#4 TiemposColumna de Silverio Marín

Nada que hacer | Columna de Silverio Marín

Página impar

Juan Manuel Carreras está convencido de que en materia de seguridad pública no hay nada que hacer.

El gobernador considera que el cambio en la SSPE, cuando entró Jaime Pineda en lugar de Arturo Gutiérrez, es todo lo que podía hacerse para intentar mejorar la situación de inseguridad en el estado. ¿Por qué? Porque el propio gobernador ha comprado las justificaciones de Pineda y Gutiérrez.

Carreras está seguro que el problema no es tanto de inseguridad, sino de percepción, como dijo Pineda Arteaga hace unas semanas en una entrevista de radio. Y puede que el secretario de Seguridad tenga razón, que los potosinos se sienten más inseguros que lo que realidad están. Pero ese no es motivo suficiente para hacer menos esa sensación de temor entre los potosinos. No es de gratis, secretario.

Otra cosa que compró Carreras fue su propia idea de que “San Luis Potosí no es una isla”. Parece que el gobernador dice “aquí nos tocó vivir” cada vez que repite esa frase, para justificar que los problemas ligados al crimen organizado son exportados de estados vecinos.

Pero cuando Carreras repite que San Luis no es una isla está ignorando situaciones que están comprobadas con estadísticas oficiales: que el estado es el número uno en detenciones por producción de droga a nivel nacional, que el narcomenudeo crece a pasos agigantados y que los homicidios en San Luis Potosí están en su punto más alto de la historia, incluso más que en los peores momentos que la guerra contra el narco.

Pero no. El gobernador cree que ya se hizo todo lo que estaba en sus manos para evitar el crimen organizado en la entidad y que eso afecte a los potosinos, aunque sea solo la percepción.

Esa actitud, derrotada, impide al gobernador ver alternativas para por lo menos paliar el problema de inseguridad.

El inseguro ahora es el gobernador. Carreras está por comenzar la segunda mitad de su mandato y tiene esa gran deuda. Y sobre todo, sabe que si no la salda pronto, cualquier avance en su gobierno será minimizado.

De ese nivel tendría que ser el compromiso. Y el temor por no saber cómo resolverlo es aún mayor.

@Tormentomarin

También lea: Con fuerza, Señor Meade | Columna de Silverio Marín

Nota Anterior

Simulacro | Columna de Dalia García

Siguiente Nota

Choque en Lomas puso en riesgo la vida de una mujer embarazada