#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Praxinoscopio de una des-memoria para subdesarrollo inducido | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

Sinfonieta de artes sin alientos

Cuando te dedicas al periodismo de las artes/cultura. Cuando ejerces una visión crítica del fenómeno local que, en su parte administrativa, debiera ser de promoción y facilitador, y está encamisado en cacicazgo, primero de individuos, ahora grupal (desde hace 24 años) en connivencia cupular cómplice y predominio en escasa competencia y ausencia de perfiles. Cuando no eres invitado a dialogar ni tomado en cuenta, y se miran contrataciones para el autoaplauso, cada tanto te alejas del tema sin abandonarlo, para evitar la obsesión y la repetición monótona.

Es de bostezo ese fenómeno en esta geografía, la potosina. Se carece de debate, promoción y análisis del fenómeno artístico. Hay programación dispar, incluso en ocasiones abundante. La menos deficiente llega de fuera. Hay escasa investigación y evaluación. Se lloriquea en los mandos oficiales carencia y recorte de recursos y, al tiempo, se sacan de la manga la adaptación de un edificio por la ofensiva suma de 450 millones de pesos, y sostienen una nómina obesa en directivos o ex directivos a quienes sostienen sueldos de cargos sin ejercer.

¿En qué universo habitan nuestras “autoridades”? El mandatario estatal, en estos días en campaña a favor de quien se debe nombrar Mid o Yo mero. En la cúpula administradora del sector denominado cultural, prometer, prometer y no cumplir, ya es divisa cotidiana y, por si eso fuera poco, en otro sector cercano, el Instituto Potosino para la Investigación Científica y Tecnológica, según informa Astrolabio, facturaron más de una veintena de millones de pesos en un expendio de carnitas de cerdo (lo de cerdo no es metáfora, como símbolo involuntario le va), casi en simultáneo, cuando su comunidad se queja de recorte presupuestal.

Lo artístico/cultural (vale para lo científico) implica incidir, interactuar, debatir, genuina o simbólicamente, contra las inercias de lo establecido. El arte genuino es replicante, crítico y críptico, su naturaleza es dinámica y dialéctica, no aquí en pueblo/quieto.

Con el paso de los días y eras culturales, la representación artística se ejerce en sitios específicos, cada vez menos convencionales, y hasta la más rancia modalidad del fenómeno sabe de la movilidad natural de los esquemas creativos y sus autores. El mejor arte suele ser prospectivo, esto es, a la tendencia y desigualdad de las expresiones y al devenir del mundo, hoy tan remarcado por la desigualdad, el dolor y la incompetencia en los mandos, opone expresiones de arte interrogativo, reflexivo, búsqueda desde sí de contenidos y formas para devolver al hombre condiciones de vida y dignidad.

Aquí en pueblo quieto, en el sector se asume el ejercicio de la administración de recursos y lo que debieran ser generación de estímulos para las artes, con subrayada apariencia, como ejercicio de cooptación y tráfico de influencias. Las imágenes de pavorreal y avestruz son evidentes. La mediocridad y desdén por la crítica y evaluación consensada también.

Entre el praxinoscopio y Memorias del subdesarrollo

El praxinoscopio es un juguete científico precursor del cinematógrafo. Permitió demostrar la persistencia retiniana o memoria de la retina en nuestros ojos. Gracias a ello, una secuencia de imágenes fijas, tomadas a personas y objetos móviles, permite una suerte de “engaño” visual para que veamos repetición de movimientos donde hay imágenes fijas tomadas en secuencia. Cuando hay formación de público, en lo artístico y lo político, con frecuencia hay truco y el engaño de la promesa o del discurso demagogo. Si el administrador de los bienes culturales o políticos quiere perpetuar el engaño como realidad y no sólo como representación, es sobrepasado por la memoria social.

Por su parte, el filme cubano “Memorias del subdesarrollo” (1968), realizado por Tomás Gutiérrez Alea, deja evidencia de un cambio de régimen en un país de América Latina, Cuba, desde la óptica de un intelectual afectado en su economía por ese cambio. La película muestra una realidad multitonal de beneficiarios y desmovilizados de privilegios como un todo social donde no hay buenos ni malos, sino una nueva realidad más allá de las inercias individuales. Hay un cambio estructural e irreversible. No se puede tapar el sol con un dedo o con un fraude repetido en su formas grotescas.

***

Porque así lo indica la rectoría federal, también burocratizada y cooptadora, pero con algunos brillos, el próximo fin de semana habrá entrada gratuita a museos. La programación y promoción previa en la localidad escasea, sin embargo, creativos jóvenes subidos al carrusel de tal oportunidad, adelantan programación a este consignatario.

  • Alejandro López Villapando, violinista potosino formado en el Conservatorio Nacional de Música, se presenta el sábado 19 a las 8 de la noche en la Casa de la Cultura de Carranza, y
  • Un colectivo juvenil de fotógrafos y pintores en las galerías del IPBA, frente al costado sur de la Alameda. Esto dice su convocatoria “Nuevas propuestas en el Arte Contemporáneo. Una perspectiva interdisciplinaria de jóvenes potosinos”. La exposición estará en la galería 3 del 18 de mayo al 15 de junio del año 2018 de lunes a viernes de 10 a 14 y de 17 a 20 horas y sábados de 10 a 14. El día de la inauguración la entrada es gratuita.

*Jorge Ramírez Pardo, enredarteslp@hotmail.com,  periodista y cinematografista por la UNAM.

También recomendamos: Populismo entre el todo y nada | Columna de Jorge Ramírez Pardo

 

Nota Anterior

Después de Piglia, ¿quién? | Columna de Edén Ulises Martínez

Siguiente Nota

Este es el clima de hoy 14 de mayo para SLP