#4 TiemposDeportesGame, set and match

Los Cuatro Fantásticos ya no serán Los Cuatro Fantásticos | Columna de Jesús Alejandro Tello

Game, Set and Match

 

La joven temporada 2019 del circuito mundial de tenis nos trajo ya la primera gran sorpresa: Andy Murray se retirará este año. Su deseo es hacerlo luego de jugar el tercer torneo de Grand Slam del año, Wimbledon, en La Catedral del Tenis, en su casa: Reino Unido. Sin embargo, el escocés no tiene certeza de poder llegar tan lejos en la temporada —este año, Wimbledon se jugará entre el 1 y 14 de julio— ya que la lesión que sufre en la cadera lo ha perseguido durante muchos meses, a tal grado de no soportar el dolor infligido; la cirugía a la que se sometió en enero de 2018 no fue suficiente para sacarlo de tal pozo.

Andy se convirtió en uno de los mejores tenistas del mundo —y de la historia de este deporte— con todo y que vivió prácticamente a la sombra de los otros tres que conforman el grupo denominado «Los Cuatro Fantásticos» o «The Big Four»: Roger Federer, Rafael Nadal y Novak Djokovic. Tuvo la mala suerte —o buena, por qué no— de ser contemporáneo de estas bestias de la raqueta que han dominado el ranking y las premiaciones durante los últimos 15 años, al menos —aunque poco a poco van cediendo su lugar a otros que llegan, naturalmente—.

A diferencia de estos tres, no obtuvo tantos títulos de majors: cuando llegaba a alguna final, era contra estos mismos. Aunque dos de sus títulos de Grand Slam los ganó también frente a Novak Djokovic, demostrando su excelencia en la cancha: el Abierto de los Estados Unidos en 2012 y Wimbledon en 2013 (su otro título de Grand Slam fue en 2016 frente a Milos Raonic). Así también es el actual bicampeón olímpico: en Londres 2012 derrotó a Roger Federer en La Catedral del Tenis como escenario olímpico, y en Río de Janeiro 2016 derrotó a Juan Martín del Potro. Solo un grande puede derrotar a otros grandes.

Su historial de títulos no termina ahí: en 2016 ganó el torneo que reúne a los ocho mejores tenistas del año. Derrotó en la final, nuevamente, a Novak Djokovic. Esto sumado a los 14 títulos de Masters 1000 obtenidos a lo largo de su carrera. Por todo ello, las lágrimas que derramó en la conferencia de prensa donde anunció su próximo retiro, hace unos días, indican la entrega y amor que siente Andy por el deporte blanco.

Los Cuatro Fantásticos ya no serán Los Cuatro Fantásticos, pero Andy Murray siempre será él. Un tenista que no necesita pertenecer a grupo alguno porque su juego, determinación y títulos hablan por él mismo.

Deseo profundamente que Andy llegue a Wimbledon; que juegue su torneo y se deshaga en él. Que dé lo mejor de sí en el césped del All England Club, cortado a ocho milímetros de altura. Que lo coma. Que llore en él. Que se ensucie. Que lo gaste. Y que salga ovacionado por última vez como profesional del tenis. Porque sin importar hasta dónde llegue, sin duda será ovacionado.

Nos vemos en Wimbledon, Andy.

Tiebreak

No puedo escribir de Murray sin hacerlo sobre su mamá, Judy Murray, quien fue la que puso una raqueta de tenis por primera vez en las manos de su hijo —también de Jamie Murray, su otro hijo y hermano mayor de Andy—. Judy incursionó brevemente en el circuito profesional hacia 1976, pero lo dejó al poco tiempo para ir a la universidad y después dedicarse a entrenar a otros tenistas, debido a su perspicacia para analizar el deporte blanco.

        Judy ha estado siempre al lado de Andy durante su carrera, y se merece un agradecimiento especial también.

       

Nos leemos pronto.

@alejandrotello

También lea: El tenis no es solo pelotas y raqueta | Columna de Jesús Alejandro Tello

Nota Anterior

La doble moral en el fichaje de Lainez | Columna de Sebastián Escorza

Siguiente Nota

Investigan a exdiputado local y exedil por lavar dinero del huachicol