DeportesRudeza necesaria

Nos vemos en la cancha | Columna de El Mojado

RUDEZA NECESARIA.

El sábado, después de que Cruz Azul confirmó su pase a los cuartos de final del Apertura, mi hermano Daniel me contaba los posibles duelos para ese pase. “La Máquina va contra el América. Te cagas, wey”, dijo.

Y tenía razón. Una parte de mi quiso que Cruz Azul evitara al América y celebraba el empate de los amarillos en Torreón, hasta que un zapatazo de Guido Rodríguez se convirtió en el triunfo americanista y la confirmación del América-Cruz Azul para la primera ronda de la liguilla.

Es cierto, la afición azul teme al color amarillo en etapas definitivas. La historia no ha sido nada favorable en los últimos 20 años, ni en títulos, ni en clásicos, pero este América no es el equipo espectacular que nos han querido vender este semestre, desde que Miguel Herrera volvió al Azteca. El excesivo hype por el América seguirá de aquí al jueves, en que los equipos salten a la cancha del estadio Azul para que se juegue el primer partido de la serie.

En este Apertura 2017, América perdió cinco de sus 17 partidos en la temporada regular, un tercio, demasiados para un equipo que pueda ser considerado un favorito indiscutible. De hecho, la ventaja de América sobre Cruz Azul en la cosecha de puntos fue solo de tres unidades. No es un claro favorito, por su puesto.

También es cierto que las estadísticas no juegan, y si lo hicieran, lo harían contra Cruz Azul, pero tampoco el dominio de América en los clásicos este torneo y contra Cruz Azul en el pasado reciente son suficiente para pensar que el pase de América será fácil.

Cruz Azul además llega con mucha menos presión que la que vivió la semana pasada. Con esto no quiero decir que la calificación a la liguilla salva la temporada para La Máquina, pues un equipo con su historia tendría que pelear por el campeonato cada seis meses, sobre todo con la sequía que han sufrido desde 1997.

Pero también es más fácil afrontar la liguilla para Cruz Azul dejando la presión de ser favoritos al América y mucho más relajados que con el estrés de evitar un nuevo fracaso, que podría dejarlos a muchos, jugadores y cuerpo técnico, sin trabajo.

Y aunque pueda sobreanalizarse el papel de ambos clubes en la fase regular del torneo mexicano, lo verdaderamente importante apenas se jugará y el factor en favor de los Azules es claro: tener la ventaja de separarse, como plantel, de la mediocridad que han tenido los celestes en los últimos 20 años.

La gran ventaja para Cruz Azul es la soberbia americanista. La muestra la encontrará en la siguiente página, donde mi amigo Emmanuel Gallegos Dávalos escribe: “Gana América porque es el más grande de México (aunque muchos lloren y digan que ganan por los árbitros) y porque tiene una paternidad clara con los azules”.  Y eso que dice que es aficionado del América, pero no del Ame.

A esa soberbia no pienso responder, amigo Cuadrito, mejor me espero dos días y que se diga todo en la cancha.

@RconRMacuarro

Nota Anterior

Una noche | Columna de Xalbador García

Siguiente Nota

Llevarán a cabo 1er Congreso Nacional del Nopal en SLP