#4 TiemposCon mirada de Gitana 

Las riendas del corazón | Columna de La Varsoviana

Con mirada de Gitana

Hay palabras que te cambian la vida pero hay relinchos que te cambian el alma…

Siempre he creído que el mejor vínculo que puede tener un ser humano es con un caballo, más allá de los animales que solemos tener como mascotas, los caballos son seres mágicos, con una luz indescriptible y una belleza fascinante, que a las personas que tenemos cierta afinidad con ellos nos transmiten un sinfín de emociones que le provocan taquicardia a nuestro corazón.

Puedo presumir que tengo esa afinidad desde que soy un embrión. Ha sido fomentada desde que tengo uso de razón, al grado que puedo presumir que mi memoria viaja a mi recuerdo más antiguo y es cuando aproximadamente tengo 4 años, obviamente como un recuerdo muy vago, más bien como un sueño, y es montando con mi papá aquel caballo “El Tordillo”, un cuaco extraordinario, entero, pero con muchísima nobleza. Manso a más no poder, este caballo tiene un lugar muy especial en mi corazón. Mucho tiempo fue mi conexión más cercana con mi abuelo paterno. Cuando él falleció, “El Tordillo” se escapó. Es como si hubiera sentido su ausencia.

Bueno en él, mi papá me enseñó a montar y con la nobleza que caracterizaba al caballo, más mi sensibilidad hacia él todo resultó muy fácil. “El Tordillo” vivía en Charcas y yo siempre he vivido en la capital del estado. Siendo una niña se me hacía eterna la semana para que el viernes que mi papá salía de trabajar nos fuéramos a Charcas de fin de semana. Me urgía irme y llegar a ver a “Mi Tordillo”, porque me lo apropié.

En cuanto nos bajábamos del carro saludábamos rápidamente a la familia y en seguida mi papá y yo íbamos a buscarlo. Me creerán que en cuanto mi papá le chiflaba con una singular tonada, el caballo desde donde estuviera empezaba a relinchar. Mi papá no dejaba de chiflarle y “El Tordillo” de sentirse feliz por nuestra llegada.

De algún lado salía el trabajador del rancho de toda la vida, Crucito, diciendo: “Palomita (sobrenombre que he tenido desde mi primer suspiro) ya los vio llegar ‘El Tordillo’”. Al recordar y escribir esto, se rasan mis ojos de nostalgia. No cabe duda que tuve la mejor de las infancias, llena de amor, animales y campo. Mucho campo.

Si algo puedo asegurar es que el vínculo que genere con “El Tordillo” fue increíble. En él aprendí que la seguridad es básica en esta vida. Uno no puede titubear y menos cuando estás encima de un animal que pesa media tonelada. Me hice asertiva, desarrollé instinto, me dejé llevar por su tranco y fuimos una simbiosis al galopar con aquella cadencia.

Ahora que lo pienso, todos los niños deberían de tener esa experiencia, hasta motrizmente uno se desarrolla. Es muy interesante cómo los caballos pueden aportar demasiado al ser humano con su sola presencia. Ellos tienen la capacidad de “leer” el “lenguaje no verbal”, que nos permite distinguir cuándo hay congruencia entre el actuar y el sentir. Estos seres perciben instantáneamente nuestro estado de ánimo y “no mienten” ni enmascaran su actuar. Ellos son puro corazón.

El chiste es que aquel caballo marcó mi vida y no puedo evitar recordarlo cada que imito el chiflido de mi papá.

“El Tordillo” vivió con nosotros hasta que tuvo 22 años, en los que llevó una vida extraordinaria, muy apapachado por todos. Le fascinaban las zanahorias y llenó de alegría la infancia de muchos. Hasta que un día se escapó. Lo buscamos casi 15 días, hasta que una persona sabia nos dijo que los caballos se alejan para morir y no ocasionar tristeza.

Quiero pensar que esa fue la razón por la que no volví a verlo, pero él fue el causante de mi vicio y amor a su especie. También de los mejores días de mi infancia.

Después hubo oportunidad en el lienzo charro “El Refugio”, donde empezaron a dar clases de montar ya con técnica. Un charro muy prestigiado, Eustorgio Flores, nos instruyó por casi dos años a mi hermana y a mí. Ahí terminé de enamorarme porque conocí muchos caballos, todos con un temperamento diferente: unos con carácter dominante, otros nobles. Ellos saben perfecto a quien traen montado y uno, si no está seguro, es preferible no arriesgarse.

Por mi vida han pasado varios caballos, todos especiales. Algunos muy finos, otros no tanto, pero todos por lo menos a mi me han llenado de alegría e ilusión.

Hubo un tiempo…  casi siete largos y tristes años que no monté y créanme, era algo que extrañaba. El día que volví a hacerlo fue en Rio Grande, Zacatecas, que por azares del destino necesitaban que alguien calentara un caballo y pues me acerqué un poco temerosa por no conocerlo, pero en cuanto lo acaricie volví a sentir ese vibrar especial en mi corazón. Me monté y pues lo que bien se aprende nunca se olvida. Ahí estaba yo sintiendo esa enorme felicidad y libertad que no se sustituye con nada. Ahora es algo que me he prometido a mi misma no dejarlo de hacer, porque montar a caballo es la forma que tengo de expresar sin palabras toda la pasión y la emoción que yace dormida en el fondo de mi alma y que solo un caballo sabe cómo despertar.

También lea: Magia en el campo bravo potosino | Columna de La Varsoviana

Nota Anterior

¿Encarcelar a expresidentes? Una misión imposible | Columna de Enrique Domínguez

Siguiente Nota

“Muerte en Venecia”, Post Neorrealista | Columna de Jorge Ramírez Pardo