#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

Meade, enseñar honradez | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

Cuando conocemos de un grupo, familias, hasta un país entero, donde sus miembros tienen un comportamiento que no corresponde al estándar consciente y reflejan actos desordenados, entonces se prevé que son disfuncionales. La disfuncionalidad social comienza desde la educación en casa, los amigos, la escuela, donde todos jalan la cuerda para distintos lados y al centro de ella se crea un nudo difícil de deshacer y cuando esto sucede comienzan a tener ansiedades, terror, miedo. Algunos quieren deshacerlo pero los demás lo tachan de raro o revoltoso, pasa lo peor y piensan, mejor quedarse como están, al fin todos pertenecen al mismo grupo de dónde comen y conviven, el círculo de la disfuncionalidad nunca termina.

De esta manera opera el PRI, mientras sus intereses no sean tocados, están tan ahorcados que no saben qué hacer, mientras que, por fuera, hay una sociedad que les exige romper con el vicio. Esto mismo hicieron los de la cúpula, siempre y digo siempre, el nudo de la corrupción, de las malas prácticas políticas, del desdén por su militancia, no escucharon a nadie que no fuera de su agrado, entonces a un vivillo se le ocurrió voltear a ver a un salvador, un decente, capaz, sin malicia, pero sobretodo leal al sistema y este es nada menos que José Antonio Meade.

Creo es un buen candidato, una persona que puede resarcir mucho de lo perdido, primeramente es honesto que con ello lleva mucha ventaja, sus bienes adquiridos por su trabajo y familia, nada que no confirme un supuesto contrario, ya que la honestidad quizás sea uno de los valores más básicos, prioritarios, para construir la convivencia humana y establecer una buena relación entre las personas, gobiernos, instituciones, etc.

Miguel Ángel Padilla hace una reflexión sobre la manera de establecer parámetros de honestidad pública: “La marcha de la humanidad, ya sea a gran escala o en pequeñas comunidades, depende del grado de honestidad de quienes la integran, una honestidad que debería impregnar todas las esferas que involucran la actividad humana”

Como muchas de las virtudes, la honestidad se valora más, ausente en esta sociedad apreciándola demasiado tarde, llega resquebrajar al edificio social y sufrimos las consecuencias.

“Solo la honestidad produce ejemplo y es este, el ejemplo, el imprescindible motor de la transmisión de valores y de la confianza en los poderes públicos representados en sus responsables”.

Si la marcha del país se reflejaba y observaba en un deterioro económico, social y de justicia, José Antonio Meade ¿Estaba en los equipos equivocados?, dado que con Felipe Calderón los eventos de violencia y corrupción estaban a la orden del día, como ahora, con mansiones blancas, favoritismos con la obra pública, violencia y desigualdad en el máximo permitido, entonces me pregunto, ¿las cúpulas priistas, requerían de un honesto para bañarse de buenos valores? Porque la militancia debe saber, que con el candidato externo llegarán de igual manera los reclamos cuando arribe el momento de las designaciones para el senado o diputados federales, ¿quiénes creen ustedes que serán los plurinominales? ¡La cúpula por supuesto!

Con la designación de Meade, se abre un panorama distinto, en muchos aspectos que él tendrá que valorar, si continúa de la mano con quienes lo llevaron a donde está o permitirá un crecimiento político, primero durante la campaña y después como presidente de México, a jóvenes, mujeres, militantes verdaderos, y ya como presidente, pueda sentar las bases, él cómo estudioso de la economía, para cambiar el modelo económico y no copiar el estadounidense.

Imaginemos ahora, por la forma que se dio su nominación a la candidatura presidencial replicada en nuestro estado, le preguntaría a la militancia priista, ¿si en aras de ganar la elección apoyarían a un Alejandro Zapata, Octavio Pedroza o verían como se pasearía Guillermo Pizzuto en el auditorio Plutarco Elías Calles en una toma de protesta de Frente civiquistas o panistas?, ¿estarían verdaderamente dispuestos a otorgarle su militancia de años para que externos sean los abanderados del partido para alguna candidatura y tener que apoyarlos solo para complacer al primer priista del estado? Al tiempo.

DESAFINANDO EN FA

Secretaria de Cultura

La semana pasada se llevó a cabo la inauguración de la exposición Energía en Contexto del artista fallecido recientemente José Luis Cuevas en el museo Federico Silva, magnífico escenario para una exposición de esculturas y dibujos de Cuevas, recomendada para todo público.

En el evento inaugural nunca falta el prietito en el arroz y aun cuando nos dicen que nada nos gusta, los anfitriones primero citaron a las 8:30 pm, comenzó a las 9:25 PM, esperando al gobernador, suponemos que se empató con el nombramiento del nuevo secretario de seguridad pública y se le dispensa, pero el flamante Secretario de Cultura nunca llegó y mandó de “última hora” a una directora verdaderamente de vergüenza, no preparó ningún discurso alusivo, ni conocía la trayectoria de José Luis Cuevas, solo se limitó a decir que “estaba de acuerdo con las palabras moldeador” de las esculturas del maestro Cuevas, no se le otorgó el uso de la palabra al representante del museo Cuevas de la Ciudad de México, le dieron 100 peso para el taxi para llevarlo al hotel. Al concluir el acto inaugural, el director del museo Federico Silva, tomó su bufanda se arropó y dijo entre los asistentes alcanzándose a escuchar, “ me retiro porque estoy cansado y me dará gripa” …y así el desdén.

 

  1. PD. Claro que en esta humilde colaboración, les otorgo el derecho de réplica. Tan Tan

Nos vemos pronto.

 

Nota Anterior

José Antonio Meade, ¿candidato priista? | Columna de Marco Martínez

Siguiente Nota

Espacio Cultural Jesús Ramos Frías | Columna de José Antonio Motilla