#4 TiemposDeportesRudeza necesaria

Pico, la mascota perdida | Columna de El Mojado

Historias del mundial

Lance Wyman es probablemente el diseñador gráfico más relevante en la segunda mitad del siglo XX para México. Wyman hizo la identidad gráfica de los Juegos Olímpicos de 1968 y del Mundial de México 70. Además creó los íconos que hasta la fecha definen a las estaciones del Metro de la Ciudad de México.

Wyman además creó logos institucionales y de empresas, como el del Papalote Museo del Niño, Pastas La Moderna, Hotel Camino Real, Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey y hasta un pin a beneficio de los damnificados por el sismo del 19 de septiembre de 2017.

Pero la aportación de Lance Wyman para el mundial de México 70 no solo pasó por la creación de logos. El diseñador estadounidense nacido en New Jersey creó además una mascota para la Copa, Pico, un águila de formas geométricas que nació de un balón de futbol.

La papelería oficial del Mundial de 70, algunos souvenirs y la publicidad tenía impresa la imagen de Pico, pero poco tiempo después, fue sustituido por Juanito, un ñoño niño con sombrero que utilizaba un uniforme de futbol similar al de la selección mexicana, aunque unas tallas más pequeño que el que necesitaba, eso sí.

Juanito fue presentado al entonces presidente del Atlante, Fernando González “Fernandón”, por Juan González Martínez, un trabajador de su agencia de publicidad.

“Fernandón” corrió a presentarlo a Guillermo Cañedo, el presidente del Comité Organizador del Mundial, quien decidió sustituir a Pico por Juanito.

Mientras que la nueva mascota hacía la representación de un estereotipo que entonces era aceptado, y que sigue definiendo a los mexicanos ante el mundo; Pico estaba influenciado por la cultura hippie y el rock de la época, con una greña larga que ni siquiera dejaba que sus ojos fueran visibles.

Pico además podía vestirse de trajes típicos de cada uno de los 16 participantes de la justa y la verdad es que se veía muy bien en las calles, cuando se le formaba con series de luces, como si de adornos navideños se tratara.

El protagonismo inicial de Pico fue cediendo poco a poco ante Juanito, hasta que la psicodélica águila desapareció casi por completo. De hecho, no es reconocido por FIFA como mascota oficial de ese Mundial.

¿Tuvieron que pasar 48 años para darnos cuenta que Pico se hubiera visto más chido en la memorabilia?

@RconRMacuarro

También recomendamos: La primera copa de Cafú | Columna de El Mojado

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 7 de mayo en SLP

Siguiente Nota

Monsi en “El Mirador” | Columna de Edén Ulises Martínez