#4 TiemposDesafinando

Meade Kuribreña José Antonio, ¡Sí! | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Cambio de modelo económico…la condición.

En fila, uno tras otro, los prisioneros del destino marchan al frente, nervios, ansiedad, incredulidad, al  desconocer su destino. En últimas fechas los profesionales de la política, parecen zombis, aterrorizados por ellos mismo, pasan las noches pensando si le habrán caído bien sus acciones al jefe, si estará contento con su trabajo o si algún ciudadano se fijará en ellos.

La vida pasa pero no dejamos ir nuestras tormentas, como diría una madre luchadora de  familia, “no permitas que las tormentas aniden en tu hogar, abre las puertas y déjalas ir” y la realidad pareciese que las tormentas las atraen y las guardan los diputados, presidentes municipales, gobernador, generan sus propias tormentas, las dejan en casa, nuestra casa San Luis Potosí, solo para no despertar sospecha alguna sobre su ridículo y casi invisible manera de hacer las cosas.

La política es un juego de ajedrez, quien se equivoca menos, gana; en nuestro caso particular en tierra de nadie, gobernada por una mano negra, mueven las piezas a su antojo, pero casi nunca triunfan.

La administración pública requiere, si no de precisiones, si de certidumbre que las cosas se hagan bien, estamos ante la paradoja de generar un futuro cierto, o se apuesta a mover las piezas para perder los alfiles y ganar los reyes.

A  llegado el momento, los partidos políticos se preparan para dar a conocer el nombre de sus candidatos a la Presidencia de la República, en el PRI suena fuerte con todo el apoyo presidencial, a pesar de no tener aún una permeabilidad social, que no fuera el empresarial o financiero, José Antonio Meade se perfila como el candidato del Peña Nieto y el priismo todo.

Con un perfil técnico en cuestiones de dinero, indiscutible, ha ocupado cargos en la administración federal de relevancia tal, que prácticamente lo posiciona como el preferido del “dedo mayor”, sin embargo realizando un sintetizado análisis económico del país, a pesar de su conocimiento, Meade formado en la empresa y comprometido con los grandes capitales mueve siempre la balanza hacia la protección de los ricos.

Primero veamos la balanza comercial a partir de que Meade asume la SHCP en 2016, al cierre del mes de mayo 2017 con  un promedio de 2,970 millones de dólares es el déficit, compramos más de lo que producimos a pesar que con los Estados Unidos mantenemos un superávit, cuya balanza comercial es favorable con los Estados Unidos, el cual 2016 fue del orden de 63 mil 200 millones de dólares a favor nuestras ventas, “pero muchos de los  productos mexicanos que se exportan al mercado estadounidense, tienen un bajo contenido de insumos fabricados aquí, y estos materiales adquiridos en el exterior entran a nuestro territorio como importación temporal y salen como exportación definitiva”, lo que vuelve una contabilidad engañosa de las exportaciones a nuestro país.

Se ha fomentado el empleo teniendo resultados positivos 2 millones alcanzados, pero de muy baja calidad, poco remunerados, que generan pobreza laboral, la mayoría son de empresas extranjeras y no de capital mexicano, es decir se vende barato la mano de obra.

José Antonio para los cuates, si bien en el presupuesto presentado para 2018, apuntala el presupuesto en educación, sobre todo en el rubro de reconstrucción y mejoras, lo mismo en salud, en contraparte las áreas de mayor crecimiento como el turismo le disminuyó el 5.8%, en el campo el 8.8% como si el campo no requiriera de mayor inversión,” los campesinos siempre serán desarrapados”, el pensamiento neoliberal absurdo, en cultura ni se diga, los politicones gargantones hacen de su cultura la tira de comics, lo demás es para “mechudos pintorescos”.

La deuda del gobierno mexicano, alcanzó al inicio de este año la suma de 7 billones 193 mil millones de pesos, según SHCP en un artículo de análisis del diario El Financiero establece lo siguiente: llegamos a la situación en la que la deuda neta total representa el 47.4% del PIB, la deuda interna neta representa el 29.03% y la deuda externa neta equivale al 18.37% del PIB”.

¿Qué hizo el sector público mexicano con casi 3 mil millones de pesos de deuda que obtuvo en promedio cada día en los últimos cuatro años?

Desde luego, incrementar el gasto corriente y llenar los boquetes financieros de las empresas públicas como Petróleos Mexicanos y Comisión Federal de Electricidad.

Y así 52 millones de pobres con una política económica al servicio de los hombres de poder.

¿Qué requiere hacer José Antonio Meade?, dejar a un lado la política de protección tributaria a los grandes capitales sean locales o extranjeros, hacer a un lado la idea de alcanzar el crecimiento de económico con dinero obtenido de deuda pública, debe apostar a la empresa mexicana y reconocerla como principal aportación a la economía, fortalecer los sectores agrícolas y ganaderos, para equilibrar los ingresos del ciudadano de “ciudad” y del campo, proponer de manera seria el incremento gradual de los salarios que realmente fomenten el consumo interno.

Resumiendo MEADE ¡Sí!, pero con un cambio de políticas económicas urgentes, las actuales en 30 años no funcionan, quieren descubrir el hilo negro buscando mercados internacionales nuevos, sin voltear a ver el interno.

A todo esto en un lapsus brutus de quien escribe, si José Antonio llegara a ser presidente, ¿quién mandaría en el PRI?

Desafinando en FA

INPODE

Lugar donde no pasa nada, donde solo se lleva al gobernador a ver la cara bonita de la institución el “alto rendimiento”, pero no sea que el señor director pise los campos llaneros o de béisbol, de plano no vaya a pisar los charcos de agua de la alberca, no sea que se le peguen los hongos y se ensucie los zapatos; En deplorables condiciones de higiene y la falta de atención a grupos vulnerables y chicos con atenciones especiales es el pan de cada día, el director “da” el tiempo que sobra para su entrenamiento, ¡ah! pero eso si saluda con sombrero ajeno de los triunfos de los deportistas especiales.

De qué vale el esfuerzo que realiza el DIF estatal con su excelente trabajo con personas con discapacidad si viene Don Director del Inpode y se limita a verlos de reojo.

Si no desafinamos. Nos saludamos pronto.

También recomendamos: Ramsés, un caso real | Columna de Óscar Esquivel 

Nota Anterior

Paren con Miranda; démosle una oportunidad | Columna de Édgar Santillana

Siguiente Nota

Se acabó | Columna de Arturo Mena “Nefrox”