#4 TiemposDesde mi clóset

Los kamikazes electorales | Columna de Paúl Ibarra Collazo

Desde mi clóset

 

El proceso electoral 2018 está como para que Ryan Murphy haga otra temporada de American Horror Story, esta vez con la sátira y el horror de la elección mexicana. Y es que este cierre de campañas estuvo plagado de desfiguros, que una ya no sabe ni a cuál irle. Por un lado, Chiken Little ya se siente Miguel Ríos; por el otro, El Peje, cual San Bartolomé wannabe de las Casas, es despedido de sus eventos con tal idolatría, que Maluma se quedaría pasmado.

Sin embargo, esta ocasión centraré mi análisis en el Partido Revolucionario Institucional, y la forma en la que algunos de sus candidatos, cual kamikazes, van en picada buscando a ver si la bomba que lanzan llega a votantes incautos. ¿Ubican a Mikel Arriola? Pues este personaje, cuando estuvo al frente de COFEPRIS, rechazó la solicitud de más de un centenar de personas para el uso recreativo de la marihuana, lo que dio pie a la lucha jurisdiccional que culminó en el pronunciamiento de la corte a favor de las personas que se ampararon contra este acto de autoridad.

Este hombre, Mikel Arriola, está contendiendo para gobernar la Ciudad de México. Para quien aún no lo sepa, el fin de semana, de manera enérgica aseguró que defenderá la familia tradicional, que está en contra de que las mujeres interrumpan el embarazo, y el uso lúdico del cannabis. El señor, está apostando a una fórmula que les funcionó en el Estado de México a los priistas, abanderar a quienes buscan mantener el status quo, los roles tradicionales. Su dicho le puso en el ojo público, la verdad es que nadie le conocía a ciencia cierta, algunas personas creyeron que era doña Margara Francisca y la indignación fue mayor, ya que ella es jotera y libertina, como todas nosotras.

La exclamación de Arriola podría pasar a ser un mal chistorete ya que pensamos que el PRI no tiene ninguna posibilidad en la CDMX, sin embargo, cual kamizazes, los priistas andan como perritos en brama, tirándole a todo lo que se mueva. Intentan que el electorado indeciso, ese que, si fue por su ceniza, o peor aún, aquel que va dos o tres veces a que su ministro le diga qué hacer. La cosa no es menor, de acuerdo al INEGI, en México existen 10,076,056 personas de religión diferente a la católica, de las cuales más del 80% son evangélicas y protestantes. Unos 8 millones de personas para ser más precisas. En 2012, Peña Nieto obtuvo 19,226,784 votos y AMLO 15,896,999, entonces, la cifra no es menor. Por eso el Peje también buscó el voto evangélico al sumar al Frente al Partido Encuentro Social, a los aleluyas como se les dice coloquialmente.

Arriola en su afán de recolectar votantes arengó un discurso arrebatado, con miras a buscar el voto conservador, ¿lo logrará? Si observamos a nuestro alrededor, Costa Rica se fue a segunda ronda en un empate técnico entre el oficialista y el cantante evangélico candidato de oposición. Incluso en Estados Unidos, Trump, con su discurso, cuasi fascista, logró ganar una elección que politólogos veían perdida.

Por el momento, Mikel ha mostrado sus cartas, cosa que no ha hecho Meade. Por lo anterior, surgen algunas incógnitas: ¿Cuál es la postura de Meade? ¿Acaso lanzó al ruedo al Arriola como diciendo, te lo digo a ti Petra para que escuche Juana? ¿Cuál es la postura del Frente Juntos Haremos Historia y la de Por México al Frente?

@paulibarra06 

También recomendamos: 101 años de una Constitución olvidada | Columna de Paúl Ibarra Collazo

Nota Anterior

Pide Draxlmaier no difundir fotos de víctimas tras choque vs tren en SLP

Siguiente Nota

Suplente de Héctor Meraz Rivera ya tomó protesta