#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

Minera San Xavier, enséñalos a pescar | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin partitura

 

Seguramente han visto y quizá participado en el #10YearChallenge, oportunidad para muchos de echar un vistazo al pasado y compartir con amigos el ayer y el ahora de nuestra realidad. El lúdico ejercicio también ha sido aprovechado para hacer memes y dar continuidad a la cascada de chistes, momentos curiosos e incluso burlas seguidas. Pero también se han promovido reflexiones del antes y después de situaciones preocupantes como el ártico o el oso polar.

En ese ejercicio podríamos hacer un recuento, a través de fotografías, que nos dieran cuenta de los cambios drásticos en el medio ambiente y habría una posibilidad para repensar a profundidad las condiciones deseadas en proyección. Muy pocas personas se han dado la tarea de prevenirnos de los daños causados por empresas deplorables, explotadoras, saqueadoras y evasivas de responsabilidades sociales.

Así ha sido calificada la empresa minera Metallica Resources Inc. de origen canadiense a la que según datos de Don Mario Martínez Ramos, líder del Frente Amplio Opositor (FAO), las autoridades en turno le otorgaron autorización para efectuar trabajos de exploración en 1995.

La mencionada es subsidiaria de Minera San Xavier S.A. de C.V.  con actividad de extracción en Cerro de San Pedro, cuya destrucción no importó a pesar de que la zona escogida para el proyecto está bajo el Amparo de un Decreto conocido como Plan de Ordenación de San Luis Potosí y su Zona Conurbada, publicado en el Periódico Oficial del Estado, el 24 de septiembre de 1993.

La resistencia jurídica y social contra el proyecto fue ardua, incesante y profesional. A pesar de tener la razón histórica y jurídica, documentada por parte de diversos organismos y activistas agrupados en el FAO, además en las resoluciones judiciales concedidas a la defensa opositora al proyecto, la empresa tuvo su actividad hasta hace apenas dos años que comenzó a liquidar a cada uno de sus trabajadores de forma escalonada, de cien en cien para que no se note, siendo los últimos despedidos en este diciembre pasado, según refiere personal de la misma empresa, mientras hacían changuitos con los dedos para que la liquidación total del personal operativo tarde más allá de 2021, fecha en que está proyectado.

En voz del líder del FAO, la minera ya no está trabajando desde hace más de dos años, pero en su momento llegó a emplear 236 personas, mas no de forma directa, sino a través de outsourcing, por ejemplo para personal de vigilancia y limpieza.

Según datos de Don Mario, las empresas mineras en realidad no necesitan mucho personal. Para realizar su actividad contratan empresas de exploración y luego trabajan con específicas para triturar montañas, pero las personas de Cerro de San Pedro no se vieron beneficiadas con estos empleos, excepto cuando se requería personal para manejar camiones cargadores o para perforación y detonaciones. Los peones los pone el pueblo. Por eso cuando hay un accidente, las empresas mineras evaden la responsabilidad y así no hay relación laboral, dijo en entrevista Don Mario.

En la cabecera de Cerro de San Pedro usted podrá visitar una casa bien pintada con el letrero Módulo de Información, cuya publicidad indica Historia, Minerales de la región y lo más interesante es el Plan de Cierre Integral Minera San Xavier. La entrada es gratuita.

En el recorrido realizado por el suscrito, personal de la empresa ha manifestado que existe una responsabilidad por parte de Minera San Xavier para remediar desde lo social, cultural y también en el sitio. Así podemos observar fotografías de empleados y pobladores del municipio, recibiendo capacitación, educación, cursos de verano para niñas y niños y explicaciones gráficas sobre los supuestos aspectos sociales de turismo, agricultura, economía, emprendimientos como microempresas y una proyección del sitio restaurado con imágenes de viviendas y sus futuras ubicaciones.

En ese breve recorrido se muestran los patios de lixiviación y las aprobaciones realizadas por Profepa y Semarnat de las actividades mineras, mismas que fueron supuestamente avaladas una a una, por etapas.

Lo gracioso o preocupante del asunto es la propuesta de cierre integral que incluye aspectos ambientales, mostrando la empresa una fuerte preocupación por el futuro de los actuales colaboradores de la minera. Así, la guía explica los talleres para hacer pasteles, donde muchas mujeres aprendieron un oficio, “con la posibilidad de crecer hasta donde ellas quieran expandir su negocio”.

Pero cuando pregunté a la guía si las señoras no habrían preferido una pepita de oro, la empleada, que minutos antes había hecho changuitos preocupada por el cierre de la minera manifestó: “la empresa está preocupada por la gente, en lugar de darles un pez, les enseña a pescar”, con la conclusión lógica, así le dará de comer a la gente no una vez, sino toda la vida.

@DDHHSamuelRuiz

También lea: El poder simbólico | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Entre berrinches y la necesidad de una Ley de movilidad potosina | Columna de Paúl Ibarra

Siguiente Nota

Pánico provocó 30% de sobredemanda de gasolina en SLP: Carreras