Los PlatillosNoticias en FA

Los Platillos presenta: Las delicias de Alicia, un sitio para desayunar en lunes

Por: Luis Moreno Flores

Calificación: 3 estrellas y media

Precio: $$ y medio

Dirección: Mariano Arista #1150

Horario: Lunes a domingo de 9:00 a 18:00 horas

Desde muchos metros antes de interceptarnos, distinguí la figura de Carlos Sergio por sus gafas de sol y barba. Ambos caminamos sin mirarnos ni dirigirnos la palabra, ¿qué se debe hacer en el trayecto para encontrar a un amigo a quien ya avisoraste? ¿Hablar a gritos? ¿Sonreirse? ¿Correr? El silencio siempre es opción.

-Está cerrado. -Informó Carlos Sergio. Teníamos plan para reunirnos en un sitio que me resultaba demasiado rosapastel en su decoración para asistir con un amigo de parranda. Subimos a su auto, condujo hasta la segunda opción: Cerrado. Carajo, desayunar un lunes en San Luis Potosí parece un acto de adivinación y testarudez.

Mi amigo y yo decidimos darle oportunidad a un negocio que vimos calles atrás, en cuyo local, justo enfrente del Jardín de Tequis, antes se han instalado otro negocio de comida y por lo menos dos heladerías: Las delicias de Alicia.

El mobiliario e imagen de este restaurante tienen poco de espectaculares, más bien son grises, no obstante, de inmediato me olvidé de esto pues la atención es espectacular: apenas nos habíamos sentado cuando un mesero ya nos ofrecía café, fruta y colocaba un cesto de pan dulce al centro, que por cierto es de Diepan.

Carlos Sergio se negó a la fruta, pero yo la acepté y me sirvieron un plato agradable de sandía fresca; del café hay poco que decir, solo un americano con refil, si se busca mayor complejidad en ese tipo de bebidas no es el lugar.

Sobre la comida, Las delicias de Alicia tiene la gama habitual de desayunos (casi todos giran en torno al huevo), más las clásicas gorditas, burritos y quesadillas. Conviene comprar uno de los paquetes de desayuno que incluyen el plato fuerte, fruta, café y jugo. Ambos nos decidimos por los chilaquiles con chorizo, en mi caso agregué un burrito de chilorio.

De nuevo me sorprendió el servicio, ya que pese a no ser la única mesa por atender, la velocidad de los meseros es para destacarse. No habían pasado más de 10 minutos cuando los platillos estaban en nuestro poder, ese vértigo de inmediato me preocupó, pues anticipé que la comida pudo venir de uno de esos enormes cazos, casi industriales, de chilaquiles, que se preparan temprano y para las once de la mañana han entregado toda su consistencia, pero no fue el caso, estaban crujientes, además optan por utilizar crema y queso fresco, y no gratinarlos como muchos acostumbran, algo que agradezco.

Dos quejas: mi plato era diferente al de Carlos Sergio, en el suyo la porción de chilaquiles era un poco más grande y el recaudo de salsa mayor. La homogeneidad en la presentación es importante, más cuando clientes diferentes piden lo mismo. Además los frijoles bien pudieron tener más queso.

De sabor, excelente, unos de los mejores de la zona: La acidez de la salsa (aunque no le pusieron suficiente) se percibe armónica. El chorizo es notorio aunque no al punto de ser fastidioso, está frito a un punto medio ideal para ser parte de y no un solista, a diferencia de la chistorra en mi burrito, que pudo quedarse en la sartén un momento más, pero honestamente con los embutidos soy fanático de prácticamente achicharrarlos (seguro varios lo interpretarán como un error).

Preparar jugo es azaroso, nada garantiza el sabor de las naranjas, pero este sitio salió bien librado, aunque al igual que con el café la oferta es poca. Para cerrar opté por un polvorón de chocolate con chispas. Imposible fallar.

La visita resultó exitosa. Las delicias de Alicia es un sitio que sin duda recomendaría: la vista a Tequis es agradable y ofrece una opción de caminata para bajar la comida, destaco por tercera vez la amabilidad y velocidad de sus trabajadores. Por lo negativo son detalles de sitio nuevo que deberán resolver cuanto antes y que tienen que ver con la imagen. La cantidad de comida considero tiene un margen para aumentar, pero tampoco es insuficiente. Los precios son accesibles, pues toda la comida para dos personas incluida la propina, bebidas y pan, fue de menos de 230 pesos. Debe tenerse en cuenta que aunque la zona es de parquímetros, es complicado encontrar espacio de estacionamiento.

Mientras hablábamos en la sobremesa, Carlos Sergio y yo nos decidimos a ir en busca de un reto mayor: conseguir, en esta ciudad, una cerveza un lunes al mediodía.

@LuisMorenoF_

También recomendamos: Los Platillos presenta: Casa Revuelta y sus meseros revueltos

TODAS LAS OPINIONES AQUÍ EXPRESADAS SON REALES. NI LA ORQUESTA NI LOS PLATILLOS TIENE CONVENIO COMERCIAL CON ALGUNO DE LOS LOCALES VISITADOS. ACUDIMOS POR SORPRESA Y PAGAMOS NUESTRA CUENTA COMO CUALQUIER OTRO CLIENTE.

Nota Anterior

Congreso del Estado, Circo Romano | Columna de Óscar Esquivel

Siguiente Nota

#LaMismaGata | Videoescándalo derrumbó al Congreso y la ASE