Columna de Héctor MoránDeportes

Lo que mal empieza… | Columna de Héctor Morán

Tercer tiempo

Después de una larga espera al fin llegó la hora, Atlético de San Luis es una realidad y la euforia empezó desde el pasado jueves con la presentación de la playera, que terminó siendo rojiblanca. Hubo descontento y muchas caritas enojadas en la transmisión en vivo que realizó la cuenta oficial del equipo, pero era algo que ya se esperaba, pues debemos de entender que los españoles vienen a San Luis a hacer negocio y no amigos.

Algo que muy pocos aficionados notaron fue la tercera playera, que es color verde, algunos se preguntan el origen del verde, otros simplemente les da igual el color, pero el color verde puede tener origen también del mismo Atlético de Madrid, pues revisando su pasado escudo (ellos también cambiaron de escudo y los aficionados españoles también se enojaron por esto, así como acá) el color verde está presente… no se enojen muchachos, son meras suposiciones.

Además de que el proyecto empezó con el pie izquierdo, con la playera, el equipo continuó con los problemas, pues también perdió su primer partido contra Alebrijes, en donde de los temas preocupantes es que Salvador Reyes jugó a ser Juan Carlos Osorio y metió a Alejandro Castro de central y el equipo se vio falto de efectividad en la ofensiva.

Pero esta no es la preocupación principal.

Sanjiv Goenka, presidente y dueño mayoritario del Atlético de Kolkata anunció el domingo pasado que daba por concluida la sociedad con el Atlético de Madrid, luego de tres años y dos ligas conseguidas.

Esto prende las alarmas en los aficionados potosinos que se encuentran ilusionados con este nuevo proyecto, encabezados por el Atlético de Madrid. Es verdad que la ruptura entre el Atlético y el equipo indio se venía cantando desde que Alberto Marrero, el ahora presidente del San Luis, fue removido del Kolkata para que llegara a tierras potosinas. La misma prensa española señala que: la ruptura se debe a que el “Atleti” concentrará sus fuerzas en San Luis, pero es un fracaso más a la historia de los españoles en su intento de promover su marca.

Trataron de formar un equipo de basquetbol y solo duró pocos años, sus filiales de rugby y futbol de sala también fracasaron. Se tiene una estructura hecha para que el Atlético de San Luis dure 10 o 20 años, pero al mismo tiempo tienen planes de ascender en un periodo no mayor a dos años, ¿qué pasará si el San Luis no asciende? No sé ustedes, pero a mí ya me dio miedo.

Es verdad que es muy diferente tener un equipo en la India que en México, pero la historia misma del club Atlético de Madrid es una historia de fracasos.

Esperemos que aquel mítico desfile de Gil Marín, Payán y compañía por Plaza de Armas termine siendo un bonito recuerdo y no una pérdida de tiempo.

@H_dmgz

 

También recomendamos: Vivir en Concacaf | Columna de Héctor Morán

Nota Anterior

Detienen a dos hermanos que asaltaban cajeros con máscaras de Donald Trump en Italia (Video)

Siguiente Nota

Que se quede Osorio… | Columna de Emmanuel Gallegos