Los vientos que no cesan. Columna de Óscar Esquivel

11:13 18-noviembre-2016
Los vientos que no cesan. Columna de Óscar Esquivel

DESAFINANDO.

0013618446

Trump… Justicia… Viviana

Las formas de encontramos con los demás para armonizar nuestras vidas en comunidad, son las acciones que se toman en los temas que preocupan a la  familia, la sociedad o todo el mundo.

Es difícil para quienes tenemos un espacio de comunicación,encontrar el tema adecuado en momentos cuando la información fluye rápidamente, discontinua y volátil.

Atender y entender todos los problemas que nos aquejan sería imposible… no hay sabio que lo pudiera dilucidar, pero creo en las personas que establecen un vínculo con su entorno para ayudar a ser felices a otros en momentos grises.

Tercia de historias.

Los Gringos…

Trump, por un lado, donde parece ser que nuestro “equipazo” presidencial ha puesto en marcha la protección de migrantes, nunca es tarde pero… ¿por qué  no lo pensaron antes? Incluso con Barack Obama, quien ha deportado 345 mil personas en su administración y ni se inmutaron, ¿cómo reaccionar si echaron a andar la máquina de hacer pobres? Tengo que recordarlo hasta que me canse, casi llega a 2.5 millones de nuevos pobres en los últimos cuatro años.

Hemos alcanzado el borde de la recesión, la actividad industrial prácticamente detenida, la incertidumbre financiera se va a acentuar, la inversión de empresas extranjeras entrará en duda, hasta no ver con claridad los planteamientos de Trump ya como presidente.

Las amenazas del “Copetón Mayor” enfrían, al no permitir el flujo de remesas de los emigrantes al país, aniquilaría a las familias que reciben 30 mil millones de dólares al año.

Somos mega-ultra dependientes de los Estados Unidos, casi el 82% de las exportaciones de la industria mexicana van hacia el vecino del norte, no basta el flujo comercial diario de 1 millón de dólares por minuto… propaganda oficial, para hacer colapsar la economía, bastará una orden ejecutiva de Trump para renegociar el Tratado de Libre Comercio o eliminarlo, entonces sí… el apocalipsis económico.

Nos encontramos ante un desafío de magnitudes inimaginables de la era moderna de México, un escenario que hay que afrontar con pasos de plomo y mente fría, el gobierno debe y tiene que convencer a la sociedad…toda, que está dispuesto a hacer lo necesario para controlar los daños que ellos mismos han provocado.

Sabemos por qué y quienes son los responsables, si se habla con verdad y absoluto respeto a la diversidad de voces, siento que la sociedad pueda contribuir a sanar las heridas.

Las voces…

La palabra que no se escucha desde hace tiempo, son las víctimas y familiares, los gritos de justicia son un eco apagado, la justicia es una palabra hueca, sin fondo y de olor nauseabundo.

Un muerto… ¿qué es un muerto?… Estadística pura, percepción equivocada o autista, almacén de evidencias y pruebas que solo ocupan un lugar en edificio de la Procuraduría, donde jamás se hará una investigación sobre los miles de casos guardados en expedientes polvorientos.

Equipos que no aparecen o están descompuestos… ¡eso dicen!: patrullas chatarras, los policías sin armamento, ministeriales de investigación parecen “polis” del siglo pasado, sin equipamiento científico para realizar su labor, pero eso sí, veamos los gastos como ejemplo de viáticos de los jefes y se sorprenderán.

La maquinaria  de justicia simplemente esta desgastada y no hay mecánico que la pueda reparar, la bolita se la pasan entre el Ayuntamiento y el gobierno del estado, su responsabilidad la buscan en el pasado, pero no se toman acciones contundente para frenar la ola de delitos que nos tienen paralizados.

No basta, en mi humilde opinión, la alerta de género, se requiere entender que las víctimas no son los delincuentes, las mujeres y niños son los más vulnerables, la intervención inmediata para prevenir los delitos de mayor impacto como el feminicidio o la trata de personas debe atenderse con prontitud, prioridad y profesionalismo.

La alerta de género no les quita poder señores gobernantes, los dignifica y dignifica su investidura… la sociedad lo pide y eso debe ser.

Viviana…

La partida adelantada, la vida robada, es el reflejo de una descomposición social de la maldad encubierta y permitida, víctima inocente de la injusticia y la dejadez.

Eres, Viviana, el símbolo de muchos que buscamos la verdad de nuestras vidas comunes en sociedad, aquellos donde la partida de una inocente nos mueve exigir acciones sin ambigüedades de las autoridades sordas e intransigentes.

Somos muchos los que nos desafinamos… diría casi todos los que vivimos en esta sociedad potosina que no tarda en despertar.

Mis condolencias y solidaridad a la familia de Viviana, que encuentren la paz en sus corazones.

[email protected]

Otras columnas de Óscar Esquivel.

 
 
Comentarios