DeportesTercer tiempo

¡Osorio está loco! | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Cuando se hace la lista de 23 jugadores para una competencia oficial, siempre se llega a deducir que de esos 23, ya se tiene un 11 estable, y aún más si se trata de una selección nacional, en donde el tiempo de entrenamiento es muy poco como para hacer constantes pruebas en los jugadores, pues para evaluar su desempeño están sus clubes. Pero esto parece importarle muy poco a Juan Carlos Osorio, técnico de la selección mexicana, quien en solo tres partidos jugados en la Copa Confederaciones, ya puso a jugar a 22 jugadores. El único sin suerte es Rodolfo Cota.

Osorio ha tenido la suerte de no haber sido goleado en todos sus encuentros en la Confederaciones, con desempeño de juego evaluado de ser regular por ratos y malo en otros instantes. A tal grado que sin importar que fuera Nueva Zelanda el equipo rival, se sufría con ellos, de hecho, yo creo que con ellos, un equipo semi-amateur, es con el que más ha sufrido la selección. Si Christopher Wood hubiera aprovechado la mitad de ocasiones que estuvo mano a mano con Talavera, Nueva Zelanda hubiera derrotado a México. Pero parece que en el núcleo de la selección no hay autocritica, solo compañerismo y felicidad de poder ganarle a la selección súper poderosa de Nueva Zelanda.

Lo importante aquí no es que se sufrió con ellos, todas las selecciones del mundo tienen una mala noche y con garra y un poco de suerte también se sacan los partidos, un punto bueno para esta generación de jugadores, ya que antes se jugaba bonito, pero muy poco efectivo, ahora la selección encuentra el gol a veces sin merecerlo. Aunque en los tres partidos jugados, que la  selección muestre las mismas deficiencias es peligroso, ya que con una selección de mayor poder y contundencia les pueden meter 7, ya nos pasó una vez y parece que no entendimos, parece que aquel partido quedó como un mal chiste; y está bien superar los tragos amargos, pero ¡Nueva Zelanda pudo hacernos otros 7! Al igual que Portugal, el único que se ganó bien fue contra una tristísima representación rusa, pero al igual que los otros partidos, sin convencer y los goles fueron con base en errores de los contrarios.

La clave del éxito para muchas selecciones han sido la consistencia, esto llevó a la Italia del 2006 a ganar la Copa del Mundo. También a equipos los ha llevado a ser pentacampeones como a la Juventus, donde juega con los mismos jugadores en la defensa hace más de 5 años, en donde solo se rota si juega Dani Alves, Alex Sandro o Lichtsteiner, pero esta base defensiva ha llevado a la Juve a obtener la liga de Italia y llegar dos veces a la final de Champions en los últimos cuatro años.

Pero en México se hace totalmente diferente, por muchos años en la era “Chepo” de la Torre tratamos de probar la estabilidad, hasta los mismos cambios se realizaban. Esto con el “Chepo” se alcanzó, pero a la mala, a tal grado que estuvimos a punto de no asistir a la Copa del Mundo. Por eso el sistema Osorio de poner a competir a todos parece bueno, aunque a veces es bastante predecible, una muestra de esto es que en el partido pasado, cuando se lesionó Diego Reyes ingresó al campo Luis Reyes, pues era el único, junto con Cota, que no había jugado, entonces es ahí cuando no sé si con Osorio juegan todos porque todos tienen la calidad de jugar en la selección, o juegan todos por puro acto de compadrazgo y es una manera de tener a todos felices. Algo que totalmente le está resultado a Osorio, ya que tiene el total respaldo de sus jugadores, también posee una racha impresionante de solo dos partidos perdidos de 27 dirigidos.

Parece que Osorio entendió que en México venir a la selección no es de gran importancia para los jugadores que militan en Europa, como pasa en el resto del mundo, y él pudo hacer que venir a jugar fuera agradable y motivacional para los jugadores, hasta lo convirtió en momento de convivencia familiar, pues no es de extrañar ver a los familiares de los jugadores en sus concentraciones en el CAR, hasta Carlos Vela dice: venir a la selección es una experiencia agradable, mientras en el pasado ciclo mundialista no quiso venir a jugar con la selección.

Pero las rotaciones parecen que no son el problema en la selección, si no el sistema de juego, ya que a la selección se le ha visto que no tiene a un eje de recuperación en la zona de medio campo, poniendo a los cuatro de atrás como defensas centrales y al resto con condiciones ofensivas, partiendo totalmente al equipo. También realiza algo nunca antes visto, o al menos por mi persona, coloca a un falso ‘6’ con Jonathan Dos Santos y lo hace subir constantemente, que parece un segundo centro delantero, o contra Portugal, que puso a Chicharito de extremo izquierdo, igual que a Diego Reyes como lateral por la derecha, exhibiendo totalmente al jugador, pues contra Nueva Zelanda el equipo se vio mal porque su salida empezaba con Reyes teniendo el balón y este perdiéndolo con facilidad, porque no domina la posición de lateral. Parece no logra percibir este error, pues Reyes fue el único jugador en iniciar los tres partidos de la fase de grupos, todos en una posición que desconoce, el colmo fue cuando colocó a Rafa Márquez como lateral por la derecha contra Nueva Zelanda, ¡Osorio está loco! Fue mi reacción al ver el cambio.

Pero, ¿esto ayudará a ganar la Confederaciones? ¿Llegaremos al quinto partido? Lo dudo mucho. Ya nos enfrentamos a una potencia a nivel mundial y nos metió 7, sufrimos mucho contra Portugal, que con bases en empates ganó la Euro, Nueva Zelanda y Rusia, con un pobre juego exhibieron a la selección, aunque salimos bien librados. Ahora toca la prueba verdadera, si aprendimos algo de aquel 7-0, porque si Alemania tiene siete oportunidades, ¡nos meterá todas!, si no, recordemos el 7-1 que le metió a Brasil en su mundial.   

@H_dmgz

 

También recomendamos: Los cuatro populares | Columna de Héctor Morán

Previous post

#CongresoCorrupto | ¿Quién sigue?

Next post

Facebook crea su propio idioma, sin querer | Columna de Pablo Alonso