DestacadasEstado

Operativos de seguridad en el Altiplano: una simulación

A finales de abril se dio el hallazgo de cuatro cadáveres en los municipios de Santo Domingo y Villa de Ramos, pero a pesar de esto, las autoridades se olvidaron pronto de las tragedias y de nuevo se hizo patente la ausencia de patrullajes

Por Redacción

La inseguridad presente en el Altiplano potosino se encuentra en uno de los momentos más delicados de su historia. La crisis se acentuó especialmente en las últimas semanas, cuando a finales del mes de abril se dio el hallazgo de cuatro cadáveres entre los municipios de Santo Domingo y Villa de Ramos que trascendieron a nivel nacional.

Federico Arturo Garza Herrera, fiscal general en San Luis Potosí, informó que ya fue abierta una carpeta de investigación y que existía una coordinación con las autoridades del estado colindante de Zacatecas.

“Ya están identificados los cuerpos de las personas. En el caso de algunos se han devuelto a petición de sus familiares; ya se tiene línea de investigación, y estamos muy en contacto con las autoridades zacatecanas”, aseguro.

Algunas personas pensaron que dicho episodio significaría un cambio en los protocolos de seguridad y atención al Altiplano, pero pronto el asunto pasó al olvido y de nuevo se hizo patente la ausencia de patrullajes en áreas que presentan un verdadero vendaval de conflicto.

Los operativos policiacos, acusa la ciudadanía, solo inician cuando ocurren hechos violentos, pero una vez que terminan no se vuelve a saber de la protección de las autoridades hasta que una tragedia vuelve a ocurrir. No hay labores de prevención ni disuasión del crimen. En algunas partes de San Luis Potosí se vive en una tierra sin ley que es usado por malhechores para pasar y hacer sus fechorías sin ningún problema. Las autoridades locales están rebasadas y cada vez resulta más evidente la urgencia de que un refuerzo a nivel estatal e incluso federal.

También recomendamos: #EnElAltiplano | Policía cavernaria en Salinas

Nota Anterior

No somos los malos de la historia: Desfassiux

Siguiente Nota

Orgía política | Columna de Oscar Esquivel