#4 TiemposColumna Emmanuel GallegosDeportes

Operación Neh…ymar | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta

Desde hace varias semanas se viene haciendo mucho murmullo sobre la posible salida de Neymar del PSG, luego de una temporada de altibajos, donde si bien brilló de alguna manera en el conjunto parisino, la lesión que lo marginó de la Champions (de la que a la postre quedarían eliminados) y las diferencias que tuvo con sus compañeros a su llegada (especialmente con Cavani), con esto el Real Madrid buscaría hacerse de los servicios del astro brasileño pagando por él una millonada para tenerlo en sus filas.

Seguramente cualquier aficionado de cualquier club en todas partes del mundo estarían aplaudiendo y esperando la llegada del ex jugador de Santos a la plantilla, pero éste no es mi caso, yo no quiero que Neymar llegue al Real Madrid, bajo ninguna circunstancia, ya que con esto vendría a dividir un vestuario que ya estaba más que golpeado con la llegada de Mourinho y que mal que bien (en lo futbolístico), ha logrado ganar dos Champions de forma consecutiva, situación que con Neymar, no creo que ocurriera.

No se puede negar que tiene algo especial. El tridente que formó junto a Suárez y Messi en el Barcelona fue uno de los más importantes que se ha visto en los últimos tiempos, pero su afán de protagonismo y de ser la estrella del equipo, en un club donde sólo puede brillar Messi (gracias a Iniesta), terminó llevándolo a tomar la decisión de dejar la liga española para llegar a un equipo y a una liga donde se pretendía fuera el estandarte y la figura indiscutida, situación que al final no se dio del todo, Francia no tiene los mismos reflectores que España y una sola figura no va a hacer que los ojos del mundo volteen hacia ti.

Para mí, Neymar no es un jugador maduro, y un jugador como él, no es positivo para ningún equipo, especialmente uno que ya tiene a la máxima figura del futbol mundial, y con el que seguramente comparte algunas “cualidades” que los llevarían a chocar dentro y fuera del campo. Si bien algunas de sus formas de ser pueden ser parecidas a las de Cristiano Ronaldo (en sus inicios), el portugués es mucho más maduro y profesional de lo que Neymar ha llegado a ser en todos sus años de carrera  y tomando en cuenta el tiempo que le queda en los botines y pese a que aún tiene mucho futuro, no lo veo ni cerca de llegar a ser y representar lo que Ronaldo, con goles y dedicación, ha conseguido desde que llegó al club merengue.

Neymar tiene el “síndrome del brasileño”, tiene mucha calidad y magia en los botines, pero también es muy aficionado a las fiestas, al desenfreno y a salir en los tabloides. Casos similares a los de él, se pueden contar varios. Adriano, uno de los que más se me viene a la mente, de brillar y ser considerado uno de los mejores del mundo pasó a regresar a las favelas brasileñas y ser ligado a capos de la mafia de su país, con sobrepeso y sin haber encontrado equipo que lo quisiera contratar, poco a poco fue quedando en el olvido.

Tristemente siento que éste será el caso del delantero brasileño, preocupándose más por verse “bien” en la cancha, por lucir unos botines nuevos cada temporada o traer un peinado vistoso que lo separe del resto, lejos de buscar ser un profesional del deporte, de entregarse a una camiseta y no al dinero, de todo lo que podría llevarlo a encumbrarse como futbolista y finalmente como persona, para terminar no llegando a ser todo lo que su potencial le daba, sino lo que su ego lo dejó ser.

También recomendamos: Delirios de “Grandeza” | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

El potosino que Osorio no llevará al mundial | Columna de Alma Barajas

Siguiente Nota

El caso de Domingo Cabañas en el siglo XIX | Columna de Ricardo García López