#4 TiemposColumna de NefroxDeportes

Los más odiados del futbol potosino | Columna de Arturo Mena “Nefrox”

Testeando


Los personajes infames siempre tienen lugar en las historias.

Los buenos se ven contrarrestados por esas figuras de villanos que todos necesitamos para darle sentido al día día.

El futbol de nuestra ciudad no está exento de esto, y en una muestra de la infamia, estos son los más odiados en la historia del futbol potosino.

Andrés Chitiva

El colombiano solo hacía su trabajo. Jugador emblemático del Pachuca en su edad dorada, Chitiva jugó para ese equipo multicampeón y fue parte importante del campeonato del Clausura 2006. En esa ocasión, el habilidoso mediocampista se tiró en el área, supuestamente trompicado por Ángel Reyna. De esta jugada se generó el dudoso penal que le quitó el campeonato al Club San Luis.

Armando Archundia

Tal vez Chitiva solo lo intentó, pero el error de marcar un penal dudoso fue de Archundia: el histórico árbitro mexicano fue quien decidió marcar el penal en aquella cerrada final de 2006. Muchos potosinos aún seguimos sin perdonarlo, por lo que seguimos pensando que fue una puñalada por la espalda.

Ricardo Pérez Amaral

Amado por muchos exjugadores y repudiado por muchos sectores de la afición. El pecado de Pérez Amaral es estar dentro de directivas polémicas, el declarar cosas y después demostrar otras frente a la afición. Tal vez su trabajo nunca fue malintencionado sin embargo, para la tribuna nunca fue bien visto.

Ignacio Ambriz

Un técnico que vino a cambiar toda la cara del equipo local. Llegó con escuela en España y se fue repudiado por la afición. Ambriz nunca pudo consolidar un equipo que tenía la vara muy alta después del trabajo de Raúl Arias. Durante cuatro torneos, llevó al equipo a ser último general y a disputar solo una liguilla.

Sergio Bueno

Aparte de ser un técnico incipiente del San Luis FC, su verdadero pecado fue formar parte de la directiva de los Chargoy. Se dice que estaba detrás de Gerardo Silva y René Isidoro García, mientras estos dirigieron, y que fue parte de los que orquestaron en el campo la mudanza de la franquicia a Chiapas en 2013.

Televisa

El dueño incómodo del San Luis durante 10 años. En este tiempo el equipo nunca pudo superar que le dijeran hermano del América. Televisa marcó un antes y un después en el futbol de la ciudad; sin embargo, nunca pudieron concretar un equipo con proyectos futbolísticos, independientes al resto de equipos de su empresa, y eso caló profundo en los seguidores.

Atlético de Madrid

Aquí podemos enlistar a un número importante de personas tanto españolas como mexicanas. La inversión de España en el equipo ha sido vista con muy malos ojos desde el principio y se ha vuelto un tema por la imposición de los colores colchoneros al equipo local. Una disputa viva que seguramente terminará cuando cualquiera de las dos partes dé su brazo a torcer.
Jacobo Payán

Uno de los empresarios potosinos que más ha querido invertir en el futbol, su sueño de tener un equipo competitivo en el máximo circuito se resume a una sola palabra: “trabuco”. El empresario dueño del estadio Alfonso Lastras ha intentado siempre estar muy cerca del futbol profesional, el gran problema siempre ha sido su falta de ideas reales y en muchas ocasiones hablar de más a la afición.

Sigo esperando ese partido de inauguración del Lastras contra el Real Madrid.

Querétaro

El odiado por la afición. No hay un equipo al que los aficionados de San Luis quieran ganarle más que a los Gallos Blancos.
El extrañamente llamado clásico de la 57, muchas veces terminó con broncas en la cancha o en la tribuna. La rivalidad siempre es buena, lamentablemente ambas aficiones han carecido durante su historia de identidad y de parejos niveles de competencia.

Chargoy

Sin duda el apellido más odiado del futbol potosino. La familia López Chargoy mudó al San Luis FC a Chiapas, luego de una fabulosa historia de más de 10 años que terminó con el peor capítulo de una telenovela barata.

El empresario decidió llevarse la franquicia después de pelear con el gobierno del estado por un apoyo que nunca llegó. Sumado a la noche más triste del Alfonso Lastras, “la invasión tigre”, orquestada en parte por este mismo grupo empresarial.

Imperdonable lo de estos pillos, por mucho los más detestables en el futbol de San Luis Potosí.

 

También recomendamos: ¿Dónde estás Atlante? | Columna de Arturo Mena Nefrox

Nota Anterior

#Actualización | (FOTOS) En cachitos y embolsado, lo tiraron en la carretera a Guadalajara

Siguiente Nota

Accidente en Salvador Nava provoca tránsito lento