#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Pedro el poliédrico, Pedro el amigo | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte


Por Pedro y para Lucy en el camino transcurrido

 

La tarde del sábado oscureció al doble. Se había ido un amigo de amigos. Pedro. Inteligente, talentoso, hospitalario, comprometido con circunstancias académico/sociales de su tiempo y entorno.

Nacido en Ciudad Valles, Pedro Medellín Milán, contaba cómo era el trayecto, cuando muy joven, al final de las vacaciones, el tren en la ruta procedente de Tampico, cuando paraba en cada estación para recoger a los estudiantes que volverían a clases en San Luis Potosí. Él era uno de ellos.

Con Pedro se podría visitar los Museos Rufino Tamayo o el de Arte Moderno en la Ciudad de México porque era un interlocutor y observador agudo capaz de hacer preguntas para revisar contexto, calidades y estética de Manuel Rodríguez Lozano, los grandes muralistas mexicanos ocupados de la pintura de caballete, de Juan Soriano o de las surrealistas Frida, Remedios y Leonora.

En esa ocasión estaba en CDMX porque fue a recibir un premio nacional como investigador y quiso compartir con una hermana y un amigo el privilegio de comer en el restauran de un hotel de esos de muchas estrellas que tenía en su vestíbulo de pinturas al óleo de gran formato realizadas por algunos de los creativos mencionados.

En otra ocasión, durante el trayecto, a pie, entre Ojocaliente y Santa María del Río fue identificando plantas y dio una cátedra amena de ecosistemas. También habló de medicina alternativa, particularmente de la hindú.

Hablaba de su acercamiento al arte con amigos pintores cuando estudió posgrados en el extranjero, o de, también amigos, militantes políticos cuando perteneció al Partido Social Demócrata o a un grupo de reflexión del Frente Cívico Potosino.

Ayer, Antonio Vallejo, evocó las reuniones para círculos de lectura y reflexión, y también para labor altruista en favor de la salud espacios marginales urbanos
No acostumbro los panegíricos, pero, por Pedro, se da esta excepción.

En el tintero ya estaban a tono otros temas para el escrito de hoy, pero a Pedro se le ocurrió partir para siempre en mitad del invierno, en fin de semana y entre días caprichosos.
En sucesos recientes se le recuerda por la Agenda Ambiental de la universidad pública y el estado, pero esa es tan solo una faz del Pedro poliédrico, de inteligencia sobrada, elegancia despreocupada, mirada críptica y sonrisa para colección.

Como secretario académico de la Universidad pública estatal, la UASLP, afianzó la entrada de esta a un proceso de modernización en sintonía con las políticas de fortalecimiento a las universidades de Provincia y el acercamiento a estrategias, metodologías y recursos financieros entre los principales patrocinadores externos. El Conacyt (Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología) y la ANUIES (Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior) entre los más relevantes.

Pedro era un convencido de la necesidad de democratizar esa universidad y generar flujos de comunicación intra y extra muros. Por ello, apoyó con denuedo la divulgación científica y atrajo, convencido, los Veranos de la Ciencia diseñados por Saúl Villa en la Subsecretaría de Educación Superior de la SEP. Lo primero aún es asignatura pendiente en proceso en la institución referida, pero desde la divulgación de la ciencia contribuyó, de manera sustantiva al diálogo y debate de ideas.

Pedro entendió, desde antes que la institución lo asumiera, la importancia de las emociones, el ejercicio lúdico, la música y el color para referir y comunicar la ciencia. Dimensionó, pues, el fenómeno de convergencia de las ciencias y las artes y, por ello, contribuyó a generar el clima para devolver a la universidad pública potosina el pensamiento humanístico que aires premodernos de tufo medieval le había arrebatado.

En algún momento de inminente sucesión a la rectoría de la UASLP (Universidad Autónoma de San Luis Potosí), el seminario Metrópolis conjugó la posibilidad de candidaturas a tres prospectos, Pedro Medellín Milán, José Luis Morán y David Atisha Castillo. Por razones y circunstancias diversas, los tres tenían capital académico, experiencia administrativa y algún capital político para asumir tal responsabilidad, pero el dedo flamígero y la ausencia de consenso y debate, impuso la inercia de inducir al consejo universitario a votar mayoría por un sucesor a modo defensor de necesarias impunidades.

Hubo peores sucesiones, como la acomodada en favor de Mario García de ínfimo perfil y secuelas de corrupción, pese al desdeñado contrapeso en la candidatura de otro gran universitario, Magdaleno Medina Noyola. Empero, el mismo Mario, fue, en días recientes, sustraído del pantano de malascuentas para «ascenderle» a la dirección estatal de Conalep. Es de sabios mandantes rectificar, el señor presidente López Obrador da el ejemplo.

Me duele, más allá de mí, la ausencia de Pedro, tanto como cuánto padecí por él y con él, ser víctima del autoritarismo universitario y, de hoy para mañana, fue separado de su cargo como Secretario académico excepcional. Eran los tiempos, lo son.

Pedro, no sé cuándo es el próximo reencuentro, pero ya no es posible ver Universum o el Museo Universitario de Arte Contemporáneo sin entablar un diálogo contigo. Hasta siempre amigo, interlocutor excepcional.

También lea: Nuevos ladinos o naco/ricos | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Así amanece el precio del dólar hoy 14 de enero en SLP

Siguiente Nota

Donald Trump no es Ronald Reagan | Columna de Carlos López Medrano