#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

No se vale | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando

 

No se vale, no es justo, maldito sea el futbol.

21 años, la mayoría de esos con burlas, con humillaciones; 21 años de que se le caigan aficionados, que decidan alejarse de ese equipo dudosamente “grande”.

No se vale Cruz Azul, no se vale. Mira que perder otra final, mira que perderla contra América, no se vale. Parece increíble que Cruz Azul haya perdido de una forma tan ridícula después de que fue el mejor equipo de la liga, y no se puede razonar cómo se puede perder una final sin un solo tiro a gol.

Pero la pregunta es, ¿qué le pasa a Cruz Azul? Cómo podemos comprender tan complicada crisis de un equipo que brilla por sus fracasos en lugar de sus triunfos. Decían que el Azul, que Ricardo Peláez, que hasta que el Conejo Pérez se retire, yo que sé, la única respuesta es que no se vale, no se vale Cruz Azul.

Del otro lado está el América, sin duda el mejor equipo del futbol mexicano, el que es conocido por todo el mundo, el más grande de Concacaf, y no soy americanista (Dios me libre); solo describo la grandeza que los números nos marcan, y hay que ir más allá: 17 partidos sin perder es el récord actual de los de Coapa, y contemos entre ellos los dos clásicos ganados: uno contra Pumas en Semifinales que quedará en la historia con ese 6-1, y la gran final contra Cruz Azul, de 0-2 muy barato.

En fin, un año más que se va, un nuevo campeón que levanta el título y un nuevo fracaso llamado Cruz Azul. Felicidades al nuevo campeón y ojalá que pronto podamos hablar de justicia para los que aún siguen creyendo en La Máquina.

Pero hablemos de todos. Ya mencionamos a Pumas y su dolorosa derrota contra América, y hablamos de como Cruz Azul no pudo contra el mismo equipo. ¿Y Chivas? Ridículo, increíble ridículo el quedar en último lugar del Mundial de Clubes. Bueno en 6 de 7, aunque el séptimo lugar no se juega. Ese resultado era de esperarse, después de la mala decisión de correr a Matías Almeyda y de pensar que lo podrían lograr con cualquier entrenador.

El peor resultado de un equipo mexicano, en su primera participación en un Mundial de Clubes. La única oportunidad que tenían para medirse contra Real Madrid, todo perdido por la soberbia de un presidente y las malas decisiones de un director deportivo. Ojalá las Chivas regresen a los primeros planos, ojalá no dudemos de su grandeza, una que obtuvieron hace tantos años que los campeonatos se ven como historias en los libros.

Que vivan los campeones del Ascenso y de la MX, y qué mejor que la Copa para que los campeones de ambas divisiones se enfrenten. Apunten en su calendario: 23 de enero en el Azteca y 30 de enero en el Lastras. Que venga, buen futbol.

@Nefrox

También lea: Levanten sus copas, se acaba 2018 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Nota Anterior

Lynchings: the sign of tiredness

Siguiente Nota

La última palabra la tienen ellos | Columna de Óscar Esquivel