#4 TiemposColumna de Héctor MoránDeportes

¿Por qué Rocky sigue vigente después de casi medio siglo? | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo


Ya pasaron 41 años de la primera película de la histórica franquicia de Rocky Balboa, en donde un boxeador humilde de un barrio de Filadelfia, obtiene la gran oportunidad de pelear por el título mundial de pesos pesados contra: “El bailarín destructor”, “El maestro del desastre”… o sea, un dios terrenal, Apollo Creed.  

De eso trataron las dos primeras entregas de la serie de películas de Rocky Balboa, para la gran mayoría son las mejores del “Semental Italiano”, pero, ¿por qué?

Rocky no es laureado por sus grandes tomas o grandes efectos especiales, sino porque lo hace sentir personal, dar el alma por algo que te apasiona. Él no boxea por dinero, él lo hace por el amor al deporte, por amor propio y eso hace que su discurso siga siendo vigente y más ahora en el mundo del dinero que ha aterrizado en la sociedad moderna, pero que también está acabando con el deporte amado de muchos, el box.

Después del gran espectáculo fuera del ring que montaba Mohamed Ali previo a los combates, ese en donde le decía al rival que lo iba a matar y arrancarle la cabeza y bellezas como esas, atraía al público a la arena para ver cómo derrotaba a sus rivales y muchas de las veces el público acudía a ver las peleas no por ser un combate de box, sino por todo el espectáculo externo a ello, porque el conflicto lo convertían en tema personal.

Nosotros sabemos que Ali sí iba y noqueaba a los rivales, al igual que Tyson y Chávez, pero la fiesta del boxeo ha venido a menos en el nuevo milenio, donde en la mayoría de enfrentamientos solo bailan un tiempo en el ring y terminan cobrando millones de dólares, así como decepcionando a otros tantos millones de aficionados, dejando su historia de odio en simples paparruchadas.

Ya son 18 años desde que el conteo en Time Square marcó el año 2000, y el deporte no ha vuelto a tener un hombre espectáculo a nivel mundial estrictamente en lo deportivo, ese hombre que venda PPV rompiendo fronteras, llene las arenas donde se presente y dé una cátedra de lo que es el boxeo en el cuadrilátero.

Han existido boxeadores espectaculares que han generado impacto a nivel local, como Marco Antonio Barrera, Juan Manuel Márquez, Erick “El Terrible” Morales y “El Finito” López, eso no está en duda, pero hasta ahora el único que sí ha logrado alcanzar la fama a nivel mundial y superar los estándares de calidad fue Manny Pacquiao, pero poco duró estar posicionado en la cima, después de ese zurdazo que recibió por parte de Márquez en su cuarto combate pareciera que le apago las luces del escenario y de su carrera.

Ahora llegan las dos últimas estrellas del box, Gennady Golovkin y Saúl “El Canelo” Álvarez. Ambos pugilistas ya se enfrentaron el año pasado y superaron los 100 millones de dólares en venta de PPV repartidos alrededor del mundo y terminó siendo catalogada por la CMB (Consejo Mundial del Boxeo) como la mejor pelea del año.

Se espera un evento mayor que supere los 120 millones de dólares solo en taquilla, ambos tendrán que dar la pelea de su vida para ganar, pero sobre todo “Canelo”, para posicionarse en la élite mundial, para “GGG” parece que esta será la pelea de su vida, ya con una edad tan avanzada (36), no se ve por donde pueda tener futuras peleas de tal importancia, al menos que haya GGG vs Canelo lll o más.

No discutamos y critiquemos si “Canelo” es  buen boxeador o inflador por un mercado necesitado de una estrella por la cual explotar, desde la llegada de José Reynoso como entrenador la calidad de Saúl Álvarez no ha dejado de subir a tal grado de empatar contra el considerado mejor libra por libra.

Solo queda esperar un espectáculo similar al combate del año anterior, porque si llega a perder “Canelo” no veo por donde pueda resurgir su carrera a estos picos tan altos.

Esperemos que vuelvan a salir al cuadrilátero a tratar de moler a golpes al contrario, a cumplir las amenazas que se lanzaron ambos en este último mes, en donde “GGG” se ha cansado de decirle tramposo al “Canelo” a tal altura que el mismo kazajo abrió una investigación en contra de la jueza Adalaide Byrd por supuesto arreglo. Al igual que “Canelo” que no se cansa de decir que el pasado 16 de septiembre él tuvo que levantarse con la victoria; hasta su madre ha salido a dar la cara por su hijo para atacar a Golovkin.

Se espera que para el mexicano sea como Rocky ll, que venza al campeón y con ello al fin se establezca como el gran campeón mexicano que nos han tratado de vender, que su primera oportunidad la perdió contra Mayweather.  
  

También lea: Ciclo nuevo, juguete nuevo | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Mara y Donna | Columna de Alma Barajas

Siguiente Nota

Las pequeñas cosas | Columna de Juan Jesús Priego