DestacadasEstado

Marcos Esparza: el infiel del Altiplano

Desleal a su partido, ideales y a su gente

Por Redacción

La trayectoria política de Marcos Esparza Martínez se ha construido desde la infidelidad y la traición. En los últimos 9 años, se han documentado los episodios de deslealtad en que ha incurrido primero como diputado, luego como miembro y dirigente del Partido del Trabajo, también como exalcalde y ahora nuevamente como aspirante a legislador pero por el Partido Acción Nacional, un partido que dista mucho de los ideales de izquierda que abanderó por años Esparza Martínez.

En 2007, Marcos Esparza Martínez alcanzó una curul del Congreso Local por el Partido del Trabajo y desde ahí poco o nada hizo por los potosinos pues no hubo iniciativas ni gestiones que estén registradas en el Periódico Oficial que se le puedan atribuir, si acaso votó como miembro de algunas comisiones o en el pleno iniciativas de otros diputados.

De manera promiscua e inexplicable para el 2009 el diputado Esparza, que prometió velar por los intereses de los potosinos, votó a favor de autorizar la deuda que adquirió el gobernador saliente Marcelo de los Santos Fraga, por mil 500 millones de pesos, crédito que seguimos pagando todos los ciudadanos.

Entre tanto, Marcos Esparza traicionó al dirigente de su partido, José Belmárez y armó junto a su gente un intento de tomar las riendas del partido durante una sesión del Comité Estatal que se llevó a cabo en el Sindicato de los Electricistas en la capital potosina.

Ahí, la trifulca tuvo como resultado varios militantes heridos, a los cuales Marcos Esparza les volteó la espalda y ni él ni Belmárez se hicieron responsables de los lesionados.

Más tarde, apoyado por el Partido del Trabajo al que tenía secuestrado, y aprovechándose de la fuerza que tiene en la región el grupo Antorcha Campesina, Esparza se convertiría en tres ocasiones distintas alcalde de Villa de Ramos, pero al final también les fue infiel.

Ninguna de las promesas de campaña se cumplieron en sus gestiones municipales, y más aún fue señalado por desviar recursos y hasta de hacer “obras de relumbrón” durante sus mandatos. Nada a favor de la gente.

Una infidelidad más fue la que cometió Marcos Esparza al separarse del PT para unirse de forma convenenciera al PAN que lo postuló como candidato a diputado local, olvidando los principios y valores de izquierda con los que inició su carrera política.

La infidelidad está en la sangre de Marcos Esparza. ¿En casa sabrán de la manera desleal con la que se conduce?

También recomendamos: #VillaDeRamos | La misteriosa fortuna de Marcos Esparza

 

Nota Anterior

(FOTOS) Choca y vuelca autobús en Compostela; 32 potosinos heridos

Siguiente Nota

#ElCoro | Tekmol, sus amores, las encuestas y sus mecenas