#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

Nuevos ladinos o naco/ricos | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enred@rte

 

El suceso a continuación descrito, se dio en una reunión de amigos para bienvenir el año:

– No estoy de acuerdo con que se bajen los sueldos de más de 100 mil pesos a los funcionarios, porque a quienes estamos acostumbrados a «ganarlos» no nos alcanzaría para cubrir gastos, dice una señora cincuentona. Las colegiaturas, agrega, ya están en más de 15 mil pesos y yo no mandaría a mi hijo a una escuela pública.

Ella, con estudios de preparatoria inconclusos, pese a su infancia cargada de carencias, nunca ha devengado un sueldo y dentro de casa siempre ha tenido apoyo de empleadas domésticas. Desde luego, está inscrita a un club potosino de élite y goza de toda suerte de privilegios.

A lo dicho por ella, agrega su esposo.
– La referencia debió ser 150 mil pesos.  
Él es administrador público, desde hace más de cuatro décadas al servicio de «empresarios» millonarios evasores de impuestos y apoyadores consuetudinarios de campañas PRI/PAN/PRDistas. Ellos, los empresarios, también con carencias infantiles/juveniles y baja escolaridad.

Todos votaron por Andrés Manuel porque era tendencia. Antes, queda insinuado, fueron de PAN, PRI y PRD con gallardía, a conveniencia.
***
El asunto es más que evidente, desconocimiento del «México profundo» (según lo denominó Guillermo Bonfil Batalla) para quien nunca ha ganado un sueldo, pero ha tenido una vida de privilegios por encima de la media nacional.

Asiduos a misa dominical, comulgantes y católicos confesos, empero, no tienen conciencia de la pobreza de la mayoría de los mexicanos en un país tipificado como «el cuerno de la abundancia» y/o «milagro mexicano», hace 70 años y más, cuando arrancó, durante la Segunda Guerra Mundial, el despegue del desarrollo industrial, dependiente en su mayoría de tecnología y capital e intereses extranjeros.

México, sin duda, tiene una riqueza humana, cultural y biótica enorme. Pero una desviación perversa y dispar en cuanto la repartición de los recursos. Ahora que se ensaya un cambio de régimen, resulta incómodo y hasta insultante par quien ha vivido de la años a costumbre de la inequidad malhabida.


No es sólo el rechazo al NAIM (nuevo aeropuerto internacional de la Ciudad de México) en Texcoco, es el huachicol ya detectado como surgido de la entraña del mismo gobierno recién destronado (es presidencia imperial), son los sindicatos con beneficios económicos insultantes por desmedidos para líderes sindicales.
***
Se le denomina ladina a la población mestiza o «hispanizada». En sentido más amplio, ladino es el indio u originario de una comunidad rural o urbana que, cuando asciende a una posición más favorable, niega ese ascendente y, en la medida de los posible, lo aprovecha para explotar y/o discriminar a los integrantes de su núcleo poblacional originario.

Un ejemplo evidente de un ladino confeso, es el mostrado por Ramón Rubín en su novela autobiográfica «La bruma lo vuelve azul», publicado en 1984 por el Fondo de Cultura Económica con el 34 de la colección Lecturas mexicanas.

«La acción -señala la editorial- se sitúa entre los indios huicholes que habitan principalmente en las regiones de Jalisco y Nayarit, y es un reflejo de las relaciones sociales y de las jerarquías establecidas en esa comunidad (…) se  transmutan las reacciones psicológicas y los usos de sus habitantes, a menudo ajenos a la generalidad de la sociedad mexicana». Vale agregar, se trata de una confesión sincera y amarga del autor en tanto ladino o explotador de sus desiguales huicholes en cuando él aprendió el idioma español o «castilla» y empleó sus ventaja para explotar a sus ancestros y antiguos iguales.
***

Un ladino en cada hijo te dio

Durante las dos primeras décadas posteriores a la masacre estudiantil de 1968, en el aviso clasificado de los diarios nacionales de mayor tiraje de entonces, aparecían letreros para ofertas de trabajo acompañadas de la siguiente leyenda: «no aceptamos egresados de la UNAM, Universidad Nacional Autónoma de México». Había el prejuicio en los ascendidos sociales o nuevos ricos de conducta ladina, la mayoría de ellos con ascenso conseguido por complicidad con la corrupción.

Aquí mismo y en la incómoda plática la referida, salió a relucir el prejuicio de considerar a las escuelas privadas las únicas dignas y libres de contagio de clases desfavorecidas, tipificadas con el esquema Donald Trump para los migrantes México/centroamericanos como delincuentes. En la práctica es lo mismo. Vale remarcar, sin consciencia de ello, porque el contexto lo camufla y justifica.

Cuando se le informa a la señora que nunca ha tenido un trabajo remunerado y sí vida de nuevo rico: los alumnos de las escuelas públicas potosinas de educación media superior (preparatoria o bachillerato) tienen los mejores promedios escolares y las hijas de campesinos estudiantes del Colegio de Bachilleres de Mexquitic tienen mejore historias fílmicas, educación y disciplina que alumnos universitarios o preparatorianos con colegiaturas de 15 mil pesos mensuales, y que la mayoría de los asalariados mexicanos con responsabilidad de una familia no ganan el monto de una de esas colegiaturas, prefiere renunciar al postre de la sobremesa y desviar la charla para hablar de ofertas de inicio de año en el Gabacho.
***
Difícil tarea la de cambio de régimen para desmontar la corrupción pragmática y el ladinismo camuflado. ¿Cuantos mexicanos padres de familia tiene un sueldo mensual siquiera próximo a 100 mil pesos?

También lea: Alturas entre trigo y gozo | Columna de Jorge Ramírez Pardo

 

Nota Anterior

Los 8 de pie | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

El dilema de la no intervención | Columna de Carlos López Medrano