Lo esencial no es Trump. Columna de Óscar Esquivel

12:02 11-noviembre-2016
Lo esencial no es Trump. Columna de Óscar Esquivel

DESAFINANDO

pen%cc%83a-trump

La plática privada… la pregunta sin contestar.

La ética no son las buenas costumbres de un pueblo, ser ético implica muchos comportamientos que nos hagan sentir y hacer sentir bienestar, las deficiencias de nuestro actuar ante los demás los reflejamos al dejar de ser nosotros mismos.

Someternos a los caprichos de los grupos donde según nosotros nos debemos solo hace girar el reloj en contra de nuestra voluntad y propia ética, elegir entre el bien y el mal bifurca nuestro pensamiento, lo hacer permisible a la simulación y lo verídicamente comprobable lo considera fuera de lugar… la irracionalidad colectiva comienza con ser tacaños de pensamiento.

Los mexicanos estamos hechos para satisfacernos a nosotros mismos, la individualidad es el ejercicio fácil, el más corto de obtener para alcanzar las metas que deseamos a costa del débil y el pobre, el ego del poderoso, la falta de humildad del adinerado, las protecciones de unos a otros entre los corruptos políticos… no perdonamos el éxito de los demás.

El mecanismo de autodestrucción nos lleva a la calle sin salida.

Hoy nos asusta la llegada del racista Trump a la Casa Blanca, nacido en la formación capitalista, sabe de negocios y del cómo enfrentar los retos que ello conlleva, se desplaza entre la gente norteamericana como víbora acosando a las presas de una madriguera, convence con su propia historia norteamericana… un pueblo de guerra, racistas desde la concepción misma como país.

Los norteamericanos no solo “colonizaron”, migraron al oeste y al sur, se creyeron dueños de las tierras y se quedaron con ellas, crearon las reservas de los pueblos indios sometidos… negociaron con ellos a punta de pistolas y balas.

Medio territorio robado gracias a que unos cuantos mal nacidos mexicanos, como Santa Anna permitió la colonización del norte de nuestro país… después ni cómo sacarlos y robaron medio México.

El sistema norteamericano ha hecho su poder con el robo, en el exterminio de pueblos enteros… como en África, oportunistas y cínicamente hipócritas, “business or business”, bloqueo o invasión… simplemente nacieron para la guerra.

Trump despertó el resentimiento anti-migrante, la codicia del blanco… se dejó “querer”, lo amaron.

¿Dónde estamos mexicanos? Aprovechemos que la historia está de nuestro lado, forjemos una columna sólida, donde los desencuentros sean la fortaleza de vida de este país, reconociendo que como sociedad hemos alcanzado el fondo y esto hay que reconstruirlo, unidos en torno a la conciencia del bien común. Empezar con el cambio de sistema político sería un gran paso, donde lleve a la determinación ciudadana a elegir como quiere vivir y qué país queremos… las sociedades crecen… los partidos no.

Modificar la política económica que beneficie a la pequeña y mediana empresa con el fortalecimiento de la infraestructura industrial y de servicios fomentará el mercado interno real, no solo con el programa del “Buen Fin” para lo único que sirve es endeudar a las familias mexicanas por más de 24 meses.

Promover el ahorro es urgente… equilibrar el gasto como ley… gastamos más de lo que recabamos. Reducir el gasto corriente gubernamental, sobre todo disminuir de verdad, los salarios y percepciones de los funcionarios quienes ganando millones al año no los desquitan… por cierto, ¿cuándo pasan a barrer la colonia?

Si realmente queremos ganar como sociedad, retomemos lo que somos… historia, territorio, arte, cultura… somos familia con principios, no dejemos que la verdad se oculte, vivamos de frente los problemas, es parte del ser, es lo cotidiano. Vencidos ¡nunca!

Solo una cosa más al señor Presidente: cuando los presidentes más heroicos de México hablaron con la verdad dolorosa con un pueblo humillado, vencido pero con ganas de tener prosperidad y salir adelante, tuvieron el respaldo incondicional de las mayorías, entonces… hoy es el momento de hacerlo… hablar y conducirse con la verdad.

En lo privado: ¿qué habló con Donald Trump en su visita a México? Señor Presidente, pues se le nota el desencanto en su rostro. Al regreso a Phoenix, Trump en su “gran discurso “dijo que no lo sabíamos pero pagaríamos 100% del muro y no es precisamente un muro de concreto.

No desafinemos, somos más… los Anti-Sistema.

Otras columnas de Óscar Esquivel.

[email protected]

 
 
Comentarios