#4 TiemposColumna de Adrián IbellesDeportes

Papá se va | Columna de Adrián Ibelles

Playbook


Se va papá de la casa. Mamá y él se despidieron, ante nosotros, con un frío beso de mejilla, sin mirarse. Mis hermanos y yo estamos confundidos, porque si bien hubo señales de que algo no estaba bien, creíamos que iban a durar para siempre, no sólo nueve años.

Mamá se queda con la casa blanca que ya era de ella, papá se lleva la camioneta dorada, esa la consiguieron juntos. Es lo justo, dice mamá. Papá va con nosotros y dice que este fue quizás el momento más feliz de su vida. Pero lo dice mirando lejos, donde ya no estaremos más.

Se va con una rica señora italiana, se va porque se quiere sentir joven, y útil, y porque cree que yo no lo valoro más, escucho justificar a mi madre. Mi abuela Florentina, le ha dicho que lo deje ir. Que es un patán y que no la merece, que seguro se cansó de cuidarnos y ahora quiere que lo mantengan sin hacer nada. Papá dice que no se va por el dinero. Que se va porque no es feliz.

Nosotros nos quedamos con mamá. Estamos con ella desde que nacimos, y la queremos muchísimo, aunque a veces se equivoque y le haga mucho caso a mi abuela, que ya está medio loca. A veces le da por quererle presentar amigos suyos a mi mamá, es muy impertinente.

Como sea, papá nos va a hacer falta. Él nos regalaba muchas cosas, siempre demostraba que era bueno en su trabajo, y respondía a mamá, que a veces le exigía que lo hiciera todo.

Mamá no está sola. Estamos nosotros, y sé que una mujer tan linda (como de otra galaxia, le dicen) no tardará en olvidar a papá. 

Pero para eso estamos nosotros. Para recordar siempre cada día, cada gesto, todo lo que él hizo por esta familia. Al despedirnos, nos dieron ganas de decirle que a veces fuimos injustos en compararlo con nuestro vecino, el argentino, que siempre tenía mejor actitud y todo le salía bien. En querer que fuera como él.

Supongo que ahora que papá se va, y lejos, lo extrañaremos, y hablaremos mucho de él, aunque no frente a mamá.

Todos le desearon suerte. Yo no. Yo creo que él va a escribir su propio destino, a empezar una nueva familia y a darlo todo. Y aunque me duele que lo haga lejos de casa y de nosotros, sé que las alegrías que nos deja son suficientes para sentirlo cerca. Que lo que nos dio no se le puede dejar de agradecer.

¡Hasta siempre!


@Adrian_Ibelles

 

También lee: Gracias por participar | Columna de Adrián Ibelles

Nota Anterior

“Segam quiere distraer con denuncia por hostigamiento”: Cambio de Ruta

Siguiente Nota

Estás que te lleva la verga | Columna de Daniel Tristán