#4 TiemposColumna de Alma BarajasDeportes

Las chicas Vaca y otro tipo de Football | Columna de Alma Barajas

Capitana #13

Debo aceptarlo, cuando me dijeron que el nombre del equipo era Cowgirls pensé que su traducción al español era “Las chicas Vaca”, lo que demuestra que mi inglés es pésimo. Después caí en cuenta que quería decir “Vaqueras”. Pensando que el “tochito”, juego donde te quitan unas banderitas (descripción de Perla Nieto), era un deporte simple donde las banderas iban en la cabeza (según mi imaginación explotada por mi gran ignorancia en torno al tema) me animé a entrar, con la idea de que ya tengo más lonjas de las normales en alguien con 28 años, no me pareció mala idea ejercitarme aprendiendo algo nuevo… completamente nuevo.

Si tan solo hubiese investigado un poco antes de ir a un primer entrenamiento, lleno de indicaciones que parecían más ecuaciones matemáticas dignas de Alan Turing intentando descubrir el mundo de la computación, habría tirado a la basura mi idea de jugar con banderitas en la cabeza y descubierto que es un deporte que se juega con un balón de futbol americano, el cual nunca había entendido, más que en las películas motivacionales deportivas.

Alguna vez dije “que estrés jugar ese deporte”, y ahora, ese balón que me recuerda a la mejor serie animada de los 90’s se está convirtiendo en un tipo de balón muy especial que me ha permitido conocer a personas maravillosas. Este es otro tipo de futbol, que al igual que el otro, demuestra que el deporte logra unir y sacar, la mayoría de las ocasiones, lo mejor de la gente. Un equipo de futbol rápido llamado Coconuts llegó para alegrar la vida de muchos, y ahora un equipo de football llamado Cowgirls hace lo mismo.

Ha comenzado a correr el tiempo en torno al esfuerzo y entrega de un grupo de chicas que sin importarles, lesiones, costos, desgaste, están dando todo lo que tienen para poder demostrarle a sus colores, a sus compañeras y a su entrenador quien no hace más que sacar lo mejor de ellas, que tienen todo para llegar muy lejos. Claro, apenas han pasado dos meses y sin saber siquiera donde iban colocadas esas banderas, se puede decir que el avance ha sido considerable para unas novatas.

Cuando Luis me pidió apoyo para escribir un espacio sobre futbol en este medio, yo acepté encantada, hubo momentos donde quería expresar opiniones respecto a otros temas, pero ahora sé, que si de futbol hablamos en mi vida ya hay dos equipos maravillosos que tienen mucho por contar a través de mi. Y por ahora mientras mis Coconuts inician una lucha nueva, las Cowgirls se abren camino en un mundo desconocido aún, pero con amplias ganas de aprender más sobre él, y qué mejor que ir de la mano juntas, con esas sonrisas y esfuerzo que cargan cada entrenamiento, y lidereadas por uno de esos coaches, que solo ves en películas, alguien que con su sola mirada te dice “tú puedes hacerlo, creo en ti”.

 

 

También lea: Feliz cumpleaños a Coconuts y a la número 13 | Columna de Alma Barajas

Nota Anterior

Aroma a navidad | Columna de Andrea Lárraga

Siguiente Nota

Servicios de Salud de SLP pagó más de 4 mdp a trabajadores inexistentes