#4 TiemposDeportesGame, set and match

Nueve años después | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

 

El Abierto de Estados Unidos fue por segunda ocasión el escenario donde Serena Williams queda eliminada debido a penalizaciones en su contra, resultado en buena medida de altibajos emocionales. El sábado pasado, la menor de las hermanas Williams perdió la final contra la japonesa Naomi Osaka luego de un encuentro sumamente accidentado por los fuertes reclamos que Serena hizo al juez de silla. Primero fue advertida por supuestas señales que le hacía su entrenador desde la grada para aconsejarle sobre su juego —hay que recordar que en el tenis está prohibido esto—.

Posteriormente tuvo una segunda advertencia por romper su raqueta estrellándola contra el piso; esta segunda advertencia supuso un punto en contra en el marcador. Por cada uno de los llamados de atención hubo fuertes reclamos por parte de Serena hacia el juez, lo cual llegado cierto momento éste último decidió penalizarla nuevamente por conducta antideportiva; después de una tercera advertencia se penaliza con un game en contra. En este punto el marcador quedó 5-3 a favor de Osaka, con set arriba.

Serena expresó su molestia también con el juez del torneo y la supervisora de pista, pero de poco sirvió esto ya que la penalización no se echó para atrás, y a la postre esto ayudó para que Osaka se quedara con el último game y su primer título de Grand Slam, siendo la primera tenista japonesa en lograr tal proeza.

Anterior a este suceso, uno similar se presentó hace nueve años, en la edición 2009 del Abierto estadounidense, cuando en semifinales Serena se enfrentaba a Kim Clijsters. Kim había ganado el primer set y lideraba el segundo 6-5 cuando Williams cometió una doble falta —pisando la línea al hacer su servicio—, con lo que Clijsters quedaba con punto para título. Serena se salió de sus casillas y reclamó duramente a la jueza de línea que señaló la falta, a tal grado que le dijo «te voy a matar». Fue cuando la jueza acudió al juez de silla, quien a su vez acudió al juez del torneo, y se decidió penalizar con un punto en contra a la estadounidense, con lo cual quedaba eliminada y perdía la oportunidad de defender el título que había logrado un año atrás.

Serena ha pasado varios de sus peores momentos como tenista profesional en lo que se podrían decir «sus» torneos, es decir, los que se juegan en territorio estadounidense. A estos dos se le suma la ausencia de catorce años a Indian Wells, California, debido a actos racistas en su contra. Respecto a lo que ocurrió el sábado pasado, Williams pudo haber perdido la final —y con ello la posibilidad de alcanzar el récord de Margaret Court de 24 títulos de Grand Slam— pero sin duda se llevó todos los reflectores antes, durante y después del partido. Hasta en la premiación recibió más elogios que la misma campeona. Su primer título en un major se vio opacado por todas estas situaciones.

 

Tiebreak

Nueve años después, también, Juan Martín del Potro llega la final del Abierto de Estados Unidos, como lo hiciera en 2009 frente a Roger Federer; en aquella ocasión se llevó el título.

Lamentablemente, en esta ocasión no corrió con la misma suerte frente a Novak Djokovic, quien lo dejó tres sets a cero.

Nos leemos pronto.

También lea: Entonar Las Golondrinas | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

Encuentran muerto a joven en las instalaciones de la Prepa Tec en Monterrey

Siguiente Nota

1968 en Tlatelolco, conmemoración en San Luis Potosí | Columna de Jorge Ramírez Pardo