#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

Nube estéril | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

Los políticos han dejado secar la tierra


En la historia del mundo siempre han surgido hombres y mujeres que han contribuido al engrandecimiento de la humanidad. Humanidad es lo referente al ser humano y su especie, “a sus características particulares, a las cualidades que posee, a las acciones que es capaz de llevar a cabo, a su capacidad de raciocinio, a sus dotes de comunicación y a la posibilidad que tiene de tomar decisiones conscientes y ejecutarlas”. Si le agregamos la compasión y el buen comportamiento social, eso es un ser humano.

Dentro de nosotros nos reconocemos de alma y espíritu como humanos, hay siempre alguien que vive sin saber que es humanos y está muerto en vida. Hay quien no lo sabe pero simplemente, está muerto.

Con el transcurrir de los siglos, sobrevivió el más fuerte, el mejor adaptado; el que supo afrontar las diferencias con otros humanos, aquel que tuvo la inteligencia suficiente para no vivir en soledad y supo que era necesario la convivencia grupal; así nació la sociedad.
En mundo comenzaba a florecer el humano, con diferentes razas, credos, ideas que llevó a estar en este momento de incertidumbre.

Han existido grandes gobernantes, inventores, científicos que han desenmascarado los misterios del universo, algunas regiones del mundo más desarrolladas que otras, y cada uno aportó algo por el bien de la humanidad. Desgraciadamente muchos de los avances tecnológicos, fueron para la conquista y la aniquilación de los mismos humanos; hoy en día sigue igual.

La gran mayoría que se dice humanos, es portador de inteligencia tal que sus dones fueron diseñados para hacer el bien.

El mundo se forjó en una nube fértil, diferentes épocas, diferentes historias, llovieron los humanos que aportaron más humanidad, para una tierra mejor.   

Entonces podríamos hacer mil preguntas, pero lo esencial es pensar dónde se detuvo esa fertilidad de creación, de artistas, pintores, dramaturgos, grandes letras, ¿dónde está la congruencia? ¿Dónde están las aportaciones? ¿Dónde están los políticos de verdad?

Todo ha caído del cielo, dicen algunos, todo se nos ha dado sin pedir, es el país de la riqueza inmensa, somos el “ombligo de la luna” el primer alimento, el suspiro al nacer, eso se dice, México, gira alrededor del mundo y hoy el mundo nos voltea a ver como si fuéramos el experimento de la mutación de un insecto, que se come a sus propias larvas.

El mundo nos mira con recelo, está pasmado de ver cómo nos despedazamos unos a otros, ve como un pueblo aguanta tanto y tantas bajezas; ruindad pura. Gobiernos de todos los niveles inmersos en la corrupción, cómplices de la violencia y la impunidad.

Ver que en los congresos los diputados se despachan con la cuchara grande, como aquí en San Luis todos cómplices, comprando facturas para solventar sus gastos personales y hacerse de una riqueza mal habida; denuncias ciudadanas que simplemente son echadas a la basura, un gobernador que solo se limita a regañarlos y no actúa como es su deber, no se diga del Fiscal General, que no aporta nada, ni investiga y si lo hace “no vio, no escuchó y menos hablara”.

Cientos de homicidios, feminicidios, robos, violaciones, que no se esclarecen, no existe prevención del delito, mucha palabrería y poca acción, jueces a modo donde el nuevo sistema es pretexto para dejar en libertad hasta al más peligroso delincuente; todos callados, desde los diputados, hasta los candidatos oficiales, no levantan la voz para nada, ven la tormenta prefiriendo el resguardo  del manto gubernamental, no vaya siendo que si pierden no los inviten a “trabajar nuevamente”.

En otras latitudes dentro del ombligo de la luna tenemos a una Margarita Zavala deshojada. Bajo la presión de los magnates, dejó la candidatura independiente con el argumento de que no levantaban sus números y prefirió dejar a sus engañados seguidores, que voten libres, que ella no se opone por quien voten, es una engañabobos falta de ideología, de convicciones.

El pueblo de México ha luchando por obtener participación política independiente de los partidos. Aun cuando en lo personal creo en el sistema de partidos, Zavala engañó, mintió y se puso el disfraz más hermosos y lo pisoteó hasta el cansancio, el disfraz de la esperanza.

¿Quiénes la aplauden? La cúpula de los partidos, obvio. Todos la quieren en su filas, sobre todo Anaya y Meade, pero no se dan cuenta que esto solo es alimento para Andrés Manuel López Obrador: le están dando la razón del amasiato PRI-PAN, como aquí en la capital potosina.

Se hace política del agandalle, la superficialidad, sin sustento ideológico, fuera de toda lógica política y económica, la ética de ellos los del poder mediático es el poder por el poder.

En México ha dejado de llover agua limpia, de humanos, ha dejado de pasar la nube donde los hombres de la historia del país dejaron huella, donde en una nube fértil dejaba olor a tierra mojada que auguraba buenos tiempos.

Ahora la tierra se seca, porque la nube se hizo estéril.
Nos saludamos pronto.

También recomendamos: Raciocinio televisivo, así nos fue | Columna de Óscar Esquivel

Nota Anterior

Quiere Ceepac un formato novedoso para debates en SLP

Siguiente Nota

Sin ministerios públicos y con basura desbordada: el drama del Altiplano | Columna de Felipe Donato