o si es que ya estamos inmersos en ella, es una gran incógnita.

Las variables financieras y parámetros de política monetaria presentados que nos ofrecen, y los datos de los mercados financieros, sobre todo los de deuda, son sumamente difíciles de creer: paradójicamente, mientras la actividad económica mejora, la situación financiera de la economía empeora. La cantidad de deuda es tal, tan enorme, que estamos mucho peor que el 2008 y no mencionemos 2000, 1998, 1994… etc.

De hecho los bancos centrales siempre han sido agentes regidos por intereses privados de mercado,  actualmente participan de manera importante y estos han modificado las reglas, creando una gran burbuja financiera.

Licenciado en Economía. Con experiencia de 22 años  para operar con acciones de sociedades de inversión a nombre de intermediarios del mercado de valores, para operar con valores a nombre de intermediarios del mercado de valores en cuentas discrecionales y no discrecionales, de asesores de inversión y capacitado para celebrar operaciones de arbitraje internacional.


También lea: Precaución | Columna de Ignacio Vela

Nota Anterior

Jamás dejemos de reconocer que la pobreza existe | Columna de Enrique Domínguez

Siguiente Nota

Cae ladrón en Soledad; lo cacharon con las manos en el cobre