#4 TiemposSan Luis en su historia

Los Padres Paulinos en San Luis Potosí | Columna de Ricardo García López

San Luis en su historia

 

Padres Paulinos

        1892

El nombre de esta comunidad religiosa está tomado de San Vicente de Paul y no de San Pablo como pudiera pensarse. La comunidad de los Padres Paulinos que toman el nombre por San Pablo Apóstol fueron creados en pleno siglo XX y no han establecido casa en esta ciudad. En este apartado nos estamos refiriendo a los hijos de San Vicente y no a los de San Pablo.

El año de 1892 los padres paulinos, dedicados, especialmente, a la formación de los jóvenes que pretenden ser sacerdotes, se hicieron cargo de la administración y vida académica del Seminario Mayor a petición del Señor obispo don Ignacio Montes de Oca. En el mes de noviembre del citado año, inauguró el año escolar el padre Cipriano Rojas que había estado encargado de la Congregación de la Misión. Posteriormente llegaron los religiosos Leoncio y Contreras; en octubre los padres Vila, Illera, Abadía y Berenguer, éstos, a su llegada, se hicieron cargo del Seminario Mayor integrado por los estudiantes de Filosofía y Teología, que era precisamente lo que pretendía el obispo para que los jesuitas atendieran el Seminario Menor, ya que en este se educaban tanto los jóvenes que pretendían ser sacerdotes como los que solamente deseaban una formación científica.

En 1894, cuando los jesuitas abandonaron la ciudad, los paulinos se hicieron cargo también del Seminario Menor; por esta razón llegaron de refuerzo los padres Andrés, de la misma orden y otros siete de ellos.

Al llegar estos religiosos a San Luis, en febrero de 1892 el obispo les ofreció asignarles una iglesia y en septiembre tomaron posesión del templo de San José y el 23 de marzo de 1898 se trasladaron a la capilla del Rosario, año en que asume la rectoría el padre Vigo, este sacerdote pide refuerzos a su comunidad y al año siguiente 1899 llegan los frailes Cirilo y Manzanal y más tarde el padre Andrés, otro de apellido Pérez, Día y del Moral, Suau, Ramos, Corral, Arnais, de Las Heras y algunos padres del clero secular que los auxiliaban en la labor educativa como fueron los padres Montenarelli, Eduardo Ruiz y Barandica y los clérigos no sacerdotes que ya habían recibido órdenes menores como fueron: Pereiro Muras, Campa, Gutiérrez, González, Narváez, Galarza; hubo también profesionistas seglares como: Flavio F. Carlos, Ambrosio Ramírez, Vicente Rocha y Cayetano Cardona. El año 1901 los gastos del plantel eran excesivos y el obispo apenas podía solventarlos, por esta razón los paulinos, después de nueve años de estancia, tuvieron que abandonar la ciudad en diciembre de ese mismo año.

También lea: Retorno de los Padres Jesuitas a San Luis Potosí | Columna de Ricardo García López

Nota Anterior

Organic Law of the Prosecutor's Office of SLP has already been approved

Siguiente Nota

¿Y el “Galáctico”, Apá? | Columna de Emmanuel Gallegos D.