Leonel Serrato y Rebeca Terán, ¿a quién defienden los diputados?


Violencia de género u oportunismo legislativo

Por María José Puente

Este 10 de abril, 16 diputados del Congreso de San Luis Potosí votaron a favor de emitir un punto de acuerdo para que Juan Manuel Carreras instruya al sector del notariado a que investigue y analice imponer una sanción al notario público y columnista en varios medios locales, Leonel Serrato Sánchez, por declaraciones en las que habló de la legisladora Rebeca Terán.  

Sergio Desfassiux, Enrique Flores, José Luis Romero Calzada, Fernando Chávez, Óscar Bautista y la propia Terán, entre otros, subieron a la tribuna para defender a su compañera bajo el argumento de que durante un programa de radio emitido el sábado 8 de abril, conducido por Samuel Roa, Serrato Sánchez incurrió en un comportamiento misógino al decir al aire que “la vagina no le da inteligencia” a Rebeca Terán.

La opinión del notario público llegó luego de que su entrevistador recordara que la diputada Terán le ha acusado (a Roa) de verter sobre ella comentarios misóginos en su respectivo espacio. Al respecto, Serrato dijo que: “hay que cortar de tajo eso de la misoginia. A la señora Rebeca y a muchas otras diputadas, no se les censura por ser mujeres, se les censura por ser tontas, por ser buenas para nada, por ser inútiles. No es por ser mujeres. En el Congreso hay mujeres de optimísima calidad. ¿Por qué no le dicen ‘no da una’ a Martha Orta?”, se preguntó.

Más adelante, mientras los comunicadores dialogaban sobre la renegociación del contrato con Panavi, Serrato Sánchez aseveró que de los diputados podrían haber recibido dádivas económicas por hasta 3 millones de pesos en caso de votar a favor de la propuesta del Ayuntamiento local.

Luego dijo “respecto de algunas acusaciones que luego podrá hacer alguna congresista. Déjeme decirle: señora, la vagina no le da inteligencia, no le da honradez, no le da capacidad. Esa se gana en el ejercicio cotidiano y del mismo modo en que hay que proteger a las mujeres cuando son agredidas vilmente como yo ya lo hice con Xitlálic, por ejemplo, hay que decirlo: ‘no se escude en las enaguas, no es por ahí, doña Rebeca, póngase a estudiar, póngase a trabajar porque nos da vergüenza que sea diputada” y agrega “ella y otros. Hay diputados que están igual o peor”.

Solidaridad inusitada

Ataque contra Xitlálic es distinto al de Rebeca: Desfassiux

Una parte de la entrevista mencionada fue llevada a la tribuna por Sergio Desfassiux Cabello, quien inició el debate que precedió la votación para buscar el castigo a Serrato: “si hoy permitimos que un notario público ofenda a una diputada y no por ser diputada sino por ser mujer, no es válido que se hable de ella de esa manera”, “si soy insultado, tengo el derecho de insultar”, “no les gusta porque están acostumbrados a que los medios de comunicación pueden ofender a los servidores públicos”, “tenemos derecho a la réplica”, “tenemos derecho también a juzgarlos”.

En entrevista para La Orquesta, Leonel Serrato Sánchez reconoció que la expresión que utilizó durante la entrevista “quizá no fue muy afortunada en el sentido de que yo genitalicé algo de género porque en los genitales no está el género. Quizá de eso sí soy responsable, de ser un ignorante en materia de género por decir que todas las mujeres tienen vagina, lo cual evidentemente no es cierto”.

Para el opinador potosino, lo sorprendente radica en que el Congreso haya decidido dedicar una buena parte del tiempo de la sesión a condenar una opinión, en este caso la suya, sobre un tema que además no era referente al género de la diputada, sino a la calidad de su desempeño legislativo. El de los 27, en realidad.

Más aún, para Serrato resulta curioso que los diputados que en anteriores ocasiones han incurrido en violencia de género hacia sus propias compañeras, ahora dediquen su actividad legislativa a “combatir” la violencia

El ataque al que Serrato se refiere data de hace apenas unas semanas, cuando la discusión entre panistas para dirigir la bancada y encabezar la Junta de Coordinación Política pasó por una pinta en el muro de la sede estatal del PAN con la palabra ‘puta’ en referencia a Xitlálic Sánchez Servín, a quien ese partido reconoce como líder de la bancada, aunque el Congreso haya tomado protesta a Enrique Flores Flores para presidir la Jucopo.

Muros del PAN estatal amanecen con pinta contra Xitlálic Sánchez Servín

Serrato Sánchez es categórico al negar que su expresión esconda una suerte de odio por género a la diputada Terán o a ninguna otra, aunque para Guadalupe Almaguer Pardo, exdiputada por el PRD en San Luis Potosí y miembro activo del movimiento feminista, es imposible que ello así sea.

Almaguer Pardo también es firme al declarar que el resto de la conversación que los comunicadores sostienen sobre la actividad legislativa de Terán Guevara es intrascendente para efectos de determinar si hubo o no misoginia y discriminación por género en la expresión de Serrato.

“Esa es la frase que contundentemente hace evidente su discriminación en menoscabo de una persona por cuestiones de género””el resto de la conversación, todo eso que dicen sobre que es una chismosa también son frases discriminadoras; sin embargo, esa frase:‘la vagina no le da inteligencia’, es donde se concentra y se hace evidente la discriminación por cuestiones de género”, sentencia.

El castigo

Con el Punto de acuerdo aprobado el lunes en el Congreso del Estado, se pretende lograr que Serrato reciba una sanción o, como dice Guadalupe Almaguer, un extrañamiento, por parte del Colegio de Notarios por la expresión vertida en la radio de Valles, a lo que dice estar preparado y en disposición de enfrentar. Sin embargo, el castigo también podría llegar de otra manera.

Serrato considera que la solidaria defensiva del Congreso Local está relacionada con la intención de “distraer un poco o un mucho la atención sobre temas cruciales. Ese de Panavi es uno pero hay muchos otros que al restarle credibilidad al que da el mensaje se pretende que el mensaje no tenga importancia”, lamenta.

Serrato también considera que el improvisado juicio en el Congreso local parte de una suerte de descontextualización de la conversación aludida pues Desfassiux solo presentó un fragmento y no toda la entrevista en la que se vertió la controversial declaración; “lo único que yo pudiera argüir es que yo no opiné de la diputada Terán en función de que es mujer, ni en función de que es diputada. Eso no hace que yo odie por razón de género a nadie”.

Finalmente, Leonel Serrato aceptó que debe disociarse su actividad notarial de la editorial, pues aunque ambas residen en su persona, “todas mis opiniones y todos mis puntos de vista sobre política son como ciudadano, no como notario”.

 

Nota Anterior

Flores para Uriel | Columna de Adrián Ibelles

Siguiente Nota

Rex Tillerson da un ulimátum a Rusia