#Si SostenidoDestacadas

Lorena Valle: mujeres podemos gobernar, pero la sociedad no está lista

La presidenta del DIF estatal habló con La Orquesta sobre su familia, sus aficiones, sus planes para el futuro e hizo una evaluación del gobierno de Juan Manuel Carreras

Por Luis Moreno Flores

Lorena Valle Rodríguez estudió derecho en la UASLP, actualmente tiene el cargo de presidenta del DIF estatal y es esposa de Juan Manuel Carreras López, gobernador priista de San Luis Potosí. Desde el primer momento resulta fácil identificar que hace poco ejerce como funcionaria pública, algo que hoy no es necesariamente negativo: se extiende en introducciones y despedidas como lo haría con sus amigos, rehuye a las respuestas institucionales y prefiere hablar con sinceridad en temas puntiagudos e incluso pide una tregua breve para retocar su maquillaje.

«La prensa siempre me ha tratado bien, creo que entienden que mi cargo es un voluntariado y son muy respetuosos conmigo», responde al preguntarle si alguna vez se ha molestado por algo que un medio haya publicado sobre ella. Al trasladar el cuestionamiento al gobernador, agrega: «No, nunca me he molestado. Juan Manuel está preparado para aceptar las críticas sean o no justas».

A propósito del Día Internacional de la Mujer, Lorena Valle conversó acerca de sus relaciones familiares, los movimientos feministas, aficiones, aspiraciones y realizó una evaluación de la política local.

 

Pregunta: ¿Cómo está integrada su familia?

Lorena Valle: Con mis papás fuimos cuatro mujeres y un hombre, mi hermano murió pronto. Aún tengo a mis cuatro hermanas y a mi mamá que cumplió 94 años. Yo soy la menor y siempre fui la más consentida.

Ahora me recargo mucho en mis hermanas, porque entre nosotras nos apoyamos cuando algo ocurre, por ejemplo si se poncha una llanta, casi siempre le llamo a Juan Manuel para que me ayude, pero muchas veces él está afuera de la ciudad, y entonces recurro a mis hermanas.

Tengo tres hijos, una niña y dos niños, son lindísimos. Cuando me preguntan qué hice en los años previos al DIF, les digo que mi trabajo fue formar a tres mexicanos trabajadores y responsables.

 

P: Tiene usted algunas pinturas y libros en su oficina, ¿podemos hablar de sus pasatiempos? ¿Qué le gusta leer?

LV: Antes leía mucho sobre historia de México y cuando era más joven me gustaban los libros relacionados con el Holocausto. Ahora me gusta la Saga de Millennium de Stieg Larsson. Hay un español, Ildefonso Falcones, que escribió La catedral del mar y La mano de Fátima, es buenísimo. Disfruto de autores latinoamericanos como Jorge Ibargüengoitia y García Márquez.

Con todo lo que se hace aquí en el DIF, últimamente no me queda mucha energía para leer otras cosas además de los documentos del trabajo. Ahora, en mis tiempos libres, me gusta armar rompecabezas. Cuando mis hijos eran niños en la casa había muchos, conforme crecieron los dejamos, pero es una actividad que me relaja.

 

P: ¿De qué fue el último rompecabezas que armó?

LV: Tengo uno pendiente, los armo en una aplicación del iPad, prefiero los paisajes que tienen muchas casas, porque ayudan a tener más referencia de cómo van, porque si hay 300 piezas en un espacio muy pequeño como el teléfono o la tablet, se vuelve complicado.

De las pinturas, mi corriente pictórica favorita es el impresionismo.

 

P: Tiene colgada una pintura de Dalí, ¿le gusta el surrealismo?

LV: Si, Dalí, Leonora Carrington, Remedios Varo… es un movimiento que nos queda muy cerca a los mexicanos, porque México es un país muy surrealista.

 

P: ¿Para bien o para mal?

LV: Para bien, lo que uno pueda ser es para bien. El solo hecho de tener celebraciones para honrar a los muertos ya nos vuelve muy surrealistas, porque es tender puentes a ese otro mundo, para que en algún punto de ese lado también nos los tiendan a nosotros.

 

P: México está en un periodo de cambio, ¿lo percibe como algo positivo?

LV: Como presidenta del DIF tengo que decir que parece que viene algo muy bueno, porque la política pública apunta hacia los apoyos sociales, eso nos va a permitir ayudar a muchas más personas.

 

P: ¿Y como Lorena Valle?

LV: Como Lorena Valle me preocupa un poco, porque me gustaría que mis hijos crecieran en un país pujante. También me preocupa que las mujeres que sufren de violencia no tengan la atención debida, ese es uno de los problemas más grave del país.

 

P: ¿Simpatiza con el movimiento feminista?

LV: Mmmm… sí y no. Depende de a qué nos refiramos con feminismo.

Claro que estoy de acuerdo en que debe acabarse la violencia contra las mujeres, que deben pagarse sueldos iguales, que somos igual de inteligentes. Pero en la parte más radical no estoy tan de acuerdo, porque creo que hombres y mujeres sí somos diferentes. Existen características particulares, por ejemplo: una mujer que trabaja y es mamá siempre estará preocupada de que sus hijos se queden solos en casa, siempre el sentimiento la hará poner a su familia por delante y lo hombres son más fríos, pueden enfocarse, dan por hecho que las mamás van ser las que se preocupe.

 

P: ¿Hay alguna figura femenina a la que usted haya admirado? ¿Como quién le hubiera gustado ser?

LV: Nadia Comăneci. De niña practiqué gimnasia. Como todos, cuando empiezas sueñas con ir a unos Juegos Olímpicos, yo veía lo que hacía Nadia y quería ser como ella, claro que después entiendes que nunca lo vas a conseguir porque ella era excepcional. También podría mencionar a otras grandes mujeres de la historia como Sor Juana o Marie Curie, pero en automático recuerdo a Nadia.

P: En 2015, Juan Manuel Carreras ganó la gubernatura de San Luis en una elección muy cerrada contra Sonia Mendoza (candidata del PAN), apenas hubo un margen del 3% de la votación. ¿Considera que San Luis Potosí y México están listos para ser gobernados por mujeres?

LV: No y no es por falta de capacidad de las mujeres, es debido a la mentalidad de la población. En México estamos lejos, en muchos sentidos, de países como Alemania o Inglaterra, donde las personas han entendido que una mujer puede gobernar igual de bien que un hombre. Lo vimos en la elección pasada, se implementó la cuota de género para las candidaturas y, sin embargo, no hubo paridad en los resultados.

 

P: Hay varias mujeres que ocupan un lugar importante en la vida pública nacional, ¿podemos hablar de ellas? Margarita Zavala…

LV: No necesito escuchar el resto de los nombres, tanto Margarita, como cualquier mujer que participe en un tema tan complejo como la política, merece mi respeto y admiración.

 

P: Tatiana Clouthier y Beatriz Gutiérrez han cobrado mucha relevancia.

LV: Claro, yo reconozco su trabajo, pero también puedo dar el nombre de muchas mujeres que están en sus casas y merecen la misma admiración. Respeto a todas las mujeres que hacen un esfuerzo desde el lugar donde les toca estar.

 

P: ¿Le gustaría optar a un cargo de elección popular?

LV: Así de entrada, diría que no. La función pública es un trabajo muy demandante. He aprendido mucho en estos años como presidenta del DIF, me gustaría continuar con mi contribución a la sociedad, no quisiera que ese aprendizaje se perdiera, pero no me veo contendiendo por un puesto de elección.

 

P: ¿Qué le gustaría hacer al terminar su periodo como presidenta del DIF?

LV: Ya me lo he preguntado, últimamente cada que veo algo se me antoja hacerlo en el futuro. Quisiera descansar, dedicarme más tiempo a mi hija y mis hijos que aunque ya están grandes debo aprovecharlos ahora, porque en un futuro serán ellos los que no van a tener tanto tiempo para mí.

Me gustan mucho las plantas, voy a ponerme a cuidarlas. Aquí en el DIF realizamos muchos viajes por el estado y siempre aprovecho para tomar algunas fotografías con mi teléfono, quisiera tener una cámara para que queden mejor; en los próximos años tal vez me dedique a la fotografía.

También he pensado en tener una asociación para ayudar a varios sectores vulnerables. El DIF me ha mostrado las necesidades de las personas y pienso que aún puedo ayudar desde afuera.

 

P: Usted está al centro del ojo público, ¿algunas veces le gustaría tener menos fotos encima?

LV: Hay días que quisiera quedarme en casa y descansar. Podría hacerlo porque mi cargo es voluntario, no recibo ninguna remuneración y no estoy obligada. Al principio, seis años me parecía mucho tiempo, ahora ya han pasado más de tres y me gusta trabajar con el DIF, quiero seguir porque creo que uno se arrepiente mucho más de lo que no hizo que de lo que sí hizo. Ya habrá tiempo para descansar.

 

P: Cualquier gobierno tiene malos y buenos momentos, ¿cuál cree que ha sido el más complejo de la administración de Juan Manuel Carreras?

LV: Ser gobernador siempre será un trabajo complicado. Veo que lo que más le afecta a Juan Manuel es cuando se reporta un asesinato, un robo importante, la desaparición de una persona. Como padre, él se ve reflejado en esas situaciones. La parte de gestionar y administrar recursos, las obras, trabajar con los demás funcionarios, eso no le cuesta, se le facilita.

En San Luis y en general en México hay mucha violencia y todos llevamos una parte de la responsabilidad, tenemos que tratar que, desde las familias, mejoren las cosas.

 

P: ¿San Luis está mejor o peor desde que Juan Manuel Carreras es el gobernador?

LV: Claro que está mejor. No es solo porque soy la esposa de Juan Manuel, sinceramente veo cómo trabaja, es inagotable. Me toca darme cuenta del empeño que pone cada día. A veces las cosas no salen como uno las espera, pero pueden creerme cuando les digo que él es el primer interesado en que San Luis esté mejor. Es la persona que más admiro.

 

También lea: #Entrevista | Los caminos que llevan a Roma

Nota Anterior

Futbol femenil en SLP: talento que busca sobreponerse a la discriminación

Siguiente Nota

25 diputados desairaron evento por el Día de la Mujer en SLP