Estado

Negocios y política: la inquietud de las empresarias

San Luis recibió a más de 300 mujeres de negocios para discutir los temas

Por Blakely Morales

Las mujeres empresarias van camino a la equidad y han comprendido que ésta supone abarcar todos los aspectos de la sociedad, con procesos a los que no pueden ser ajenas. Por eso, el Congreso Nacional de Mujeres Empresarias que se realizó este miércoles y jueves en el Centro de Convenciones, tuvo gran énfasis en la participación política.

El Congreso que organizó el capítulo San Luis Potosí de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias recibió a más de 300 afiliadas de todo el país.

Entusiastas, las empresarias escucharon a personajes como Simón Levy-Dabbah, un speaker internacional y estratega de soluciones para modelos de negocio globales, quien hizo hincapié en el uso de la libertad de expresión: “si algo no les parece: díganlo”.

La política ha tenido en los gremios empresariales, semilleros de donde surgen personajes. En el Congreso pudo verse, por ejemplo, a la diputada federal panista Ángeles Rodríguez y a la ex diputada federal también por el PAN, Concepción Ramírez.

Ramírez fue compañera en el Congreso de la Unión de Eufrosina Cruz, la oaxaqueña que desafió al sistema de usos y costumbres que no le dejaban llegar a ser presidenta municipal de Santa María Quiegolani, quien conmovió a las empresarias al narrar su historia.

Eufrosina fue dura al hablar sobre la competencia entre mujeres: “somos las peores críticas de nosotros”; y lanzó un mensaje para la colaboración de las mujeres en la equidad, visibilizar a “esas mujeres que tienen ustedes trabajando en sus casas”.

Otra de las líderes que estuvieron frente a las empresarias fue la ex canciller y hoy secretaria general del CEN del PRI, Claudia Ruiz Massieu, quien fue duramente cuestionada sobre la participación de las mujeres en política y si acaso no responden a una simulación impulsada por la hegemonía masculina. Ruiz Massieu se gastó en llamados al trabajo en equipo.

Nota Anterior

Salvador Nava Martínez | Texto de Leonel Serrato

Siguiente Nota

La expo de los mil 200 tornillos