#4 TiemposDesde mi clóset

Mañas y amañados | Columna de Paúl Ibarra

Desde mi clóset

El frenético estrés por el que pasan estos días nuestras amigos y amigas políticas es épico. Todas las personas andan en busca del tan ansiado hueso. Se hacen alianzas, se rompen, se junta el agua con el aceite, todo es posible en periodos electoreros.

Esta semana, se anunció la alianza Morena – PES. Lo que implica que el Peje de verdad está desesperado por ganar votos, ya no quiere usar la vieja confiable del fraude electoral. Esta noticia reafirma la intención de pasar por alto los Derechos de las llamadas minorías. Ni el aborto, ni el matrimonio LGBT, ni los temas “sensibles” para la derecha estarán en la agenda. El hecho de que se formalizara la candidatura el día 12 de diciembre tampoco es tema menor, a este personaje le interesa quedar bien con el clero, más que eso, con los y las fieles guadalupanas.

Por otro lado, el Frente encabezado por el PAN – PRD es una mentada. Si los militantes de estos partidos no han leído los estatutos de cada unos de los organismos políticos y no se dan cuenta que son tan contrarios como el sol y la Luna, algo no anda bien. Imaginen, si Anaya no puede controlar a su equipo de trabajo y adscritos, piensen que hará con un país. Por otro lado, en caso de que Mancera fuera el elegido, ¿que hará con su alianza con el PRI? ¿O ya le valió?

Mi preocupación radica en el hecho de que es posible que pasemos seis años más sin avance en derechos humanos. No hay voluntad política. Lo más grave, existe un alto índice de ignorancia en materia de perspectiva de género, avance en protección jurisdiccional y no jurisdiccional de derechos humanos. No he visto ningún perfil con experiencia en este sentido, el propio Meade tiene mayor oficio, ya que conoce las instituciones y los mecanismos de protección.

Aún no tengo claro a quién le daré mi voto, o si me abstendré. Marichuy tampoco me convence. Por ahí la banda “izquierdosa” le está impulsando con ímpetu. No creo que llegue a la boleta final, lo veo complicado. He trabajado la misoginia y el clasismo bastante, por si mis haters tratan de acusarme de ello.

En la capital de San Wicho la cosa está que arde. El gobierno amarillo ha sido más bien derechoso, populachón y todo, pero ignorante. No hay un compromiso real en materia de derechos humanos, dar cobijas, despensas y poner tortillerías no favorece en nada a la protección, defensa, garantía y respeto de los derechos consagrados en la Carta Magna. Les hace falta un curso intensivo, de buenas intenciones está lleno el reino de los cielos, y eso no es pretexto para hacer cumplir la Ley General de la República. Lo siento pero yo no quiero que sigan gobernando mi ciudad. Mucho menos que me representen en la Federación.

Al gobierno estatal potosino también le hace falta una “chaineadita” si quiere continuar con la primera minoría en el Congreso. Un “refresh” o mínimo que lean la ley electoral, sus reformas y sepan qué “show”.

Por último, los y las independientes nomas no terminan de despuntar en San Luis de las Tunas Cardonas. Los Ganemos más bien andan perdiendo. En fin, hace falta mucho trabajo político en mi querido estado.

A inicios del siguiente año presentaremos, como organización civil, una estrategia de observación y monitoreo del proceso electoral. Nos interesa que se tomen en cuenta las necesidades de los grupos en situación de vulnerabilidad. No solaparemos una administración más. Ya nos vieron la cara mucho tiempo.

@paulibarra06

También recomendamos: Tanta inventada, ta, ta… | Columna de Paúl Ibarra Collazo

Nota Anterior

El presupuesto de estas dependencias fue aprobado… aunque era ilegible

Siguiente Nota

Las cartas que nunca llegaron a Santa | Columna de Óscar Esquivel