#4 TiemposColumna de Alma BarajasDeportes

Llamen a la partera. Naceré para ser futbolista | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

 

Dicen que el nacer es una experiencia traumatizante. Dicen que esa fuerza mayor en la que muchos creemos y llamamos Dios, traza un camino desde el momento en que eres concebido, la mayoría de las veces a través de relaciones sexuales, ahorita ya hay otros métodos para poder embarazarte sin ser penetrada por un pene lleno de esperma, dato para quien no lo sepa, las cuales por cierto son prohibidas por ese mismo ser magno, según algunos humanos y no se diga cuando son fuera del matrimonio. Entonces tú, al nacer fuera del matrimonio, no vales lo mismo que aquel que nace dentro del matrimonio. Claro, esto según algunos humanos intérpretes expertos de las ideas del Dios en el que creemos, pero bueno, sigamos con el tema principal.

A veces naces pobre, a veces naces con dinero, esas dos variantes del acto desencadenan mucho en la vida de cada infante recién nacido, y bueno, dentro de los muchos momentos que se viven dependiendo del contexto en que nazcas, está el momento de decidir practicar o no un deporte. Porque, pues a veces las escuelas de futbol no son baratas, y así es como han llegado a la cima futbolistas comparados con aquellos que no tienen dinero para cubrir una cuota, transporte, o hasta el mismo tiempo, el cual, invierten en trabajar para llevar sustento al hogar desde muy jóvenes, mientras Junior de la Borbolla (malísimo por cierto para el deporte) ha llegado hasta las fuerzas básicas del Atlético de Madrid, porque eso que ni qué, Junior estudió futbol, a diferencia de aquel chiquillo vendedor de chicles, buenísimo por cierto para el deporte, pero con la mala fortuna de haber nacido sin el dinero de Junior.

¿De qué manera los altos mandos aportan motivación en estos casos? Digo, yo no sé nada, pero, los gringos escarban hasta debajo de las piedras de los barrios más pobres para encontrar a maravillas del deporte si no pregúntenle a Magic Johnson. Yendo un poco más lejos, pregúntele a los Chinos, esos sí que se aplican en el deporte, y cuando el grado paupérrimo abarca gran parte del contexto, aparecen entonces gente como Usain Bolt, o Ronaldinho (el que por cierto de ser uno de los grande millonarios futbolistas ahorita está en la ruina, gajes del éxito casi espontáneo).

Es desesperante ver tanto desperdicio de talento deportivo en un país ávido de ser visto en el mundo del deporte, y vergonzosamente es algo que no cambiará de buenas a primeras, porque al grano, pocas veces aquellos sin dinero pueden brillar (por lo menos acá en México), obviamente no se generaliza, pero es una realidad que solo el que puede pagar las clases de natación aprende a nadar en un lugar como San Luis Potosí, y solo el que puede pagar clubes donde hay privilegios en las clases de natación puede competir a nivel internacional, porque claro, competir también cuesta, es una realidad que aquel amigo del barrio pobre que pudo ser buenísimo, mil veces mejor que el que va a competir a nivel internacional, nunca podrá aspirar a nada más que visitar el balneario de la ciudad para darse un chapuzón usando sus 60 pesitos bien ganados, esto, mientras Junior (un junior nadador) paga sus 2000 pesos de mensualidad en algún club de élite, preparándose para la competencia el año que viene representando al país, que orgullo Junior el mejor nadador de México, aparte mis respetos porque eso sí, que quede claro, le ganó a otros, no podemos omitir ese dato, es meritorio.

Y bueno, no siempre es así, hay mil excepciones pero pues de cierta forma así son las cosas. Así la vida deportiva en México.

¿Qué por qué vino el tema a mi mente?

Porque Gloria Jiménez viuda de Navarro, mujer de 95 años que pidió sentarse en mi solitaria mesa a la hora de comer en mi ya típica cocina económica, mientras me hacía compañía me contó parte de su vida, y me dijo que por ahí de 1958, cuando recién comenzaba a trabajar en eso que tanto amó, enfermera de partos, recibió a su primer bebé, el que nunca olvidará, porque gracias a su padre, el que presumía que su hijo sería un gran futbolista, grabó en su mente el nombre que le darían al pequeño, Javier Aguirre, y bueno según lo que recuerda aquella hermosa mujer de lindas arrugas notorias, lo vio en la tele, porque a como se parecía al papá, igualito, “que escándalo el que armó aquella vez, es la emoción a veces que sienten cuando nace un bebé”. Eso no me olvida.

También lee: Ni la pata rota, ni la costilla fracturada, me detienen el corazón | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

Trump denunció agresión de soldados mexicanos en la frontera con EUA

Siguiente Nota

Tumbaron iniciativa para legalizar los matrimonios gay en SLP