#4 TiemposDestacadasTercera Llamada

Navismo fake | Columna de Jorge Saldaña

Tercera llamada

 

Para los potosinos bien nacidos y con buena memoria, lo que ocurrió ayer en la Plaza de los Fundadores fue una farsa. Un montaje de un evento navista. Una simulación perversa con la carencia absoluta de los valores de lo que el navismo significa, o al menos significaba.

Sí, cumplieron con la liturgia de las manos levantadas con la “V” de la victoria, también cantaron el himno de la democracia con el Nabucco de Verdi en voz de Guillermo Aldrette como en los tiempos del doctor, en un acto sorpresivo incluso pudieron convencer a Don Guillermo Pizzuto de ser cómplice de la charada (obviamente, y como lo tiene prometido, evitó en todo momento levantarle la mano a Mario Leal, al que considera traidor del Frente Cívico) pero en el fondo, todo fue una gran patraña

¿Ya se les olvidó a los panistas que Jorge Lozano traicionó a su partido, rompió públicamente su credencial y apoyó a una campaña priista? ¿Ya olvidaron que Eugenio Govea también los abandonó y hasta logró que Toranzo fuera gobernador? ¿Eugenio se olvidó de lo que consideró la traición de Alejandro Zapata? ¿Octavio Pedroza perdonó a Marcelo de los Santos o al convenenciero de Xavier Azuara? ¿Pizzuto perdonó a Mario Leal? ¿Mario Leal a Zapata? Todos los ex alcaldes que hoy presentaron al cachorro Nava ante el reino (como escena de El Rey León) tienen una historia de traición detrás y delante de sus memorias. ¿A quién quieren engañar? ¿Eso es el navismo del nuevo milenio? ¿Uno lleno de mentiras y traiciones que esconden por guardar las apariencias?

Qué necesidad de usar a Doña Conchita Calvillo viuda de Nava para semejante teatro, esa gran mujer, pilar y ejemplo de dignidad y valores que acompañaron siempre a Salvador Nava, pero que ayer fue usada como mero adorno simbólico, y sometida a la complicidad de la simulación a través de un discurso más maternal que político, digno de una abuela tierna, pero no de una figura política. Sus derechos como adulto mayor ayer fueron violentados.

¿Qué le diría doña Conchita al doctor ayer en la noche cuando lo recordó en sus oraciones? Que su nieto no es el candidato de la gente libre, y que usó el priista acarreo para medio llenar Fundadores. Que su nieto no es el candidato de los potosinos con dignidad, sino el que se prestó al juego del gobernador en turno. Que su nieto esconde propiedades porque de la noche a la mañana, jugando por otro partido político, se enriqueció de un cargo público. ¿Qué necesidad de mancillar así la conciencia de Doña Conchita a estas alturas?

No, Xavier Nava definitivamente no es navista. Es un simulador y un farsante que está manipulando la historia y la memoria de un pueblo para lograr un puesto público, dividiendo a la gente en buenos y malos, pobres y ricos, nacos y curros. No, definitivamente eso no es el navismo y la historia tendrá que poner a cada quien en su lugar. Comenzando con la derrota del domingo para el farsante y escribiendo una lección más en la crónica política de la democracia potosina.

También recomendamos: ¿Por qué perdió Xavier Nava? | Columna de Jorge Saldaña

Nota Anterior

Carreras evade a hablar sobre Caco Leal y su supuesto mapacheo electoral

Siguiente Nota

NSJP benefició a los violadores de Margarita Macías: diputado