#4 TiemposColumna de Jorge Ramírez Pardo

“Muerte en Venecia”, Post Neorrealista | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Enredarte

 

El viernes pasado, dentro del curso “Neorrealismo italiano” impartido en el CUART/UASLP, se revisó la trayectoria fílmica del realizador Luchino Visconti, y se exhibió una de sus películas emblemáticas, “Muerte en Venecia”, adaptación fílmica surgida de la novela homónima de Thomas Mann.

***

Va un breve contexto:

Al término de la segunda Guerra Mundial, hay estupor en Europa causado por el conflicto bélico. En simultáneo, las grandes cinematografías del mundo lucen estancadas y decadentes. Esto propicia la emergencia del primer gran movimiento innovador fílmico en el mundo, el Neorrealismo italiano.  

Lo inician jóvenes italianos estudiosos de cine con cierta práctica de realización fílmica adquirida al amparo de directores franceses y del analista/guionista italiano Cesare Zavattini.

Uno de los creativos/precursores del movimiento fue Luchino Visconti. También son iniciadores, Roberto Rossellini (Roma ciudad abierta, Paisá, Europa 51) y Vittorio de Sica (Ladrón de bicicletas, Milagro en Milán).

En las siguientes generaciones neorrealistas destacan: Michelangelo Antonioni (El grito, La noche, Zabriskie Point, Bule up), Pier Paolo Pasolini (Decamerón, Teorema, Saló), Federico Fellini (Las noches de Cabiria, La Strada, Satiricón, Amarcord), Francesco Rossi (Manos sobre la ciudad, El caso Mattei).

Un estilizador neorrealista posterior es Ettore Scola (Nos amábamos tanto, Un día especial, El baile, Splendor). Otros destacados directores italianos inspirados en la misma corriente son: Vittorio y Paolo Taviani (Padre Padrone) y Giuseppe Tornatore (Cinema Paradiso, Malena).

Este movimiento fílmico de recambio, surgido entre 1943-1950, inspiró durante los años subsiguientes otras vanguardias de innovación cinematográfica : Nueva ola francesa, Nuevos cines alemán, polaco, checo, ruso, mexicano, Free cinema inglés, Cinema novo brasileño.

***

Luchino Visconti, nace en una familia aristócrata de Milán. Sin embargo, renunciará desde temprano a los privilegios de sus orígenes, se afilia al partido comunista y asume posiciones críticas, primero expresadas en filmes referidos a matices sociales y a la clase trabajadora, apegados a las propuestas neorrealistas iniciales de recrear historias cotidianas y con rodajes a bajo costo (Obsesión, 1943, La tierra tiembla, 1948, Rocco y sus hermanos, 1960, Bellísima, 1961).

En un segundo momento de su trayectoria, Visconti hace abordajes fílmicos desde argumentos históricos interrogativos: El gatopardo, 1963, Ludwig, 1972, y/o apoyados en obras literarias; afirma posiciones interrogativas y críticas al propio contexto aristócrata de sus orígenes: Las noches blancas (1957), El extranjero, 1967,  Muerte en Venecia, 1971, El inocente, 1976, «Mis filmes, declaró, relatan frecuentemente la historia de una familia, y su autodestrucción y descomposición. Cuento estas historias como entonaría un réquiem porque me parece más justo y oportuno contar tragedias. En mis filmes, las relaciones alcanzan un punto máximo de exasperación. Los personajes son por voluntad propia, sea empujados por las circunstancias, terminan por encontrarse cara a cara consigo mismos. La protección que puede llegarles del amor o de la familia les falta y los privilegios del poder y del dinero no les basta para protegerles. Están solos. Sin esperanzas de poder cambiar nada en lo que a su situación se refiere y con frecuencia sin siquiera tener el deseo o la voluntad de hacerlo.»

Venecia entre el esplendor y la decadencia

Muerte en Venecia es una de las obras maestras realizada por Visconti, de tono autobiográfico. Plasma en ella  su conocimiento de la realeza y su experiencia en montajes operísticos; le matiza de exquisitez en lo visual y decorativo; sin deponer el abordaje críptico.

Empero, hay otro aporte autobiográfico en la película, porque el escritor de la novel, Thomas Mann, asumió en algún momento que se inspiró durante su estancia en Venecia entre el 26 de mayo al 11 de julio de 1911.

Además hay en la película un matiz biográfico, porque la novela se referencia a un escritor, Gustav Aschenbach, a quien Visconti transfiere en la película a la condición de músico, inspirado en Gustav Mahler, de quien toma el Adagietto de su Quinta sinfonía, presente a lo largo de la película.

La trama, aborda un momento de crisis y depresión en la vida del músico Gustav, quien se traslada de Munich a Venecia. Ahí vive un suceso inesperado que le da aliento, ilusión, le conflictúa y lo encamina a su final. Es la fascinación efebofílica por Tadzio, adolescente andrógino polaco de singular belleza, quien, acompañado por familiares, se hospedado en el mismo hotel que el músico.

La novela y la película son homenaje a la belleza perfecta, pura y plena, referida por Platón en Fedro y el Banquete.

Venecia es Gustav y viceversa. Esplendor y decadencia.

Gustav se encuentra frente a la belleza inalcanzable. Tadzio, su objeto de obsesión, no intercambia palabra alguna con él ya que el sentido de perfección no posee carácter mundano, va más allá: «Aquél que ha contemplado la belleza está condenado a seducirla o morir», dice a un amigo, en un recuento previo a su estancia en Venecia.

Se trata de un filme nutrido de reflexiones filosófico/existenciales; estética y cualidades capaces de generar imágenes fotográficas evocativas de pinturas post impresionistas. Además, posée cargas simbólicas y diversas líneas de ambigüedad narrativa; acaso para obligar al espectador a ver en ese retrato su propia visión de los hechos más allá del relato.

Película, por cierto, con gran apego al texto novelado de origen.

Es un homenaje a la sensualidad y al erotismo, sin dar cabida al distingo de preferencias ni ejercicio sexual.

enredarteslp@hotmail.com

También lea: 18 de marzo, cuando infancia es destino | Columna de Jorge Ramírez Pardo

Nota Anterior

Las riendas del corazón | Columna de La Varsoviana

Siguiente Nota

Se acabó la fiesta | Columna de Adrián Ibelles