Columna de Héctor MoránDeportes

“No lo hagas Ney”, te lo pedía el futbol | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

En los años 80 era poco común la compra y venta de los jugadores, la mayoría prefería quedarse con el equipo que le otorgaba la oportunidad de ser futbolista, hasta que terminaba su carrera. También las ganancias de los futbolistas y de los clubes era muy bajo, por el cual los clubes recurrían a la venta de los jugadores, en la mayoría de las ocasiones, solo para cubrir sus deudas. Tan bajo era que en 1984, el Napoli contrató a Diego Armando Maradona por 7.5 millones de dólares, que en ese tiempo se pensaban como una locura.

Vaya que los años 80 se ven muy lejos.

Neymar se ha convertido en nuevo jugador del Paris Saint Germain por la escandalosa cantidad de 222 millones de euros… los dejo respirar, yo también me asusté cuando vi estas cifras por primera vez, pero es cierto. Son 222 millones o en moneda nacional, 4 mil 440 millones de pesos mexicanos, o también si lo quieren ver de otro aspecto: el nuevo estadio de la Juventus costó 105 millones de euros, esto quiere decir que con 222 millones te alcanza para dos Juventus Stadium… y también para, al fin terminar, el Alfonso Lastras, una tremenda ¡brutalidad!

Pero antes de criticar, hemos de analizar los efectos que se podrían venir con este traspaso.

Nasser Al-Khelaifi

En primera, siempre he pensado que la conjunción y un equipo siempre van a valer más que una persona, algo que parece que Nasser Al-Khelaifi, dueño del PSG, no comparte, y en mi opinión esto no garantizará que la Champions al fin llegue a París, es más, no creo que la gane. La pasada Champions se vio que al PSG le hacen faltan hombres, no nombres y con este tipo de fichajes solo recaen en el error de siempre, por lo pronto el año pasado ya les costó la Liga Francesa.

Segundo. El problemón legal en el que se estaría metiendo París, pues aparte de esos 222 millones, tienen que pagar una cantidad extra de impuestos, por lo que tal vez estarían dispuestos a “regalar” a Marco Verratti para evitar pagar dicha cifra. Cabe recordar aquí que en este mismo verano Verratti fue pretendido por el Barcelona, y se decía que los blaugranas pagarían cerca de 60 millones por él.

Tercera. Fair play financiero, este es el único punto esperanzador para los catalanes, pues después del año 2011, la UEFA puso un límite de gastos, al ver el interés de los jeques en el futbol. Este tope fue rebasado con gran diferencia por el equipo parisino. Javier Tebas, presidente de La Liga, anunció que denunciarán al PSG por el pago de la cláusula de rescisión de Neymar, tasada en 222 millones. Si todo esto se lleva a cabo, una de las consecuencias para el equipo francés sería el dejarlo fuera de todas las competencias oficiales por parte de la UEFA, esto quiere decir, sin Champions.

Cuarta, inflación. Si ya hablamos de cifras que pasan el tercer dígito, ahora sería con mayor recurrencia. Esto se vio reflejado antes de que el traspaso fuera realizado. Por Mbappé, un jugador que apenas sobrepasa los 18 años y no cumple ni el centenar de partidos en primera división, Mónaco pide una cifra aproximada de 180 millones de dólares para dejarlo ir, esto debido a los rumores que apuntan que el Real Madrid estaría interesado en este jugador.

Sé muy bien que cada quien hace con su dinero lo que le dé la gana, pero así como los equipos derrochan dinero, también los jugadores. En estas vacaciones difundieron que Lionel Messi pagó casi 100 mil euros en un antro en Ibiza.

Lamentablemente vivimos en una sociedad desigual, esto también reflejado en los equipos de futbol. Apenas el semestre pasado vivimos la desaparición los Jaguares de Chiapas por no tener dinero con el cual cubrir sus deudas y así dejar a muchos jugadores sin empleo, y por otro lado está este capricho del PSG, pese a que todos los aficionados del mundo del futbol quisimos decirle a Neymar: ¡No lo hagas!

@H_dmgz

También recomendamos: Lo que mal empieza… | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Revanche | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

La mala hierba | Columna de Carlos López Medrano