Estado

#LoMejorDel2014 “Cogemos a la buena o a la mala”. Tráfico de influencias y acoso sexual en SEDUVOP. (Pruebas en video)

Texto publicado originalmente el 22 de abril del 2014.

acoso seduvop

Por: Jorge Saldaña 

Amenazas como “cogemos a la buena o a la mala”, faltas de respeto sistemáticas, envío de flores, insinuantes mensajes de texto, promesas de contratar o correr familiares y otras deleznables prácticas de acoso, son las que por años ha tolerado una empleada de la SEDUVOP por parte de Juan Martín Gatica Izaguirre, funcionario estatal que a pesar de estar denunciado tanto por la vía penal, institucional y administrativa, continúa gozando de su sueldo y privilegios al estar protegido tanto por el titular de la dependencia, Juan Gerardo Ferretiz (su cuñado en primer grado) y la Secretaria General del SUTSGE, Bernardina Lara Arguelles (su líder).

Irregularmente Juan Martín Gatica Izaguirre funge como Jefe de Departamento de la Dirección de Planeación y Seguimiento de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Obra Pública, no obstante que está comisionado como Delegado Sindical de la dependencia ante el Sindicato mayoritario del Gobierno del Estado, casualmente también es  cuñado del titular de la SEDUVOP, Juan Gerardo Ferretiz González y por si fuera poco es el encargado de las licitaciones de obra pública que la dependencia hace públicas en el sistema COMPRANET.

Cabe destacar que reportes periodísticos han denunciado actos irregulares y licitaciones de obra pública amañadas que realiza Gatica Izaguirre bajo el amparo de su cuñado y la propia titular del SUTSGE.

(http://reportesanluis.com/index.php/gobierno/item/635-protegido-de-nina-negocia-concursos-en-seduvop)

El martirio en contra de la trabajadora de SEDUVOP (de quien se omite el nombre por obvias razones y por el temor fundado de represalias de sus empleadores) inició a partir de diciembre de 2012 cuando su compañero laboral -de mayor jerarquía que ella- y además su delegado Sindical, Juan Martín Gatica Izaguirre, la citó a “platicar sobre asuntos de trabajo” en el restaurante “Chillis” de la carretera 57.

De acuerdo a la denuncia penal interpuesta en contra Gatica Izaguirre, y el testimonio de la parte acusadora en exclusiva para LaOrquesta.mx, fue en esa “reunión” en donde que el Jefe del Departamento reveló sus intenciones de sostener una relación amorosa, sexual y extramatrimonial con su compañera de trabajo, quien al rechazar la propuesta obtuvo un literal “pues tarde o temprano vas a coger conmigo” como respuesta.

En los meses siguientes, el acoso tomó matices de coqueteo con varios envíos de arreglos florales que el acusado hizo llegar a la dirección de su víctima, y aunque todos fueron rechazados, en las tarjetas, como constan en el expediente, se leen mensajes como: “Disculpa si la cafetee, yo siempre voy a ser tu amigo…saludos” y “Una disculpa y lo demás sale sobrando”.

Entre diciembre de 2012 y hasta febrero del presente año, de acuerdo al testimonio de la trabajadora, expresado tanto en su denuncia penal presentada ante el ministerio público, como en su queja presentada  ante la Comisión Estatal de los Derechos Humanos, Gatica Izaguirre continuó con su hostigamiento, al grado que el pasado 15 de febrero, día del cumpleaños de la denunciante, su acosador se le acercó para darle un “abrazo de cumpleaños” y aprovechó el momento para hacerle tocamientos insanos.

“Me abrazó, me apretó hacia su cuerpo e inmediatamente bajó sus manos a mis glúteos y me acercó más a él, yo me separé y sus manos por debajo de mis brazos, me agarró mi seno derecho y lo apretó……”. El acusado respondió: “Entiende que eres mi amor platónico, te deseo y voy a hacer todo lo imposible para que tú y yo estemos juntos…”. Después del repugnante incidente, Gatica volvió a enviar arreglos florales a casa de su compañera y subordinada para pedir perdón.

Los mensajes de texto que a continuación se muestran fueron grabados directamente del celular de la denunciante y se verificó a través de una llamada que el número del que salieron  corresponde a un aparato que pertenece al SUTTSGE y que en algún momento usó como propio Gatica Izaguirre.

En el expediente también se destaca que un hijo de la funcionaria acosada ingresó en agosto de 2013 a laborar al Gobierno del Estado, hecho del que tuvo conocimiento Juan Martín Gatica y que uso para hacer una segunda amenaza: “Ya te dije, te vas a acostar conmigo por las buenas o por las malas, si quieres que tu hijo continúe trabajando tienes que acostarte conmigo…te recuerdo que yo soy el Delegado Sindical….”

Para el día 21 del mismo mes, el hijo de la trabajadora fue despedido.

Días después, en un encuentro casual en los pasillos de la dependencia, el también encargado de las licitaciones públicas de la SEDUVOP, le dijo a la ofendida: “Te dije que por las buenas….” haciendo referencia a sus intenciones.

El burocrático penar de la ofendida inició con el titular de la dependencia, Juan Gerardo Ferretiz, quien fue informado de la situación vía oficio y vía  personal. La respuesta oficial se limitó a un memorándum en el cual el Secretario hace un estéril y demagógico posicionamiento respecto de las “estrategias del Gobierno para transformar las instituciones públicas en espacios laborales con igualdad de condiciones para las y los trabajadores….que resultó en un plan estratégico con estrategias (sic) y acciones para eliminar las prácticas sexistas discriminatorias, violencia y las brechas de desigualdad de género….” Por la misma vía, y cual ministerio público, Ferretiz González pidió a la ofendida una exposición “detallada de los hechos a fin de dar al asunto la atención que marca el propio protocolo”

Por la vía personal también hubo una despótica e irregular respuesta (porque revela un claro caso de nepotismo en la dependencia):  “Juan Martín Gatica Izaguirre es mi cuñado…punto”.

De acuerdo al expediente y oficios, la protección y tráfico de influencias al interior de la dependencia en manos de Gerardo Ferretiz han llegado al punto de lo inverosímil: Los días 06 de septiembre y 04 de noviembre del 2013, Gatica Izaguirre hostigó directamente a su compañera en el interior de la dependencia, por lo que (otra vez) por vía oficial la ofendida solicitó los videos de las cámaras de vigilancia para documentar el acoso.

De manera increíble, esos días y exactamente a esas horas, las cámaras “se encontraban trabadas en razón de una interrupción en el suministro de corriente eléctrica” se lee en el memorándum SP/046/2013 con el que le dieron contestación a la solicitud a la funcionaria acosada.

De ahí, a la segunda caída: Impedida para solicitar apoyo de su delegado, puesto que es su presunto acosador, la afectada acudió a la Secretaria General del SUTSGE, Bernardina Lara Arguelles, a quien entregó oficio y detalló su situación. Lara Arguelles citó a la parte ofendida para escucharla, sin embargo, a escondidas también citó al presunto acosador para que escuchara tras una puerta la posición de la afectada.

Al darse cuenta de la treta, la funcionaria (que por más de 20 años de servicio público nunca tuvo un problema similar) pidió que Juan Martín Gatica dejara de esconderse y enfrentaran sus posturas ante su representante sindical, no obstante Bernardina Lara no lo permitió y tomó una decisión salomónica: “Ambos tienen los mismos derechos”. Se lavó las manos.

La tercera caída fue en el Centro de Atención a Víctimas del Delito (CAVID), donde en lugar de encontrar asesoría jurídica y asistencia legal, encontró a la entonces titular de esa dependencia Martha Orta, quien se limitó a canalizarla con la directora jurídica de la dependencia, Carmen Patricia Ramírez Robles, quien hasta la fecha no ha “movido un dedo” respecto al caso y quien -por cierto- ha sido denunciada en otras ocasiones por el trato despótico que propina a las víctimas del delito (http://pulsoslp.com.mx/2013/05/11/denuncian-por-maltrato-a-funcionaria-del-cavid/

Hasta el momento, cada uno de los trámites relacionados con su denuncia los ha realizado la propia afectada.

Ignorada por el aparato gubernamental al que ha entregado la mitad de su vida, victimizada por sus jefes y compañeros, temerosa de perder su empleo, lastimada en su orgullo y vejada en sus garantías, la ofendida solo pide una sola cosa: Justicia.

Seguiremos investigando.

Nota del reportero: El expediente completo, que incluye la denuncia ante el ministerio público, la queja de la CEDH, todos y cada uno de los oficios de petición y respuesta con la dependencia, el sindicato, el CAVID y otros, obran en poder del medio, no obstante se omite su publicación para salvaguardar el anonimato de la denunciante ya que cada prueba hace referencia al nombre de la parte ofendida.

Nota Anterior

#LoMejorDel2014 Entrevista exclusiva de LaOrquesta con Edgardo Buscaglía luego de la captura de “El Chapo” Guzmán

Siguiente Nota

Abren investigación por actos anticipados de campaña contra Elías Dip

No Comment

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *