Columna Emmanuel GallegosDeportes

¡Los colores no juegan! | Columna de Emmanuel Gallegos

Gambeta

 

Desde que se venía anunciando el retorno del futbol profesional para San Luis Potosí (luego de la venta del equipo de Primera División por parte de los mercenarios de los Chargoy y luego el depósito de la franquicia de Ascenso MX) se estaba a la expectativa de quiénes y cómo se daría la conformación de este nuevo club. Ya con el anuncio oficial por parte del Atlético de Madrid para invertir capital humano y monetario para la compra de una franquicia (y ser socio mayoritario), por supuesto que la ilusión de tener un club de prestigio y tan ganador como el del equipo español es un aliciente para apoyar al club del estado en el que nací. Es más que natural que ante la llegada de un club de esa envergadura, lleguen los grandes cambios, sean aceptados o no por la afición en general.

El primer desencanto con la afición llegó al momento de presentar de manera oficial el que será el escudo del Atlético de San Luis, aunque usando la Caja del Agua como temática central, los colores rojo y blanco fueron los predominantes en el diseño, dejando a un lado los que han sido representativos del futbol potosino por muchos años: el azul y el oro. En redes sociales (principalmente), el descontento se hizo notar y con el #SomosAuriazules los aficionados le hicieron saber a los inversores del Atlético su desaprobación y descontento por profanar uno de los emblemas de las equipaciones del equipo potosino: sus colores. Amenazaron incluso con no comprar la camiseta (que de por sí tendrá un costo superior a los mil pesos, por la marca) para hacerlos entrar en razón.

No podría asegurar, querido lector, que soy más o menos romántico del futbol que los que sienten, vibran y lloran cuando su equipo pierde (o gana), pero tampoco puedo cegarme y no reconocer que el futbol es ya un negocio en el que manda el que tiene el dinero, y si el día de mañana llega un inversor y le pone el maletín con millones de euros al América/Chivas (por mencionar algunos) y le dice que la próxima temporada juegue de azul y rojo/amarillo lo toman y reparten el botín entre los más cercanos, sin importar lo que la afición sienta; tristemente para la mayoría de pantalón largo, sienten y vibran con el olor del dinero, no con el amor que se le debe tener a la camiseta.

Entiendo el coraje y la desaprobación de los fanáticos, pero también sé que los “colchoneros” son el socio mayoritario y toman la decisión basados en la marca que tratan de posicionar en diferentes partes del mundo. Más allá de dejarse llevar por fanatismos y por el fiel seguidor, ellos ven lo mejor para el “negocio” y no tomarían una decisión por ocurrencia o capricho. El San Luis ha jugado con uniformes de color azul cielo, negro o verde, que para nada hacen referencia al “auriazul” y no ha afectado en nada el desempeño del equipo y menos aún, el apoyo de la afición. Los colores y los escudos no te hacen perder o ganar, los futbolistas sí, en la cancha y la “hinchada” en el estadio, con su apoyo.

Más allá de la autoridad (o no) que tenga para hablar del tema (por no ser aficionado de “alcurnia”), no tengo duda que el proyecto que trae el Atlético de Madrid para San Luis es ambicioso, serio y con un gran futuro; ningún equipo de talla internacional abre una franquicia donde no ve posibilidades de éxito. Espero más de este equipo que antes, más garra, más pasión, entrega, pero sobre todo: mejor futbol. La plaza ya se merece un equipo tan grande como su afición.

Dulce final… con sabor Merengue

El pasado fin de semana el Real Madrid conquistó su doceavo título de Champions League ante la Juventus. Confirmando así, que si bien no son el equipo que mejor juega al futbol, han logrado mantener una armonía y una efectividad en su juego a lo largo de la temporada (ganando también su Liga 33).  Zidane demostró que sin ser un “letrado” en cuestión de parados, esquemas y tácticas, lo compensa con orden, buenas rotaciones y calma en los momentos más apremiantes. Cristiano, selló así la temporada más completa de lo que tiene defendiendo la camiseta merengue, manteniéndose como el referente en la delantera (aún sin marcar tantos goles), como un jugador de equipo (con sacrificio y actitud positiva) y como el favorito indiscutible para llevarse el Balón de Oro y The Best. ¡Hala Madrid! ¡12:33!

@Emmanuelcoatl

También recomendamos: Chivas vuelve a la cima | Columna de Emmanuel Gallegos

Nota Anterior

Podrán consultar las calificaciones en línea

Siguiente Nota

La secuencia Fibonacci | Columna de Pablo Alonso