#4 TiemposColumna de Ricardo Sánchez García

Los celos no matan | Columna de Ricardo Sánchez García

Sin partitura

 

Los celos son señales de amor, tanto como la calentura de un hombre enfermo; tenerla es signo de una vida maldispuesta, escribió Miguel de Cervantes para dejar clara la verdadera intención de presentarse como hombre apasionado atribuyendo a su enorme capacidad de amar las acechanzas, los cuestionamientos y los métodos de control fundados en el humano sentimiento. Lina Guadalupe es el nombre de una mujer fallecida consecuencia de la brutal golpiza recibida por su esposo Jorge Luis, con causa aparente de una discusión por celos. La noticia cimbró al Estado de Tamaulipas apenas este 22 de septiembre, pero en nuestro querido San Luis las cosas no son diferentes.

De los celos han escrito compositores, personajes de la literatura, el arte y la política. El celoso ama más, pero el que no lo es ama mejor, dice Moliere. El amor es fuerte como la muerte, los celos son crueles como la tumba, dijo el poeta Aleixandre.

En abril de 2014, Gabriel (San Martín Chalchicuautla) aceptó ante el ministerio público haber asesinado a su novia Diana, joven estudiante de enfermería, asfixiándola porque ella decidió iniciar una nueva relación.

Son tan grandes por ti mis celos/que aunque es claro no me he dado cuenta/que el infierno diario me alimenta/para alargar con ellos tus desvelos//Por celos vanos no paramos/ porque cuando pienso ¡nos amamos!/no falta en tu vida un detalle/que hace que de celos/mi corazón estalle//Son tan grandes por ti mis celos/que cuando no estás a mi lado/me siento tristemente acorralado/en la ira bajada de los cielos//Son tan grandes por ti mis celos/y quizá a la vez tan injustos/que inseguros mis pensamientos robustos/hacen flaquear mis constantes anhelos//.

El 23 de junio de 2017 una joven de 19 años fue ingresada al hospital con una herida pues su celoso esposo, quien fue detenido por la policía ministerial, la acuchilló, refieren diversos medios potosinos.

Los celos cuando son furiosos, producen más crímenes que la ambición, señaló Voltaire. Para Balzac ser celoso es el colmo del egoísmo, es el amor propio en defecto, es la irritación de una falsa vanidad. Los celos también inundaron a una mujer que duró huyendo 3 años, hasta diciembre de 2016 cuando fue detenida por haber mandado asesinar a su esposo de 29 años de edad en El Naranjo, S.L.P.

Por celos la Real Academia Española entiende el esmero que alguien pone en hacer algo, un interés extremo de una persona por una cosa o por otra persona, la envidia de lo ajeno o cierta intranquilidad porque lo propio sea logrado por alguien más o la sospecha de que la persona amada mude su cariño. En junio de 2014 Angélica Compeán habría sido asesinada por su novio José Antonio quien acudió al domicilio de la mujer para causarle heridas en órganos vitales. En la huasteca, el 18 de mayo Juan Pablo le arrebató la vida a Esther por causa de sus celos con puñaladas en el cuerpo.

Este sentimiento humano ha de regularse a partir de algunas virtudes o se corre el riesgo de pretender encerrar en una mansión a la persona supuestamente amada, tal como la imaginó Cervantes en El Celoso Extremeño, rodeada de sirvientas, con las necesidades de vida cubiertas y su contacto sólo con eunucos. Pero la misma obra señala imposibles formas de aislar a una persona y risibles intentos de redimirse quien ha sufrido estos trastornos.

La violencia de género contra las mujeres es tema constante por las horrendas formas de feminicidios propiciados por sus parejas. Sin embargo no debemos olvidar el lastimoso video donde se ve a Juana prender fuego a su esposo William supuestamente porque este le pidió la separación.

Schopenhauer ha identificado a los celos con el odio, la envidia, la codicia y las pasiones sexuales, las cuales nos hacen sufrir de forma irremediable causando un dolor presente en todo ser humano. El dolor se presenta cuando desaparecen las circunstancias que nos dan alegría. Los celos nos pondrán en constante conflicto con los amigos, tensión ineludible en nuestra cotidianeidad, dice el autor.

El código penal de San Luis Potosí señala en su artículo 135 como feminicidio el privar de la vida a una mujer por razones de género, y las circunstancia de que exista o haya existido una relación de parentesco, amistad, confianza o subordinación, entre otras. Y sí, muchas de las mujeres a quienes se ultimó habían presentado antecedentes violentos de manos de su pareja.

Aunque pareciera que los celos son un tema de la vida privada de las personas, por su envoltura sentimentalista, se convierten en un asunto público cuando existen altos porcentaje de violencia contra las mujeres derivados en feminicidios. Los celos no matan, mata la pérdida de control que injustamente se desea tener sobre otra persona y la imposibilidad de contener egoístas apetitos. Y en eso, las estrategias de prevención desde el Estado han sido fallidas.

La pregunta para Juan Manuel Carreras será, ¿de qué va la mentada Alerta de Género?

También lea: Sismo y Sociedad Civil | Columna de Ricardo Sánchez García

Nota Anterior

Un milagro en Cleveland | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

Grupo armado robó un coche y 8 mil pesos a un policía ministerial en Rayón