#4 TiemposDe México, política y otros sones

Paren con Miranda; démosle una oportunidad | Columna de Édgar Santillana

De México, política y otros sones

Otros sones

En esta ocasión, haré una excepción a la regla y hablaré de la política local.

En los últimos días, el diputado local Jorge Luis Miranda, ha sido blanco de burlas por parte de medios de comunicación y usuarios de redes sociales. Esto luego de que fuera expuesto un video en cadena nacional, a través del canal Imagen Televisión, donde se evidenciaba su incapacidad para responder las preguntas de los reporteros sobre su labor como legislador.

Para no ahondar en detalles, si usted no está familiarizado con este caso, encontrará los enlaces a las notas publicadas los últimos días sobre el diputado Miranda en la versión online de LaOrquesta.mx, justo al terminar esta columna.

La cosa es que Jorge Luis Miranda ha sido objeto de una persecución mediática a nivel local, con el único fin de mofarse de él. El que diga que es con algún fin de trascendencia periodística está mintiendo.

Algunos dirán que se persigue el hecho de las declaraciones del diputado sobre que Flores Flores le pidió un “moche” para fungir como su suplente, pero para ello no se necesita acosar al señor Miranda, quien dijo ya lo que tenía para decir.

Ni hablar del asunto sobre que pidió comentarios positivos en Facebook sobre una entrevista que otorgó a un medio potosino, a través de mensajes de WhatsApp. No sé dónde está el hecho noticioso en ello, es claro que el diputado trata de cuidar y mejorar (‘rescatar’ quizás pueda ser el término más adecuado ante el panorama) su imagen, como cualquier otro funcionario público. Todos lo hacen, buenos y malos, eficientes y deficientes.

Cualquier servidor público basa su carrera y supervivencia en la política a través de la imagen que genera hacia la sociedad, el señor Miranda no tendría por qué ser la excepción y tiene el derecho de hacerlo; lejos de que su estrategia no pueda ser la mejor o esté muy cerca de ser la peor.

El asunto es que se han ensañado con el diputado a niveles escandalosos, persiguiéndolo por ahí con cámaras y micrófonos con el fin de sacar la nota “chusca” del día, cuando hay noticias y hechos más importantes qué cubrir. Ejemplo, el caso de Edgar Daniel Esqueda, el fotoperiodista asesinado a manos presuntamente de Policías Ministeriales, y el cual sigue sin resolverse.

En general, el tema de la inseguridad al alza en el estado y la falta de acciones eficaces por parte del Gobierno del Estado y el Ayuntamiento Capitalino. Esas coberturas son las que valen la pena, las que debieran interesar a los ciudadanos, no si un diputado responde bien a la prensa o no, puesto que no podemos evaluar a un funcionario sólo por ese factor.

Si bien el diputado apareció en los últimos lugares de la evaluación que se realiza a los Legisladores (Congreso Calificado), el tiempo que tuvo Jorge Luis para trabajar ha sido poco, y más aún en una situación tan turbulenta derivado del caso de Enrique Flores Flores, quien fuera titular en un principio del espacio que ahora ocupa Miranda.

Así también, a nivel personal –y seguramente muchos compartirán mi opinión- no creo que Congreso Calificado sea el mejor instrumento para evaluar a los diputados, pues los parámetros que utiliza para la valoración no son para nada los ideales. Ya que dicha evaluación colocó en algún momento como uno de “los mejores” diputados a Tekmol ¿ya me entiende?

Todo lo anterior me lleva a la siguiente pregunta: ¿queremos funcionarios que hablen bonito, que tengan preparación para fingir, para evadir preguntas o queremos de los honestos y que trabajen aun cuando no brillen por su elocuencia?

Tenemos servidores municipales, estatales y federales que tienen respuesta a todo, que evaden fácilmente cualquier cuestionamiento por duro o incómodo que sea, todo ello gracias a que invierten tiempo, dinero y esfuerzo en prepararse para ello, ¿nos sirve? No. Estoy convencido de que podemos abandonar el esquema del funcionario que habla bonito por el eficiente.

¿Estoy diciendo que Miranda sea eficiente y honesto? Tampoco. No podría decirlo porque no lo conozco lo suficiente y ha tenido poco tiempo para demostrarlo como funcionario. Lo que digo es que debe parar la persecución hacia él y darle la oportunidad de ejercer su trabajo y evaluarlo por éste. Miranda es un tipo joven que apenas comienza a desempeñarse en el ámbito político. Le hace falta experiencia y preparación, sí. La cual, en gran parte se consigue trabajando dentro del Legislativo.

Necesita asesores que le ayuden a expresarse mejor y hacer frente a la prensa de manera eficiente para que su mensaje sea más claro, el arte de la oratoria podría ayudarle, y si su intención es seguir avanzando en la política, seguramente tendrá que prepararse y lo hará tarde que temprano.

Hay que darle una oportunidad, hay que juzgarlo por su trabajo y los resultados que en el futuro próximo pueda presentar. Invito a los compañeros de la prensa y a los ciudadanos a hacerlo. Asimismo, invito a Jorge Luis Miranda a que se prepare, que subsane sus deficiencias y demuestre que merece estar representando a los potosinos en el Congreso y que puede estar a la altura. Personalmente espero que así sea.

Que quede este texto para el registro. Si en el futuro Miranda mejora y ofrece resultados positivos, que sirva como ejemplo para juzgar mejor en el futuro. Y si no, que sirva como antecedente para no cometer los mismos errores.

Por lo pronto, paren con Miranda. Démosle una oportunidad.

@Santillana_Edg

También recomendamos: 

Calaveritas rumbo a 2018 | Columna de Édgar Santillana

#ParoMachín | El mejor peor diputado ruega por comentarios bonitos en Facebook

Se burlan de diputado potosino en cadena nacional (VIDEO)

Nota Anterior

Thor Ragnarok, la mejor comedia del año | Columna de Víctor Hernández

Siguiente Nota

Meade Kuribreña José Antonio, ¡Sí! | Columna de Óscar Esquivel