#4 TiemposDesafinando

Otra forma de ver 2018 | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Sátira y realidad

 

Las etiquetas de fin de año. las preguntas para el año que comienza, ¿tienes algo que decirme? Como si todo el mundo estuviera al pendiente de lo que se hace o no… pues figúrense que sí. Todos aquellos que de alguna manera navegamos por la red, nos vemos obligados a mostrar algo de nosotros. Oculto o no, damos a conocer la cara bonita, el buen desintencionado, el buena onda y aquellas palabras que pueda reconfortar al otro. No está mal cuando se hace de buena fe… oremos hermanos que el año a comenzado.

Bendito Dios que nos encontramos aquí, en un espacio de comunicación abierto, plural, sin censura. Sobre todo hace posible ver el otro vértice de la noticia, uno donde pocos se atreven a escudriñar lo obscuro para ver el lado claro. En fin gracias por la oportunidad.

¿Qué nos dice el mundo para México? Hay expectativa de cómo será el país este nuevo año. La gente común en otras latitudes se pregunta, ¿cuándo terminará la violencia en ese bello país? Nos gustaría conocerlo, pero las noticias de robos, secuestro y asesinatos contra extranjeros nos detienen para visitarlo.

A pesar de la gran afluencia de turismo, podríamos alcanzar mayores metas si la espiral de la barbarie terminara.

Ya tenemos candidatos: don Andrés Manuel que quiere pactar con el narco para terminar las masacres. Pepe Toño (¡Pepe, Pepe ra ra ra!) apoya la ley de seguridad interior, para salvaguardar las instituciones y el ciudadano que se jo… perdón, se espere un poco. Artículo II de la ley que conste, el niño Anaya no sabe, no contestó, no supo; el “Broncolin” pobre. Entonces, ¿qué se hará con la violencia? ¿Quién contestara con sensatez? Con casi 260 mil muertes desde Calderón hasta Peña. Y  tan solo en 2017, al cierre del mes de noviembre, casi se alcanzaron 26 mil personas asesinadas.
La población ha sufrido toda clase de vejaciones, de violencia física y moral, inmersa en el miedo, donde los diputados se la pasan proponiendo leyes protectoras contra las víctimas, pero no prosperan en comisiones si el jefe político no da línea. Queda en tierra de nadie la desigualdad de justicia que vivimos todos.

La desinformación es otra forma de violencia, contra el derecho de conocer la verdad, la información emanada de los gobiernos es tan irreal, vaga y mentirosa, que da pena ajena sus contenidos, donde los únicos intérpretes son los gobernantes en turno.

Para este año se invertirán…bueno, se echarán a la basura, más de 35 mil millones de pesos para que Enrique Peña se publicite bien y hasta los huesos.

Mis disculpas queridos y cultos lectores, en vez de generar una buena expectativa para el año que ya cursa, pareciera que los buenos tiempos nunca llegarán. De la violencia a la economía y el “gasolinazo”… ay, perdón, no se vayan a poner como fieras, mejor el “aumento al impuesto gradual de gasolina” que nos tomó por sorpresa por el aumento del petróleo según Pemex y Hacienda. ¿A quién quieren tomarle el pelo? En 2017 se dijo que se eliminaría el subsidio a  la gasolina para establecer precios similares internacionales y que el gobierno federal recaudaría algo así como 286 mil millones de pesos, y no sucedió. Para octubre 2017 lo recaudado fue un poco más de 168 mil millones y, sin embargo, un año antes había recaudado 222 mil millones. Lo único que provocaron fue un incremento en canasta básica del 4.1% y con una inflación que casi llegó al 7% anual. Para los defensores del peso no es presión internacional, es una mala política económica basada en la deuda y no en la productividad.

El gas LP se incrementó 35%, por la oferta-demanda… ya mejor bañémonos con agua fría, mejora la circulación.

Nos preguntamos todos, ¿habrá un político que genere confianza? Sus mensajes de fin de año son y parecen más bien augurios fangosos, pisas y te hundes, en un mundo caótico como el que estamos viviendo, solo resta tres cosas: actuar con serenidad, paciencia o silencio con penitencia, ante un gobierno de oficina y no de estadistas, como un pago similar a las trece monedas de Judas.  

Para que exista una alianza súper estratégica electoral con el partiditito de Oscar Vera Fabregat, Conciencia Popular, el “Gober” presenta la terna para Fiscal anticorrupción y entre ellos aparece, nada más y nada menos que su heredero universal, hoy subsecretario de gobierno de su propia administración. ¡Increíble! Aunque usted mantenga la calma, así la visión corta y sin expectativas de confianza para el futuro.

Seremos todos los que somos y los que estamos y quienes guste seguirnos, los esperamos cada semana para afinar a los desafinados.


¡Feliz Año! Los abraza, 
Óscar Esquivel.

También recomendamos: El cofrecito | Columna de Óscar Esquivel

 

Nota Anterior

#CorregidoYAumentado | Refuerzos desde la Premier, hasta el Lastras

Siguiente Nota

“Seduvop perdió los recursos del Fondo Metropolitano”: Ayuntamiento