#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

Palula: La Victoria en Colectivo | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin partitura

“Son aires de cambio” escuché en algunas personas cuando anunciaba el triunfo de la última batalla jurídica en el caso Palula, tiradero tóxico frenado con base en la organización, el empeño, la perseverancia, peritajes científicos, marchas, boletines, un corrido, ciencia jurídica y mucho tesón. Es la definitiva pues aunque la empresa CITSU aún podría hacer uso del recurso de revisión, sería por demás una terquedad sin sentido.

La verdad jurídica habría de triunfar pues los burdos arreglos y trámites irregulares brincaban al mínimo sentido común pero burlaban procesos jurídicos. Firmas falsificadas, incorrección en la ubicación del polígono presentado ante Semarnat, violación al derecho humano de información contra campesinos, ejidatarios y vecinos fueron evidenciados por el Comité en Defensa de la Vida a través del equipo jurídico, en los 24 meses sin bajar los brazos. La Victoria es la comunidad donde se originaron las iniciales reuniones de organización para lograr el triunfo.

Las primeras sospechas de que algo grave se fraguaba fueron originadas porque trabajadoras sociales y empleados de José Cerrillo Chowell (2015) visitaron la región olvidada por autoridades locales, estatales y federales. Mediante una encuesta como pretexto para conocer las necesidades de habitantes les ofrecieron licuadoras, planchas, estufas y otras ayudas. En insípido intento de engaño quedarán las pretensiones del magnate Chowell quien defendió hasta el último momento la construcción de un confinamiento de residuos peligrosos, proyectado para ser el más grande de México.

Varias autoridades señaladas como responsables de permitir los trabajos de la empresa aún deben explicación a su postura. Colusión, falta de interés, insensibilidad e irresponsabilidad definen a la Semarnat, al gobernador, a legisladores y a la PGJE a quienes expusimos por diversos medios jurídicos y en mesas informativas las irregularidades de la empresa, pero nada de eso les importó y nunca rindieron informes, revisaron trámites, ni colaboraron en el esclarecimiento de los hechos.

Al gobernador Juan Manuel Carreras, en su visita a Santo Domingo, el párroco del lugar le entregó en sus manos un informe detallado con peritajes científicos y fundamentos jurídicos explicando paso a paso las violaciones de derechos humanos por parte de autoridades, sin embargo, el ejecutivo apenas encogía de hombros para manifestar que la problemática era un asunto federal por lo cual salía de sus atribuciones. ¿Ignorancia de los mandatos constitucionales o evasiones derivadas de sus compromisos políticos con empresarios poderosos del altiplano? Lo que sea, Carreras vio la imposibilidad de defender lo indefendible.

Ciudadanos ayudaron a visibilizar el caso Palula en la capital potosina

Federico Garza Herrera tiene una fuerte responsabilidad por omisión, retraso, tortuguismo o inacción, pues la denuncia penal presentada en 2016 por el ex Presidente Municipal y autoridades de Cabildo quienes denunciaron la falsificación de su firma para la obtención del cambio de uso de suelo jamás avanzó. Recibió a las autoridades y escuchó de su propia voz los fuertes reclamos, pero los peritajes tardaron más de un año en realizarse y otro tanto para rendir informes. Pese a estar en una supuesta mesa de Asuntos Relevantes, no se ha realizado ninguna otra acción para citar a los representantes legales de la empresa y concluir las indagatorias.

En cambio, plausible es la cantidad de personas interesadas en la defensa de la tierra y el agua. Muchas mujeres y hombres oriundos de Santo Domingo, radicados en nuestra capital no tuvieron reparo en manifestar públicamente su rechazo al confinamiento. Salieron a la calle, difundieron información, colaboraron en la estrategia para mantener vivo el tema. Memorables también las reuniones con autoridades, jueces, ejidatarios y ganaderos en diversas sedes donde se difundió información contrarrestando infundados temores.

Sin la comprometida participación de sacerdotes de la diócesis de Matehuala nada de esto habría sido posible. Sin el esfuerzo constante del Comité en Defensa de la Vida la victoria no se lograría. Sin la valentía de exfuncionarios de Cabildo al presentar denuncia penal, como recurso para defender su dignidad pues los estaban difamando, el triunfo no sería realidad. Sin el acompañamiento de importantes académicos de El Colegio de San Luis A.C. y los peritajes, nada se hubiera logrado. Sin las abogadas y abogados de la Clínica de Derechos Humanos de la UASLP y del Centro Samuel Ruiz A.C. nos habríamos quedado en el camino. Sin el corrido Defendamos nuestra tierra, todo sería en vano. Sin las redes sociales y los medios de comunicación, otra sería la historia.

Esos vientos de bonanza parecen inundar muchas esferas pero este día nos dejan clara la importancia de mantener la cohesión social, la trascendencia de involucrar a los pobladores en sus propios problemas y nos confirman lo ya sabido: es la colaboración en conjunto y desde todos los espacios como se puede vencer incluso a las empresas más poderosas y a los gobiernos más corruptos.

La Victoria es en colectivo, o no es.

@DDHHSamuelRuiz

También lee: Siempre la música | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Las órdenes religiosas en San Luis Potosí (Parte I) | Columna de Ricardo García López

Siguiente Nota

Gatilleros ejecutan a un hombre cerca del centro en SLP