#4 TiemposColumna de Óscar Esquivel

Los motivos de Rosa, 575 pesos para morir. Historia real | Columna de Óscar Esquivel

Desafinando

 

El hombre se alarma muy fácilmente de aquello que pasa en la vida, escudriñamos para saber lo que ocurre en falsas creencias, casi siempre se envía un mensajero para conocer lo que ocurre y no nos permitimos reconocerlo por sí mismos, en algún problema que se presente, si el mensajero es débil, poco coherente, seguro estará espantado con lo que observó y llegará a nosotros con cara de horror y miedo que transmitirá de su boca. Ocurre con las noticias falsas o medias verdades que hacen creer tener toda la verdad.

Hablar por cuenta propia, empaparse de conocimiento, tener opiniones de expertos de manera directa, eso hará que estemos en una línea de discusión, informada y bien aleccionada, no escojamos al hombre equivocado para traernos temas, noticias, que después no podamos digerir y discutirlos si fundamento alguno.

Con la información tan dinámica en redes, actualmente olvidamos el valor de la seriedad, estaremos encadenados a los prejuicios impuestos, sean político o religiosos, de esta forma la humanidad poco crece y si lo hace, son pocos los privilegiados, solo aquellos que tengan la información adecuada, formada en el estudio, en la observación y la lectura, podrán estar en posición de sobrevivir ante la ola de la ignorancia.

 

ROSA

El calor calaba hasta en los pies atravesaba la suela de los zapatos, en un día caluroso de verano. Rosa, joven madre de un niña de apenas cuatro años, tenía prisa de llegar a su casa para preparar la comida, su esposo Juan trabajaba como supervisor en una tienda de departamental, de esas de lujo, donde el crédito abunda y nunca terminas de pagar, empleado de 12 horas, poco tiempo le quedaba para estar con su familia. Ese día al llegar a casa, Rosa abrió la puerta y dio el primer paso hacia el pasillo, inmediatamente se sintió acalorada, con sofoco y cayó al suelo desmayada. Habían pasado unos minutos cuando despertó. Poco a poco se incorporó sosteniéndose de donde pudo. Se dejó caer en el sofá y así paso tiempo para sentir que al ánimo le regresaba.

Se puso a cocinar. Por la tarde recibió a Sandra, su hija a quien una avecina recogía de la escuela, cuando la vecina la vio pálida y quejándose del dolor en la espalda, ella se ofreció para darle de comer a la niña y Rosa se fue a recostar.

Al día siguiente, al tratar de levantarse y comenzar el día, Rosa sintió un dolor tan fuerte que la hizo gritar- el vecindario entero la escucho-, Juan sin titubear la trasladó al hospital, el primer diagnóstico: una hernia discal en la columna vertebral. Comenzaron las terapias de rehabilitación, y sí, le ayudaban a tener menos dolor. Pasaron los días y al mes Rosa volvió a tener el dolor insoportable, esta vez con vómitos. Los médicos hicieron un estudio más exhaustivo para valorar si era candidata a operarla de la hernia, pero al realizar la tomografía pertinente se dieron cuenta de un desgaste atípico de los huesos: parecían porosos, pero se observó una protuberancia, misma que le ocasionaba a Rosa dificultad para caminar y entumecimiento de las piernas.

La preocupación de Rosa la llevó a tener episodios de ansiedad y depresión, el tiempo transcurría con altas y bajas en su precaria salud. Pasando los meses, una ocasión en el quinto cumpleaños de Sandra, quiso felicitar a su hija y cargándola sintió un duro golpe entre las costillas, por la espalda. Se habían fracturado dos costillas y una vértebra y fue llevada a urgencias nuevamente. En esta remisión un médico oncólogo la atendió. A realizar el protocolo clínico se estableció que Rosa tenía cáncer en la columna vertebral, después de un año de sufrimiento, por fin le habían diagnosticado su enfermedad.

Para Rosa fue como una estaca clavada en el corazón, su enfermedad había avanzado tanto que la vida de ella se estaba apagando.

De esperarse fue la respuesta médica de no darle un periodo de sobrevivencia, sin embargo y a pesar de lo avanzado y las metástasis provocadas por el cáncer, Rosa veía transcurrir el tiempo ente clínicas, estudios, dolores. Ver a su hija crecer en ese mar turbulento para ella y la familia fue tortura, el séptimo año onomástico de Sandrita llegó.

Rosa ya no era la misma, con solo 43 kilos parecía un esqueleto caminante, desfigurada y sin energía. El día del cumpleaños de Sandra, le comunicó y solicitó a Juan investigara para posteriormente, realizar los trámites correspondiente para que le fueran aplicada la eutanasia en algún país fuera de México, donde le ayudaran a morir dignamente.

Juan se dio a la tarea de hacer cumplir con la voluntad en vida de su esposa para ayudarla a bien morir: Ella sufría al pensar en el destino de su pequeña pero había decidido volar.

Juan, juntó diagnósticos y estudios médicos de tres largos y angustiosos años de enfermedad, envió solicitud a los únicos 5 países en el mundo que aplica la eutanasia legal plasmada en sus leyes progresistas y de esta manera, viajarían al país quien le diera respuesta para aceptar a Rosa y ayudarla en su decisión. Fue Holanda, quien la aceptó y un verano igual cuando se presentaron los primeros síntomas, caluroso, pero con viento fresco, Rosa partió a un mejor lugar, dejando a su pequeña Sandra y a Juan, quien con valentía afrontó y respeto la voluntad de Rosa.

Solo Holanda, Luxemburgo, Canadá, Bélgica, Colombia y algunos estados de la Unión Americana, Oregón, Washington, Montana, Vermont y California, permiten y han legalizado la eutanasia, Suiza aplica el suicidio asistido.

La eutanasia ha pasado a formar parte de la vida cotidiana en lo jurídico sobre la legalidad, salud y ética, referente a este tema que han sido superados por la sociedad.  En 2017 en Bélgica han muerto 15.000 personas acogiéndose a esta fórmula, cinco personas al día, fallecen bajo la “muerte asistida”.

Para el paciente, la familia y hasta el estado es más costoso, si lo viéramos de esta manera, efectuar gastos paliativos medicinales y asistencia médica, que asumir el costo de la aplicación de químicos para terminar con la vida de quienes sufren, cruel pero verdadero.

El costo aproximado es de 25 euros algo así como 575 pesos mexicanos y otro tanto igual para el médico que le atenderá.

El 3,9% de las defunciones en Holanda, fueron bajo la aplicación de la técnica”para bien morir” 5600 ciudadanos y solicitantes extranjeros. “En este país, la novedad en el campo del derecho a la muerte digna tiene que ver con el marco jurídico: la ley del 2002 daba amparo, únicamente, a enfermos terminales o pacientes de dolencias dolorosas e incurables, pero actualmente el gobierno liberal holandés se plantea hacer extensivo el permiso a personas de edad avanzada que expresen de manera voluntaria, reflexiva y persistente su deseo de morir, sin necesidad de que padezcan ninguna patología grave”.

Nuestro país, ¿estará preparado? Entendernos como personas pensantes, racionales, nos hará tomar la mejor decisión conjunta, atendiendo el derecho a la vida, pero también al irrenunciable derecho de decidir por nuestra vida, en el momento que la ciencia y el destino no pueda hacer nada por nosotros.

Gracias Juan por contarnos la historia de un largo sufrimiento, pero también de un acto de dignidad.

Nos saludamos pronto.

Caminante369@yahoo.com

También lea: Eutanasia, derecho ganado | Columna de Óscar Esquivel

 

Nota Anterior

El equipo que rompió la liga | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Siguiente Nota

Diputados sin partido, la clave del sí a la revocación de mandato