#4 TiemposColumna de Víctor Hernández

Legión, la apuesta artística de Marvel | Columna de Víctor Hernández

Serendipia

 

Los mutantes como nunca los habíamos visto

 

La semana pasada me dediqué a revisar los nuevos lanzamientos en diversas plataformas de series y películas. Al hacerlo, descubrí que prácticamente ya tengo ocupados mis fines de semana de este mes, incluso, comencé antes de tiempo con una serie que esperé con ansias el año pasado, pero que decidí verla hasta que estuviera disponible en algún sistema.

Estoy hablando de Legión, una serie que fue anunciada en 2016 y emitida por la cadena FX a principios de 2017, consta de 8 episodios, con segunda temporada asegurada en 2018. De igual forma, a pesar de que se afirmó que la historia se desarrolla en el mismo universo de las películas de Marvel, no hay planes de que se crucen las historias, aunque con la reciente adquisición de Fox todo puede pasar (o eso me gusta creer).

La verdad es que se requiere una buena inversión y un equilibrio de egos para que los diversos productores se pongan de acuerdo con algo así, pero, volvamos a la realidad y mejor analicemos lo que ya existe.

Esta serie como ya mencioné, cuenta la historia de un personaje importante del universo Marvel, aunque no muchos lo conocen, en el comic de X-Men New Mutants #25, lanzado en marzo de 1985, aparece David Haller, un mutante nivel Omega que resulta ser el mismísimo hijo del Profesor Charles Xavier, líder del emblemático grupo de mutantes y que se presume una de las mentes más poderosas en su universo.

David se presenta como un joven que padece esquizofrenia y que tuvo problemas de drogadicción. Está internado en un centro psiquiátrico y rodeado de personas muy interesadas en hacerlo creer que está loco cuando en realidad esconde un gran poder.

A diferencia de los cómics en los que el personaje en realidad desarrolla diversas personalidades con habilidades psíquicas distintas después de un suceso traumático en su vida al absorber sus mentes, en su versión televisiva solo se aprecian dos personalidades, pero una de ellas actúa a manera de parásito por tratarse como tal de un ente psíquico.

En la serie no se especifica su origen e incluso al finalizar la primera temporada deja bastantes incógnitas sin respuesta, sin embargo, es bien sabido que al ser hijo del mutante más importante, hereda sus poderes y la capacidad para determinar el futuro de su propio universo.

Poco se menciona al respecto en su versión Live Action, solamente que sería la clave para ganar “la guerra” y que al parecer su padre era otro mutante con habilidades psíquicas. En fin, esta historia llama mi atención por tratarse de una mirada a una versión del mundo en el que la evolución del ser humano lo impulsa a mejorar su propia tecnología.

Pero tiene un plus, se trata de una serie muy psicológica, el desarrollo de cada uno de los personajes puede ser bastante complejo a tal grado de parecer lenta y deja de lado la ciencia ficción para dar una mirada a las producciones de arte.

Es una serie que parece perdida en el tiempo, tanto el vestuario como la ambientación pertenecen a épocas muy diversas, la tecnología utilizada refiere a una época un tanto futurista mientras que la historia parece situarse en la década los setenta. Ciertamente este factor no es relevante para la historia, pero le da cierta personalidad que no es común ver en una serie de televisión, la imagen, la textura, la musicalización e incluso la forma de hablar y expresarse de los personajes es una verdadera obra de arte fuera del tiempo y el espacio.

Esto último puede ser el principal motivo para dedicar este espacio a la producción de Noah Hawley y recupero una descripción que fue emitida en el sitio IGN: “Legión no es una serie de superhéroes (ni remotamente), no es sobre vigilantes justicieros y tampoco tiene lecciones que aprender, es más un ensayo de las repercusiones de los súper poderes que no vemos en la pantalla grande. Esta serie es sobre esquizofrenia en el universo mutante y eso la hace muy atractiva e innovadora”, con la que estoy totalmente de acuerdo.

Como toda producción de Marvel, el final de la primera temporada también cuenta con una escena post créditos que muestra un destino complicado para el protagonista y que le será difícil alejarse de sus batallas mentales.

@MrVictorHdz

También recomendamos: Gracias MCU por Black Panther | Columna de Víctor Hernández

Nota Anterior

Decomisan 4kg de heroína en SLP con valor de 2.5 mdp

Siguiente Nota

World rock 2018 | Columna de Arturo Mena “Nefrox”