#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Y el Óscar es para… | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta

 

El pasado domingo tuvieron lugar los Premios Óscar, cita que reúne a parte de lo mejor del cine y el mundo del espectáculo. Como toda producción norteamericana, engloba uno de los mejores espectáculos del entretenimiento del mundo, y en ocasiones, también da oportunidad a que cintas que abordan el tema deportivo reciban el reconocimiento que se merecen por la calidad que en ellas se proyecta.

Uno de los premios de la noche fue el de mejor corto animado para “Dear Basketball”, escrito y narrado por Kobe Bryant, ex estrella de los Lakers y la NBA. La cinta es la representación visual del poema de despedida que publicó el 29 de Noviembre de 2015 en el sitio The Players’ Tribune antes de retirarse como profesional.

Un cortometraje emotivo e inspirador, que cuenta la historia de un niño de Filadelfia que imaginaba los dribles y tiros con los que ganaría partidos en el Fórum de los Ángeles en un deporte en el que se entregó en cuerpo y alma y al que le entregaría todo su sudor y talento. Tristemente, como le ocurre a todo deportista, llegaría el momento de entender que le tenía que decir adiós.

Más allá del reconocimiento que se le pueda dar por parte de la Academia al talentoso jugador norteamericano por el excelente cortometraje que presentó, sin duda la admiración y los logros conseguidos como basquetbolista (nada más cinco anillos de campeonato) lo ponen en los primeros lugares en el basketball de la actualidad.

Si bien hay muchas cintas que plasman en la pantalla hechos reales y algunos otros ficticios, a continuación les dejo algunas recomendaciones de cintas que se hicieron acreedoras a algún premio de la academia. Debo confesar que no soy un experto en cine, pero son las que he tenido oportunidad de observar y ampliamente recomendar, algunas incluso se han convertido en películas de culto.


El Campeón (The Champ)


Es un filme de 1931 que narra la vida de un boxeador con problemas de alcoholismo y su esfuerzo por mejorar su condición de vida inspirado por su hijo. Recibió dos premios Óscar, entre ellos el premio al Mejor Actor gracias al trabajo de Wallace Beery.


Rocky


La cinta que marcó el debut de Sylvester Stallone como escritor y director. En 1976 el mundo pudo conocer a Rocky Balboa, un boxeador que buscaba llegar a lo más alto, luchando contra todos y contra sí mismo. Ésta película le valió nueve nominaciones a los premios de la Academia. Al final se quedó con tres: Mejor Película, Mejor Director y Mejor Montaje.


Toro Salvaje (Raging Bull)


La película de Martin Scorsese ganó dos Óscar en 1980. Robert De Niro, que protagonizaba al boxeador Jake LaMotta, se quedó el premio como Mejor Actor. La cinta desarrollaba la historia de un boxeador con un carácter muy violento dentro del ring así como fuera de él. Lo que comenzó con el simple sueño de convertirse en el campeón de los pesos medios, terminó por afectar la relación con su esposa y verse relacionado con la mafia, que buscaba a toda costa que el boxeador amañara sus combates.


Golpes del Destino (Million Dollar Baby)


Dirigida y producida por Clint Eastwood, esta película cuenta la historia de una boxeadora, que tiene que luchar con los prejuicios en un deporte que es controlado en su mayoría por hombres. Un entrenador (Eastwood), que se rehusaba a tomarla bajo su mando y en el que ella encontró su inspiración para luchar contra las adversidades. En los premios Óscar del 2004 arrasó con cuatro premios: Mejor Película, Mejor Director, Mejor Actor de Reparto (Morgan Freeman) y Mejor Actriz (Hillary Swank).


Un Sueño Posible (The Blind Side)


El filme basado en la vida del jugador de futbol americano, Michael Oher, le valió la nominación y el triunfo a Sandra Bullock como Mejor actriz en el 2009. Un joven de origen afroamericano que no tiene hogar es acogido por una familia blanca que está dispuesta a luchar contra los estigmas raciales con tal de que pueda triunfar en el emparrillado y alcanzar una mejor condición de vida.


También recomendamos: Americazulear | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

Tus flores negras, no | Columna de Ricardo Sánchez García

Siguiente Nota

Oro. El día que todo cambió | Columna de Alma Barajas