#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

Los sobrevivientes en la pesadilla | Columna de Óscar Esquivel

Sueños oscuros…nunca tarde

Después de la tormenta viene la calma. Un dicho muy antiguo que algo tiene de cierto, mientras los daños y víctimas sean los menos. Los escombros de losas y paredes, aún se sienten en quienes sobrevivieron, los que quedaron de pie para ver su patrimonio destruido en un minuto, lo que duró el sismo, la agitación de la tierra que se ha ensañado con el pueblo y sus ciudades de México.

El movimiento telúrico trajo consigo de igual forma, un movimiento social importante para el despertar de un sueño hecho pesadilla, como si esta fuera una “zanja profunda, la entrada al mismo infierno”, la pesada cuesta de sobrevivir.

El Economista hace una encuesta en días pasados ¿Cuáles son las evidencias negativas que destapó el sismo? El 68% contestó, sin dudar, “el oportunismo político”, mala cultura preventiva con el 16 %, desinformación de atención a damnificados 10%, la rapiña y asaltos 7%.

Esto altera en mucho el panorama político electoral para 2018, si ya con la deteriorada imagen que tienen los partidos políticos y sus cúpulas intransigentes, con esto se pondrá a prueba qué tan inteligentes somos para sortear este oportunismo político electorero por donde se vea, no hay quien se salve de ser señalados como eso, unos oportunistas. Si agregamos la desconfianza que prevalece, ante el actuar de las autoridades, federales, estatales y municipales, que se pelean por la “gloria” de haber quien recibe más apoyos de la ciudadanía para los damnificados, quien plasma en una calcomanía una frase en las cajas de despensas su logotipos y eslogan… la imagen primero los damnificados que esperen.

Se habla de millones de dólares donados por particulares, gobiernos extranjeros, asociaciones civiles y es el momento que no se tiene una claridad de: ¿Cómo se recibieron? ¿Quién los administra o administrarán? ¿En qué cuenta se depositó el dinero? ¿Si la Secretaría de Hacienda, emitió un recibo fiscal por cada donación? En fin muchas preguntas que no se contestan o son evadidas.

Para los damnificados de Oaxaca o Chiapas, están sufriendo aún más por la descoordinación para hacerles llegar la ayuda, en el Istmo de Tehuantepec, Juchitán, solicitan por ejemplo tiendas de campaña o lonas que los resguarde de la lluvia, gobiernos como los de China o Canadá, han donado cientos de ellas y es hora que no se les entregan a los afectados, además, en dudosa recepción de donación de Canadá envía a México 1500 casas de campaña y el SAT reporta 750, 13 horas después se arrepiente y ratifica que llegaron en dos tandas, pero ¡¿trece horas después?!

Reconozco que no es fácil la logística para hacer llegar la ayuda, pero de una cosa estoy seguro, si se tuviera un poco de confianza en las autoridades otro gallo nos cantaría.

Auditoría Superior del Estado

-Llegó la lista, la tenemos por fin- le dice un diputado a otros, -haber deja, déjame ver- interrumpe otro diputado y así uno a uno van leyendo la lista de los candidatos quienes tan amablemente se apuntaron para salvaguardar los intereses supremos del pueblo.

Entre los veintisiete diputados todos se alegraron, campanas al vuelo porque en la “lista”, había de todo y para todos, recomendados, auto recomendados, exfuncionarios, buenos y malos, de reputación intachable… a los ojos de sus electores, los diputados potosinos. ¿Desconocen o se hacen?, a varios de la lista se les conoce como personas de bien, a otros de plano como trinqueteros, ladrones, impropios servidores públicos y demás calificativos.

La perfección no existe, pero si se comienza con oscuridades en la negociación, ocultándose en el cuarto de al lado para elegir al auditor, estaremos peor que antes. Se debe considerar varios aspectos que pondría sobre la mesa: el nuevo Auditor no debe tener ningún vínculo político con los señores diputados, presidentes municipales o hasta el mismísimo gobernador y camarilla, tarea titánica pero no imposible para investigarlos uno por uno.

En materia técnica no hay espacio para politiquerías es simple contabilidad, si los números no cuadran es por inconsistencias contables.

El proceso debe ser el cumplimiento de metas, para ello se requiere la sistematización de procesos, la evaluación, el procesamiento de los datos (documentos válidos), evaluación de datos, y por último el resultado para informar al ciudadano y a los representantes de pueblo mejor conocidos como honorables diputados.

A mi parecer, no se requiere ser un político, se demanda un hombre técnico, honesto y que sepa trabajar bajo presión… una presa difícil de cazar, obviamente tendrá varios depredadores.

A trabajar diputados, no se equivoquen en el nombramiento, de ello depende que el dinero de los potosinos se ejerza con transparencia y se emplee en las verdaderas necesidades, que son muchas.

La vida política del estado está viéndose convulsionada, o más bien ansiosa, las tomas de decisiones llegan tarde, ¿por qué razón? No lo sé, pero la inseguridad crece, no hay cambio en estrategias, el nombramiento del Fiscal General no llega, poca obra pública, y siempre en los diversos informes de presidentes municipales y gobernador, llanero sus discursos con palabras y datos a medias.

¡Muestren el contrato de Ford!… ups.

Hasta siempre, nos saludamos sin Desafinar.

Nota Anterior

Detienen en Nuevo León a presunto violador

Siguiente Nota

Imágenes de puente dañado no son de SLP: Protección Civil