“Las cosas buenas casi no se cuentan, pero cuentan mucho”. Columna de Marco Martínez

16:06 14-septiembre-2016
“Las cosas buenas casi no se cuentan, pero cuentan mucho”. Columna de Marco Martínez

LAS MARACAS DEL VIEJO.

epn-trump

Tengo la firme convicción que casi todos los mexicanos nos hubiera gustado que nuestro señor Presidente enfrentará a Donald Trump, como el jefe del Estado Mexicano que es, con valentía y sin miramientos de ningún índole, sin temores y especulando,  puesto que el candidato republicano es una persona no grata para los mexicanos es un simple candidato, aún no es presidente y si lo fuera la defensa tendría que ser igual, pero bueno, eso es lo que nos hubiera gustado a la mayoría de los mexicanos, con excepción de Luis Videgaray y su séquito, promotores del encuentro y a quienes defendió Donald Trump.

A Donald Trump, se le debe de aclarar con severidad, en los términos más amplios de los canales diplomáticos, con la energía que le da ser el jefe del estado mexicano al Presidente Enrique Peña Nieto, a quien se le olvidó que cuenta con la representación de la investidura presidencial, circunstancia que se le hubiera aplaudido por la mayoría y serviría para elevar sus índices de popularidad, aunque no se le hubiera aplaudido por los organizadores del encuentro.

El presidente Peña Nieto, no dimensionó que él, como jefe del Estado Mexicano. cuenta con el poder para hacer valer la soberanía de este país, si en el remoto caso de que Donald Trump llegará a ser el Presidente de los Estados Unidos de Norteamérica y tuviese el partido republicano la mayoría en el congreso de la Unión Americana, también lo es que los norteamericanos no son tontos, ya que si bien Donald Trump tendrá la forma de acelerar la nave que conduce los destinos del país del norte, también lo es que nunca va a poder pilotear la nave, ya que esa es conducida por el Congreso norteamericano.

¿En qué estaba pensando el presidente Peña Nieto, al recibir a Donald Trump en los Pinos?, ¿porque darle un trato de mandatario?, ¿dónde se perdió el rumbo del estadista que juntó en una mesa a toda la clase política del país?, ¿en dónde está aquel presidente de inicio del sexenio, donde se contaba con las mejores opiniones de la gente de a pie?, ¿dónde quedó el gabinete compacto y que siempre tenían una respuesta a cada situación?, permitieron que se nos humillara aquí en nuestra casa.

Con el encuentro, el Presidente Peña Nieto no solo dañó la inteligencia de la candidata demócrata y todo su equipo de trabajo, sorprendió a la embajada norteamericana en México, exhibió a la canciller mexicana como una inepta, todo esto al ocultar la información del encuentro con el no grato en este país, ya que la reunión se gestó desde mucho antes de que se le hiciera la invitación a la candidata que va liderando las encuestas de opinión en la Unión Americana.

El presidente Peña Nieto traicionó al Estado mexicano, traicionó a todos los ciudadanos de este país, traicionó a todos los connacionales que viven en la Unión de la Americana que día a día la campaña de odio y de racismo que proyecta el candidato republicano, todas estas traiciones se gestaron en el momento que calló cuando tuvo que ejercer el poder que le fue conferido con su investidura presidencial, traicionó al seguir el juego y someterse a los caprichos del no grato para este país.

Ahora más que nunca entiendo el dicho popular, “no tiene la culpa el indio, sino quien lo hizo compadre”, y como ciudadanos tenemos la culpa de lo que hacen nuestras autoridades con nosotros, ya que nos gusta callarnos y no denunciar, no opinar de lo que sucede, al limitarnos a decir a eso yo no le entiendo, no nos gusta criticar y participar de las decisiones importantes, preferimos seguir con la idea de que es mejor callar y no opinar para no meternos en problemas, la política es una porquería y es mala, pero si no participamos, no nos quejemos, por lo que termino la colaboración de esta semana con una frase que se hizo popular a finales de agosto de este año, “las cosas buenas casi no se cuentan, pero cuentan mucho.”

Lic. Marco Antonio Martínez Campos.

Twitter: @viejomtz1

 
 
Comentarios